Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
¡Y el ganador es...!

Había una vez un concurso de mentirosos. A la final llegan un perredista, una panista y un priista. Atrás quedó el ecologista, el panalista y uno que otro independiente.

28/03/2012 02:06:55 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Cuando toca el turno al perredista para exponer su mentira, empieza diciendo:



–Nosotros somos el rayito de esperanza para todos, incluso los mexicanos tienen más fe en nosotros que en el mismo Papa. Dejamos atrás la política de encono para practicar una política de amor y reconciliación... es más, ¡hasta perdono a Jelipe!



El público quedó sorprendido y un largo “¡Ooohhh!” se dejó escapar ante el benepláctio del jurado.



Acto seguido pasó la panista. Recatada en su forma de vestir, inició su discurso pinochesco:



–Es tiempo de que las mujeres asuman el poder, somos más y más sensibles e inteligentes que los hombres... voy a acabar con los funcionarios corruptos incluso de mi mismo partido, por eso puedo decirle de frente a quien quiera “patán” o “pinche”... ¡y qué que me graben! Mi gobierno será de inclusión donde tendrán cabida todos, ¡hasta las gorditas! Yo sí seré la Mujer de la Casa y hasta iré por el pan...



El público quedó sorprendido y un todavía más largo “¡Oooooohhhhhh!” se dejó escapar ante el benepláctio del jurado.



El último finalista pasó... se paró frente al público, lo saludó, hizo una reverencia al jurado, acomodó su nudo de corbata italiana y carraspeó... miró de un lado a otro, y levantó la mano... el público, que hasta ese momento permanecía en silencio, empezó a levantar un ligero barullo. El finalista comenzó a hacer caras y gestos ante la mirada inquisitiva del jurado... manoteó por enésima ocasión y un juez tomó el micrófono e inquirió:



–¿Por qué no empieza?



–¡Estoy esperando que prendan el teleprompter!



II



Entre las promesas de campaña que hacen nuestros candidatos, hay unas que son factibles, alcanzables, asibles que se transforman, en el caso de diputados, en acciones de gestoría y en el caso de alcaldes, gobernadores y presidente, en obras y programas. Sin embargo, hay otras que son más que nada “lugar común”, el “esquetch” esperado, la misma “jalada” de siempre. Es decir, siempre estarán en nuestros candidatos las promesas de progreso, desarrollo, empleo, bienestar, avance, modernidad, nuevos horizontes, apertura, inclusión... vaya, las promesas de cada campaña... pero el asunto estriba en que, aunque ya sabemos que es el mismo rollo, esperamos a ver quién lo dice más bonito, no importa que proceso electoral tras proceso electoral, el progreso, desarrollo, empleo, bienestar, avance, modernidad, nuevos horizontes, apertura, inclusión, nunca lleguen.



Vaya, es una especie de cortejo. Nos enamoran, nos seducen o hay otros que de plano, acaban amargados ante tanto desengaño que ya no les creen. Pero el asunto es que todavía hay más corazones tiernos que creen en ese juego de seducción... el famoso “Prometer hasta obtener, y una vez metido, olvidar lo prometido”.



Todos, sin excepción, habrán de prometernos lo mismo, el asunto es la forma en que te hablen, en que te lleguen, en uno que otro regalito... no importa que esté carita, no importa que esté feíto, no importa si es mujer u hombre... si te llega a convencer ¡te coge... cariño!



Y las promesas de siempre, las mentiras de siempre, las mismas que quizás usted, viejo como yo, ha oído desde niño, seguirán sonando en los oídos de nuestros hijos y hasta de nuestros nietos: vendrá el progreso, desarrollo, empleo, bienestar, avance, modernidad, nuevos horizontes, apertura, inclusión...



¿Qué mentiroso lo ha de convencer? O de plano, ¿ya no cree en el amor... ni en la política?



III



El teleprompter se prendió... más tranquilo, el finalista aguzó la vista y empezó:



–Apreciable Jurado, querido público, compatriotas... nosotros sí sabemos gobernar...



El público quedó sorprendido y dejó escapar un “¡Ooohhh!” ante el benepláctio del jurado.



¿Quién cree que ganó?






e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



Página: http://zoociedadanonima.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.