Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Sexto sentido

Aberrante el multihomicidio. ¿Puede haber algo peor que ver a 35 cadáveres en una de las avenidas que por lo regular, usted, yo, la familia, cruzamos para ir al Puerto, para ir a Antón Lizardo?

22/09/2011 08:25:32 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


A mi juicio, no. No puede haber algo tan aberrante como ver apiladas decenas de cadáveres justo cuando se habrá de celebrar la reunión nacional de Procuradores.



Si fuera perverso, diría que es un mensaje aberrante... ¿para el procurador local o para la procuradora nacional? esa es la aberrante duda.



Insisto, no creo que haya algo más aberrante que 23 hombres y doce mujeres muertos en las calles de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, aunque pareciera que nuestras autoridades desean que haya algo más aberrante que ello: Sus propias palabras.



En los últimos acontecimientos, la salida más fácil que he oído de las autoridades estatales respecto a homicidios tenebrosos es la vinculación que hacen de las víctimas con el crimen organizado.



Es como si trataran de minimizar los crímenes aberrantes expuestos a la luz pública denigrando a los cadáveres con señalamientos.



La mutación es muy sencilla en el mensaje que dan nuestras autoridades: Las víctimas dejan de ser víctimas para convertirse en culpables de su propia muerte o encarcelamiento por sus acciones. Vaya, el clásico “Se lo buscó”.



Ejemplos, tristes ejemplos de ello, es el señalamiento que hizo el fiscal del estado con el asesinato de la compañera Yolanda Ordaz... “su muerte no estaba relacionada con el ejercicio periodístico...”; lo demás no lo pongo porque me resulta aberrante.



Otro ejemplo deprimente de lo que es el actuar de nuestras autoridades, fue el ocurrido el pasado 17 de junio, cuando tres trabajadores de la empresa Construcciones Santa Clara fueron asesinados en la balacera ocurrida en la comunidad de El Lencero, municipio de Emiliano Zapata.



No sólo fueron confundidos por las autoridades de seguridad, sino que a decir de sus familiares, difamados e incluso se les sembraron armas para hacerlos pasar por delincuentes.



El más reciente caso es el de Maruchi Bravo y Gilberto Martínez que si bien cometieron una imprudencia, que no un delito, fueron señalados como “Terroristas”.



A lo mejor las autoridades no alcanzan a percibir el significado de la palabra, a lo mejor la estrechez de su materia gris no lo percibió pero su brutalidad sí les permitió darles trato de “delincuentes” a gente que realmente, de acuerdo a su desistimiento, NUNCA cometió delito alguno.



Igual... es aberrante.



Pero, me preguntaba si había algo peor que 35 cadáveres en la zona conurbada del primer Ayuntamiento de América.



Al parecer sí: No lo digo yo. Es más, me da tristeza que haya gente que piense que algo peor que la muerte por asfixia, previa tortura, de 35 personas, es que ellas hayan decidido ser delincuentes.



Para ser más exactos: “Es lamentable el asesinato de 35 personas, pero lo es más q (sic) esas mismas personas hayan escogido dedicarse a extorsionar, secuestrar y matar”. Un mensaje de twitter del Gobernador.



Y el razonamiento es sencillo: Los muertos tenían antecedentes penales vinculados al secuestro, extorsión, asalto a casa-habitación, asesinato, delincuencia organizada y narcotráfico, de acuerdo a lo que informan nuestras autoridades. Lo peor, es el silogismo: Si te matan y tienes antecedentes penales, es justificable tu homicidio.



Creo que la percepción que tienen nuestras autoridades y ciudadanos, se bifurca.



Para nuestros gobernantes, es una carga menos el pensar que los asesinados, incluido un policía que estaba como desaparecido, se lo merecían. Para el pueblo, 35 cadáveres arrojados a la calle es un síntoma de inseguridad, de incertidumbre, de miedo y dolor... como sea, en lo particular, antes que cadáveres, antes que “delincuentes”, antes que “juzgados” por el presto Procurador que aún tenemos en Veracruz, como dijera Cole, el niño de Sexto Sentido: yo... ¡yo veo gente muerta!   




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.