Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Naguales y guaruras

Su sola mención ya significaba un escalofrío recorriendo nuestro cuerpo.

07/12/2011 09:25:06 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


 Ni siquiera pensar en salir a la calle o al enorme patio que había en la casa del abuelo. Sí... teníamos miedo a alguien o algo que nunca habíamos visto u oído. Sólo teníamos noción de sí, por la narración de mi madre o mi tía que juraban que ellas la vieron en el campo flotando entre los sembradíos... era ¡la Llorona!



¿Recuerdan su grito?



“¡Aaayyy mis hijos!”



Los domingos por la tarde, si no mal recuerdo, en el canal 4, vía una telefunken, alguna vez vi la película de La Llorona lo que dio forma y figura a ese ente que me inspiraba temor...



II



Por supuesto, en mis relatos de terror de la bella Orizaba, no podía faltar aquél que refiriera al nagual...



Por más que intento, no puedo recordar quién me contó esa historia, pero lo que sí recuerdo tan fresco como estante de frutas y verduras, es que me decían que ocurrió  en el patio de la estación del ferrocarril.



El patio del ferrocarril es el lugar donde había máquinas y carros parados, esperando ser movidos para trasladarse a un nuevo destino, por lo que su dimensión, su tamaño, era inmenso. Además, las penumbras eran cómplices no sólo de sombras imaginarias rondando al valiente que pasara por allí, sino también de mariguanos y malvivientes que en más de una ocasión ofendieron a mi Orizaba por sus crímenes.



Pues según me contaban, un hombre, cierta noche, de regreso a su casa, se le ocurrió pasar por el patio de la estación del ferrocarril y en su camino, de manera sorpresiva, se le cruzó un enorme perro negro que le impedía el paso.



Juraba que sus ojos chispeaban y se veía amenazante. El hombre, narran, no podía avanzar pues el tamaño del animal, además de inmenso, provocaba un miedo paralizador.



¡Era un nagual!



Así es... ese brujo o bruja con poder de mutar en cualquier animal, lo tenía enfrente pero, según cuenta la leyenda, la única forma de hacer mover del camino a un nagual, si alguien tenía una pistola, era poniendo la señal de la cruz sobre el arma y si disparara contra el ente, con la seguridad de que si se le impactaba, sería herido. En su defecto, si la persona traía un cuchillo, bastaba hacer lo mismo con los dedos cruzados, y amedrentarlo. Pero el recurso más efectivo, sin lugar a dudas, afirmaban, era insultar al nagual para que se apartara del camino.



III



Voy camino al trabajo y a punto de dar la vuelta para llegar a la oficina, algo llama poderosamente mi atención... no, no es ningún nagual que se cruza en mi camino... es un inusitado movimiento de guaruras... uno, dos, tres, cuatro... un policía con arma larga cruzando la avenida con la vista aguzada... otros amigos se han percatado de la presencia “guaruril”. “¿Pasó algo?”, les pregunto mas no saben qué ocurre, pero están observando.



Otro amigo me cuenta que una camioneta blanca, de manera imprudente, se le cerró a un motociclista a punto de mandarlo al suelo... la indignación se asoma en el rostro del hombre sobre dos ruedas que, valiente, sin medir las consecuencias, reclama al cafre que resulta ser conductor de una unidad que parece ser de Gobierno del Estado por la prestancia y servilidad con la que acuden los policías de la caseta de la avenida Araucarias.



Una mujer desciende entre un diamante (formación de protección entre guaruras) y se dirige a un Spa que acaban de inaugurar en dicha avenida. El chofer imprudente se hace de palabras con el motociclista que termina lanzando mentadas de madre y se retira mientras se desperdigan los guaruras y los policías cerca del Spa, por el parque del Huarache y esperan pacientes la salida de la dama...



IV



Sí, para muchos, las historias de terror que nos contaban nuestros padres han cambiado... hoy, esos cuentos narran escalofriantes embotellamientos en varias de nuestras calles, muertos arrojados en las avenidas, salarios de miedo tanto para pobres (cómo sobrevivir con eso) como para políticos (cómo es posible que ganen eso) y para rematar, rendición de cuentas de nuestros funcionarios donde todos, cada uno de ellos, desde diputados, alcaldes, gobierno estatal y federal, nos hablan de un mundo de caramelo que no refleja el diario acontecer de nuestros cuentos espeluznantes de cada día...



