Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
La niña invisible

Azucena la llamo. Es más fácil que preguntarle su nombre. Y es que vende ramos de azucenas a la entrada de un centro comercial de carita sonriente, muy contrario a su cara.

29/08/2011 01:19:24 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


No sé quién sea más fiel, si ella o nosotros, que cada domingo que vamos, nos encontramos en el mismo punto: justo donde terminan las escaleras eléctricas y siempre nos saluda con ese murmullo, casi imperceptible pero no por ello inentendible.



Vamos, siendo justos, no sólo nos saluda a la mujer y a mí, sino a todos los que entran aunque la mayoría, casi toda, no devuelva el saludo.



Y como cada vez que vamos al centro comercial, la que entra es la mujer mientras Harry y yo esperamos afuera, porque por la condición de perro de mi “hijo”, simplemente tiene prohibido el paso, entonces nos ubicamos Harry y yo cerca de una rampa que me imagino es para personas con discapacidades diferentes o quizás para los carritos con comestibles. Ahí estuvimos esperando unos diez minutos hasta que el sol nos invitó a pasar a la sombra. Nos situamos justo enfrente de Azucena volviéndonos Harry, Azucena y yo, porteros de los visitantes del centro comercial.



Azucena tendrá unos doce años. Morena, espigada, de ropas sucias y zapatos maltratados. Casi no ríe. Sus dientes no sé si cortan las uñas o las limpian pero mientras no pasa gente, se muestran activos más en el “manicure” que en tratar de sonreír.



Pasa la gente y entonces empieza el saludo de Azucena: “¿Me regala para un pan?” y algunas de las personas que entran o salen por ese paso obligado entre ella, mi Harry y yo, tienen tres reacciones en la mayoría de los casos: Indiferencia a la pregunta, un movimiento negativo con la cabeza o voltean a ver a Harry maravillados.



Sí, me sorprende que mi Harry haga a la gente desprenderse de una sonrisa, tener una actitud amable con él y hasta lo pretenda acariciar...  y para Azucena, la indiferencia total.



El ocio mañanero me invita a hacer un juego: Averiguar cuántas familias, hasta que salga mi esposa, responden al “¿Me regala para un pan?” de Azucena; cuántos muestran indiferencia y cuántos le hacen más caso a mi Harry.



Creo mi propio estatus de familia entre a los que incluyo a los que va solos, adulto con niño(s), en pareja, adultos y niños.



Así, inicia mi juego.



Han pasado 30 “familias” y en una indiferencia increíble, ni Azucena ni mi Harry les motivan.



A partir de ese número, una mujer con su hija me preguntan si es hembra Harry, lo acarician y me cuentan que ellas tuvieron una hembra.



A partir de ese número, un señor, a la pregunta de Azucena, se para antes de bajar las escaleras eléctricas con su carrito a medio cargar. Se busca en la bolsa trasera... se busca en las bolsas delanteras y se da cuenta que no trae cambio... hace un movimiento a Azucena con la cabeza que bien se pudo interpretar como “No tengo”, “Mala suerte” y siendo más rebuscados, hasta con un “Lo siento” y continúa su camino.



A partir de ese número, Azucena recibe cuatro negaciones con la cabeza y con el “No” dibujado en la boca pero sin que saliera la palabra.



El número 39 es el del milagro. Es un hombre como de 1.90, como de 50 años, que lleva un carro sin mucha despensa y lo acompaña una mujer que supongo es su esposa. A la pregunta de Azucena, el hombre para, mete su mano al pantalón y saca la moneda... la alcanzo a ver: ¡Cinco pesotes!



Veo en Azucena una mirada conocida, cuando en su paso se cruza una niña como de siete años, cabello claro sin llegar a rubio; blusa blanca, muy blanca; una faldita de mezclilla, acompañada de unos zapatos de piso azul brillantes. Es la mirada del que no tiene sobre el que sí tiene. Usted lo ha de entender. No podemos escapar a ese encanto cuando vemos algo que quizás nunca tengamos y nuestra mirada hace incluso que nuestra cara cambie.



En el 40 y 41 es indiferencia justo cuando llega la mujer...



Nos retiramos con mi Harry que está  alegre de ver a la mujer. Le brinca, le hace cabriolas, demuestra su ánimo pidiéndole que juegue con él y su correa. Me regreso y trato de preguntarle su nombre... ¡me rajo! y mejor le pregunto qué flores vende. Su respuesta: ¡A diez pesos el ramo! Le hago de nuevo la pregunta y me dice: Azucenas. Me retiro. Alcanzo a mi mujer y a mi “hijo” y le platico a mi esposa lo que estuve haciendo. Vamos bajando la escalera eléctrica mientras Azucena desayuna un pambazo.



Sé que es seguro que el domingo regrese y también sé que es seguro que la vea allí. Lo que no sé es si me atreveré a preguntarle su nombre aunque para mí, ya tiene: es Azucena y sé que para otros será la niña de la calle, aunque para la mayoría, Azucena sencillamente no existe porque para ellos es invisible. 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/ 



Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.