Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Muerte estúpida

Hasta hace unos días, mantenía una firme postura de rogarle a Dios por no tener una muerte estúpida.

14/01/2011 11:24:27 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Defino “muerte estúpida” a un escenario que, aun muerto, desde el más allá, me avergüence de mi fin.



Por ejemplo: No me imagino ser encontrado, tras un terremoto, muerto en el baño justo cuando defecaba… como al Tigre de Santa Julia.



O que saliendo del baño, descalzo (fiel a mi costumbre), resbalar y acabar desnucado. ¡Ojo! Nada de que se me cayó el jabón y me ajusticiaron…



Peor aún: No quiero mi muerte en manos de un estúpido, por lo que entra en el ámbito de “muerte estúpida”.



Es decir: Que vaya caminando tranquilamente y un ebrio conductor me atropelle al perder el control… evitaré por ello ir a Boca del Río.



O el clásico pendejo que jugando con una pistola se le escape un tiro y curiosamente se aloje en mi pecho o cabeza.



O sencillamente el idiota con prisa que se sale de su carril y se incrusta de frente conmigo.



Ya me pasó algo similar cuando un imbécil conductor de un “urbano” se me atravesó sin miramientos y sólo atiné a pensar “Ya me morí” pero mi instinto de supervivencia fue el que esquivó el madrazo, mas no evitó que me fuera alojar debajo de una camioneta. De recuerdo tengo un terrible dolor en la cadera que a veces me obliga a una acción que verbalmente cualquiera envidiaría: cojo en el día, cojo en la tarde y cojo en la noche… ¡en verdad les digo que es feo cojear!



Tampoco espero una muerte por causas naturales… es decir, que me caiga un rayo, que me ahogue en una inundación, que me trague la tierra en un terremoto o que me lleve un tornado. No sé si entre en la escala de “muerte estúpida”… pero no la quiero.



Sin embargo, los más de 34 mil muertos que ha dejado la guerra del presidente Felipe Calderón con la delincuencia organizada, me obliga a pensar si morir por una bala perdida en el combate entre las fuerzas del estado y los “malos” no será parte de una “muerte estúpida”.



O que por el hecho de que la mujer maneje una camioneta negra y no veamos un retén militar, recibamos por cortesía de las fuerzas armadas una ráfaga de plomo… ¿sería una “muerte estúpida”?



Esto sí sería estúpido: ¡Morir engranado! Es decir, que en evento público algún de hijo de mala madre aviente una granada.



A lo mejor fallecer en medio de una guerra que no pedí, ni quise, ni desee, realmente no sea una “muerte estúpida”, sino lo estúpido realmente es esta guerra que supera los 34 mil narco-ejecutados.



Hay algo que me consuela.



Si muero en mi Veracruz en causas que parezcan (y que parezcan no es que sean) similares a la guerra que se libra en el resto del país, es seguro que sea por un “hecho aislado”, como dice López Esquer, o metido en un “lío de faldas”, como sabiamente lo dice nuestro encargado de la procuraduría, Reynaldo Escobar. Lo estúpido no son las muertes, sino los citados... es decir: Los dichos, los comentarios, lo expresado, no los que lo dijeron, comentaron o expresaron.



Porque es evidente que para ellos, en Veracruz, no pasa nunca nada.



¿De qué nos sorprende?



Si para Felipe Calderón todo lo que acontece en el país no es una guerra, sino una lucha.



Y en eso le doy la razón al presidente: la única guerra que libra es contra el desempleo… ¡ya hay 34 mil nuevas vacantes… y contando! 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Veracruz

La noche del sábado pude haberla disfrutado mucho...

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.