Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
¿Bunga-Bunga o morir?
Que el hombre perdió unas espinas en el pene, de acuerdo a investigación de científicos de la Universidad de Stanford.
12/04/2011 01:24:14 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


La nota en sí, pudiera ser hasta morbosa. ¿Aristas en el pene? Si nos comparáramos con los gatos, que, de acuerdo a veterinarios, son los que tienen “espinas” en su miembro, pudiéramos decir que entonces dichas espículas hubieran servido en el hombre para estimular a la hembra...



Pero, la pregunta que se hacen los científicos es ¿por qué perdimos las espinas del pene?



Sí, se llama evolución pero las razones simplemente serán desconocidas y la comunidad científica tenderá  a miles de hipótesis antes de encontrar la respuesta exacta.



II



Insisto, la nota no deja de tener un dejo de morbo. El sexo parece que nunca dejará de vender. Le apuesto que si a mi columna la titulo “SEXO”, se leería más que cualquier análisis político concienzudo de los miles que se publican en todo el país.



Pero, todo esto me hace pensar en otro asunto que implica también pérdidas. Ochenta y ocho es una cifra que debe espantarnos igual que si fuera uno. No sé si lo perciba la gente, pero creo que alcanzamos un nivel de “genocidio” que debe tenernos con luces rojas no sólo al Estado mexicano, sino a cada miembro de la sociedad.



Ochenta y ocho son los muertos que en menos de una semana fueron encontrados en fosas en el vecino estado de Tamaulipas. ¿Y qué tiene que ver estos con las espinas del pene? Nada, pero sí con la pérdida de sensación de lo que debería signficar 88 muertos.



Sí, hay ausencia de sensibilidad.



III



En los políticos, se ha vuelto común una táctica ante sus errores y horrores: La negación, la victimización y el cinismo.



Ante lo evidente, recomiendan negar todo. Si es inminente, entonces decir que son ataques de sus enemigos políticos. Esperar a que la tormenta amaine y si no es así, hacer bromas del problema que le achacan.



El maestro de esta táctica, sin duda alguna, es Berlusconi, ministro italiano, quien se ha hecho famoso por el escándalo “Ruby”, joven menor de edad con la que presumen mantuvo relaciones.



El asunto de Berlusconi estalla con el famoso “Bunga-Bunga”, que tiene muchas definiciones, aunque algunos la explican como un ritual africano de sodomización que Gadafi enseñó a su amigo italiano.



El asunto pasó del escándalo a la broma.



Hace unos días, en la entrega de unos diplomas, Berlusconi soltó el chascarrillo con dos rubias estudiantes a las que invitaba al “Bunga-Bunga” y cuando un joven, cercano a las damas, le preguntó si podría participar él también, igual lo invitó.



IV



Para ser más precisos.



Dos exploradores son capturados por una tribu africana. El jefe de la tribu se acerca al primer explorador y le pregunta:



—¿Bunga-Bunga o morir?



El explorador, temiendo por su vida, dice:



—¡Bunga-Bunga!



Entonces los hombres de la tribu sodomizan al explorador.



Acabada la faena, el jefe de la tribu se acerca al otro explorador y le pregunta:



—¿Bunga-Bunga o morir?



Valiente, responde:



—¡Morir!



Y responde el Jefe:



—Está bien, pero antes... ¡Bunga-Bunga!



V



En conclusión: Sí, no deja de ser interesante imaginarme el pene lleno de aristas con lo que estoy seguro, la relación sexual sería más apasionante. Pero, pues perdimos las espinas y al menos si las volvemos a recuperar, yo no estaré en ese proceso de evolución. Sin embargo, creo que estamos en tiempo de no perder esa sensación de asombro por un muerto que por 88 en una fosa... estamos en tiempo de no perder esa sensación de miedo, ante la ausencia de “código” que los criminales extraviaron (pensando que algún día lo tuvieron)... estamos en tiempo de no perder la esperanza de que somos nosotros, no los diputados, no los alcaldes, no el gobernador ni el presidente de la República, quienes les debemos hacer la pregunta si es que yerran en su encomienda: ¿Bunga-Bunga o morir?