Creo que tendré que empezar por contarle a mis hijos las leyendas de la Llorona y el nagual... total... no creo que les dé tanto miedo como encontrarse un día de estos con los naguales que sirven de escolta a nuestras autoridades. 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

El más buscado

¿Saben quién es la persona más buscada de Veracruz en estos momentos?

¡Gana Carlos Morales!

Honor a quien honor merece: Ya me jalaron las orejas los amigos de Altotonga porque dejé fuera de la jugada al diputado Carlos Morales Guevara con mi comentario de ayer, cuando puse: "¿Alguien vio a los diputados locales y federales en sus distritos respectivos afectados por el paso de Franklin? Es la pregunta que leí en las redes sociales..."

Hipólito, MAYL y Héctor

Los datos que arroja Hipólito Rodríguez Herrero en torno a Proactiva, empresa que tiene una ampliación por quince años más para hacerse cargo del relleno sanitario, considera que son suficientes para que el presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, exponga al público las condiciones de dicho convenio: en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pagan 11 millones de pesos; en Mérida, Yucatán, 4 mdp; mientras que en Xalapa, el pago será de 24 mdp anuales.

Julión jarocho

No sé Rafael Márquez qué broncas tan fuertes tenga en esa vinculación que le hacen con el crimen organizado y la verdad, espero que le vaya bien en lo que él ha llamado "el partido más difícil de su vida" y no haya necesidad de llegar a los penales... en el caso de Julión Álvarez, es seguro que por lo que vaya a decir, me gane una mentada de madre, pero lo digo de corazón: el señor merece la cárcel.

Anécdotas que se entrelazan

Antes de entrar en materia, un pequeño comercial de los Pepes:

Fidel y las Flores

Mucho se habló de la reaparición de Fidel Herrera Beltrán, ex gobernador de Veracruz, que en su gobierno inundó a la entidad de rojo... que rojas las escuelas, que rojos los hospitales, que rojas las guayaberas, ¡que rojos los chones en fin de año!

El regreso de la nota roja

Los vecinos de Jilotepec advierten que harán recorridos por las calles de sus comunidades acompañados por sirenas; en cuanto vean a un delincuente, la harán sonar y lo perseguirán hasta darle alcance... no lo van a matar, pero le dejarán "un recuerdo muy grande".

Pedro, el muy cabrón

La última vez que platicamos, no fue una plática... tampoco fue un diálogo... a lo más fue un monólogo que escuché hasta que le dije "te voy a colgar porque vamos a acabar mal".

Seguridad defecada

Les platico de mi vecindario y en una de ésas, hasta haya similitudes con su vecindario.

El título de Kuri Kuri

Un 7 de diciembre, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sacudió a los estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz cuando señaló que ésta emitió por lo menos 100 mil títulos sin registro ni validez, y puso el dedo en la llaga cuando citó que las cuotas que cobra la institución ingresan a una asociación civil, la que es investigada.

La otra Tigresa

 Se la robaron a los poetas.

Toto, a la espera

"Antes de ejercer mis facultades como Gobernador escucharé a los ciudadanos", comenta en sus redes sociales el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, esto, con motivo de que un grupo de personas le entregó un documento donde se le solicita que ejerza su veto a las reformas a la Ley de Protección a los Animales las que despenalizan las peleas de gallos y vaquilladas.

El chiste de Javier

Adivina, adivinador: ¿Qué sale si cruzamos a Fidel Herrera con Javier Duarte? ¡Pues un Javier Herrera!

Seguridad y Deuda

Poco a poco fue rodeado. Le tomé una foto y la mandé a ese famoso grupo de vecinos en espera de que se actuara, pero estaban más interesados en otros rollos, como la defensa de un arco que es "símbolo" de la unidad en la que vivo...

De taxis y cocheras

Hoy me di cuenta de una cosa... mi hija nunca me da el número de taxi que aborda al salir de su lugar de trabajo... aunque tiene como sistema, hablarme cada vez que se dirige a su casa como también hacerlo cuando entra a ella.