Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Cleptocracia

Viajo en taxi... el ruletero, en un improvisado dejo de sinceridad, confiesa que tiene dos días buscando a una persona a la que le tiene que entregar “x” cantidad de dinero para que le den sus documentos de que “pasó la revisión vehicular”... ¿cómo? fue mi exclamación, de sorpresa, no de interrogación pero él la entendió como inquiriendo: “Sí, no me dio tiempo de hacerla y pues con una lana extra que se gana el amigo, me da los documentos...”

23/04/2012 00:14:46 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Mi buzón funciona como comunitario en el edificio que habito y dígame “chismoso”, pero allí me doy cuenta de qué vecino adeuda su pago de agua. Un error en el diseño de los condominios deja por dentro el medidor del agua lo que hace imposible dos cosas: Checar cuánto es lo que realmente consume una casa del vital líquido y por ende, la supervisión del personal de la CMAS, porque para que le abran la puerta, está canijo.



Este sábado fuimos a la tienda donde labora un amigo, Fred. De inmediato, nos percatamos de su ausencia. Sus compañeros nos cuentan que tuvo un percance: Los amantes de lo ajeno entraron a su casa, que habita con su hermana, aprovechando que ambos fueron a una fiesta, y les robaron varios objetos personales.



Hace unos días, en ZOOciedadanonima.com, subo una foto de una funcionaria mostrando un poco de sus encantos y una colaboradora de ella me pide que la baje porque le resulta ofensiva. Le digo que me parece respetuosa su posición, pero mi posición es contraria: no me parece ofensiva. Me insiste que la baje, que piense en mis hermanas y mi madre. Mi respuesta es la misma: “No, porque no la veo ofensiva”. Para no hacer el cuento largo, remata: “En verdad te pido, ayúdame, bájalas o dime qué podemos hacer para que las bajes”. Allí fue que corté la conversación... No sé si la foto era ofensiva pero más insultante fue lo último que me puso con eso de “qué podemos hacer”.



Ejemplos varios pudiera seguir poniendo pero capaz de que lleno la cuartilla y lo aburro... el asunto de toda esta faramalla que le cuento es para decirles que estoy descubriendo que lo que conocemos como democracia no debiera llamarse así... creo que vivimos en una cleptocracia donde los súbditos, la plebe, la prole, seguimos al pie de la letra lo que nos dictan nuestros soberanos.



Mentimos, robamos, engañamos, estafamos, sobornamos, corrompemos... bueno, he de suponer que no todos lo hacen, habrá sus pinches excepciones en un mundo donde la transa impera... son los raros, o como pueden ser calificados por los que no creen que haya que ser honestos: Son pendejos.



Pero somos el ejemplo de nuestras autoridades. Desde la más alta representatividad hasta la más baja. Desde el guardaespaldas hasta el poli de la recepción.



Arrogancia, prepotencia, altanería a simple vista, a menos que sea periodo electoral, que es entonces que se vuelven atentos, serviciales y hasta agradables.



Detrás de esas máscaras están los jugosos negocios, las constructoras, las empresas hechizas de la noche a la mañana que la misma Hacienda podría decirnos cuántos son los negocios que florecieron en un sexenio y desaparecieron al inicio de otro...



Podemos ver obras al madrazo, de mala calidad, pésimos servicios que no evidencian más que la Cleptocracia está trabajando, está funcionando, está generando...



Por eso, con nuestros candidatos, de cualquier partido y cargo que aspiren, el rollo es casi el mismo: Progreso, desarrollo, educación, salud, seguridad...



Pero ninguno de ellos habla de “renovación moral” (¿dónde la he oído antes... donde?)... ¿para qué cambiar a la sociedad si así como está, está bien? Denle gorras, denle copetes, denle bigotes, denle chucherías y porquería y media... ella está contenta así más cuando en nuestra Cleptocracia, para mantenerla viva, sea el partido que gobierne, habrá de aplicarse la máxima que hace que nuestra ciudad, estado o país, siga perfecto, como maquinaria suiza, trabajando en pro de quienes la siguen al pie de la letra... el que no transa, no avanza. ¡Viva la Cleptocracia!


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.