Basta de que nos la apliquen y a veces sin preguntar. 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

De taxis y cocheras

Hoy me di cuenta de una cosa... mi hija nunca me da el número de taxi que aborda al salir de su lugar de trabajo... aunque tiene como sistema, hablarme cada vez que se dirige a su casa como también hacerlo cuando entra a ella.

Ley Idiota

Un idiota (de ésos que van caminando con la vista fija en el celular y con audífonos) se proyecta contra el cofre de la camioneta, porque todavía le cedo el paso, cortesía que no ve y decide atravesar la calle bajando al arroyo vehicular precisamente a la entrada del estacionamiento y choca con mi carro estacionado.

Maldita inseguridad

El alcalde de Medellín, Luis Gerardo Pérez Pérez, pide a la cadena de tiendas donde roban frutsis y pingüinos, que contraten elementos de seguridad privada, después de que hace casi una semana, se perpetrara el atraco de seis de estos negocios en su municipio.

¡El Lover-nador!

Una relación extramarital teniendo como testigo de calidad a la PGR, hace que al menos, con la mano en la cintura, Karime Macías Tubilla, no tenga "Pero" para que obtenga el divorcio por parte de su infiel marido, sustentada su demanda bajo la fracción primera del artículo 141 del Código Civil jarocho, que reza así: Es causa de divorcio "el adulterio debidamente probado de uno de los cónyuges".

Veracruz, más que Duarte

Han de disculpar el tema, pero en lo particular, me preocupa sobremanera que amigos de cualquier punto del sistema solar, cuando citan Veracruz, su campo semántico arroje en primera instancia a Javier Duarte de Ochoa y todo lo que ello implica: corrupción, empresas fantasma, cáncer, desvío de recursos, y un largo etcétera.

Castigo a Veracruz

Javier Duarte de Ochoa guarda todos los males del planeta cual si fuera una moderna caja de Pandora que a veces pareciera "Caja china".

La más cara y peligrosa

El ingeniero Héctor Ignacio Sandoval Quezada ha pasado por los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla; también ha pedido la intervención de los diputados federales Rocío Nahle y Cuitláhuac García y en sendos casos, la respuesta a su estudio, análisis, observación y advertencia, ha sido la misma: indiferencia total ante el hecho de que Veracruz tenga no sólo una de las carreteras más caras de México, sino del mundo, y a ello se le agrega un dato adicional: igual de peligrosa.

Veracruz en Flashmob y Flashback

No sé de quién fue la idea... pero fue fantástica. El video apenas lo vi este domingo, pero el evento ocurrió el sábado por la tarde en el parque Juárez... ¡cómo me hubiera gustado verlo en vivo!

Yunes y los medios

Hay quienes definen la relación de Yunes Linares con medios como muy mala, aunque creo que es cuestión de perspectivas.

Héctor Lechuga: Una broma a la tumba

¿Por qué Coatepec?, pregunté, un poco intrigado, y quizás un poco indignado.

Salarios del Congreso

Entiendo que la lista de personal del Congreso local donde exhibe un salario envidiable es viejo (más en estos tiempos de crisis de convenios, chayotes y mochadas), mínimo, con un mes de retraso o más, pero no por ello, deja de incomodar por los sueldos que se manejan.

Frida Celeste y sus chavos

La reunión de ex dirigentes juveniles, universitarios y otros más, fue un éxito.

Y si va Nahle por el Senado...

Se habla mucho de las candidatas veracruzanas a la Senaduría para este 2018, encasillando hasta el momento a tres damas: Anilú Ingram y Elizabeth Morales, por parte del PRI, así como por parte del PAN, a Indira Rosales San Román, aunque ahora ya empiezan a encartar a Yazmín de los Ángeles Copete Zapot por parte del PRD.

El perro de la camioneta

Tiene varios días que un joven llega en una camioneta Ford Explorer, entre gris y azul; se estaciona justo enfrente del contenedor de basura, y se dirige a uno de los edificios del módulo de Araucarias, específicamente al "A" en el segundo piso, de Jardines de Xalapa.

¿Trazos de un loco?

Fue en marzo o abril del 2014 cuando vi por primera vez uno de esos trazos. Colgado en una pared, enmarcado, llamó mi atención y por supuesto, quise saber qué era. Mi interlocutor me preguntó: "¿Qué te parece?"