Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Una fría cifra

Justo cuando ya veía mi estatua de Paciente Zero (así, con Zeta para que se vea con más chaché...) ante lo que yo creía haber abierto la Caja de Pandora a una nueva enfermedad, el resultado echó por los suelos mi calentura de grandeza: Tenía dengue.

31/08/2012 16:22:53 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz




Un dolor de cabeza que superó tranquilamente a mis amigas de la vida (las migrañas) junto con fiebre, me llevó a la cama y después a una clínica para terminar en un hospital en las manos de una epidemióloga.


El terror a las agujas desapareció ante el primer piquete que según habría de desaparecer el dolor de cabeza y la temperatura... pero no... tanto fiebre como cefalea persistieron y tuvimos que pasar a otra fase: examen de sangre.



Igual... mi temor a las agujas ni lo recordaba... sólo restaba esperar los resultados.



II



Todo empezó un domingo... estaba trabajando en la computadora y me levanté tranquilamente por agua y un leve mareo con algo de náuseas sacudió mi cuerpo. Le dije a la mujer: "Me voy a enfermar".



Por la noche, una sensación de temperatura me invadía así como un dolor de huesos que me presagiaba gripe... así que me zambuté antigripales y a partir de ese día, bien abrigado.



Lunes y martes con molestias propias de lo que es una gripe y medicamento... el sudor en las madrugadas y esa sensación de fiebre, repentinamente desaparecieron como por arte de magia el miércoles. Cinco de la mañana, abro los ojos y dije: "¡Me siento de maravilla!"



Cogí y me dirigí al trabajo... bueno, realmente nada más me fui al trabajo, sintiéndome estupendo. Vinieron familiares de México, platiqué con ellos y me invitaron a cenar... todo iba bien hasta que cayó la tarde y quería que se me cayera también la cabeza: la cefalea había vuelto con más intensidad.



Se lo comenté a mi esposa y hasta intenté que cancelara la cena, pero su temor a ser descortés volvió a recordarme ese episodio del asesino de "La chica del dragón tatuado", cuando atrapa a un policía que lo perseguía ofreciéndole una copa y éste acepta a sabiendas de que podía morir... le tememos más a ser descortés que a morir, parece.



Total que esa noche del miércoles, con todo y mi dolor de cabeza, ahí me tiene en la cena. Un vaso de clericot que bebo con ansiedad. ¿Cenar? No se me antoja nada... sólo tengo sed. Una botella de vino que se consume y ¡voilá! el vino hace su efecto... olvido el dolor.



Al día siguiente responsabilizo a la cruda por mi dolor de cabeza que se incrementa conforme pasan las horas... ya más tarde, no aguanto la cabeza. Paso una noche de los mil demonios. Y el viernes, saco la chamba pero no concluyo la edición. Me retiro a la casa para terminar en un hospital.



El diagnóstico: Dengue.



III



Me precisan que no me van a encamar. Me mandan a la casa. Sólo los casos de Hemorrágico son atendidos en el nosocomio... los clásicos, como el mío, son enviados a reposar en casa.



Con mis exámenes de sangre detectan una baja considerable de mis defensas así como una inflamación hepática y triglicéridos a su máxima exponencia. En pocas palabras, el dengue abrió mi caja de Pandora y todos los males se desataron... era necesario otros exámenes más.



Le digo a la epidemióloga: "Oiga, desde aquí parece que ordena que me hagan el examen de VIH"... su respuesta, con sonrisa a flor de labios, me confirma: Es examen de Elisa.



—Bueno, el que nada debe, nada teme— respondo pero no por ello sacadísimo de onda.



IV



Un fin de semana con fiebre y dolor de cabeza, suministrándome medicamento a lo bestia y mis días se hicieron tipo Jeep... de cuatro por cuatro... y es que cada cuatro horas, religiosamente, debía tomarme tres cápsulas con la idea de levantar mis defensas...



El lunes acudo al IMSS a hacerme mis nuevos análisis de sangre. Siete de la mañana y una enorme fila que hacen de mi malestar un infierno. Tras hora y media de espera, nuevamente sangre y ahora a esperar en la tarde los resultados.



Los dolores de cabeza han disminuido así como las temperaturas en una escala de 2 a 7... la Doctora ve mis exámenes y sí, no tengo VIH pero tengo otras cosas que obligan a dejar azúcar, harinas, carnes rojas y meterle más agua, frutas, carnes blancas y verduras, así como cítricos... y reposo, mucho reposo... intento dar una vuelta más tarde por el parque de la casa y entiendo a qué se refiere con "reposo, mucho reposo". Un sudor frío recorre mi frente apenas con unos cuantos metros caminando... regreso a cama y "reposo, mucho reposo".



Intento ver las noticias por internet y media hora después, ya no soporto la pantalla... "reposo, mucho reposo". Y tomo en serio las palabras de la doctora.



V



Hoy, ya me siento mejor... se me caen los pantalones, disminuyó mi panza chelera y bajé dos kilos... ¡mucho mejor! Fue una semana difícil y aunque al principio veía al gobernador Javier Duarte develando mi estatua en Jardines de Xalapa como el paciente Zero de una rara enfermedad, mi triste realidad es que acabé siendo sólo una fría cifra más de los enfermos de dengue en Veracruz...



¡Cuídense!


Otras Entradas

Otras Entradas

Wifi, promesa de campaña

Dos son los candidatos a los que he escuchado una promesa sumamente interesante: wifi en toda la ciudad. En este caso, me refiero a Hipólito Rodríguez Herrero (de Morena por Xalapa) así como a Humberto Alonso Morelli (de PAN-PRD por Boca del Río).

¡Y el OPLE baila aaasí!

Ya les tocó bailar con la más fea en la elección pasada donde nomás el recurso no fluía... no es para menos, la administración de Javier Duarte no sólo se llevó al baile al OPLE, sino a muchos más.

Tres ex delegados a prueba

Son pocos pero significativos. A ojo de buen cubero, tenemos tres: Tomás Carrillo Sánchez, Marcos Castillo, Iraís Morales y si gusta apuntarlo, Renato Alarcón Guevara que se cuece aparte.

Jaque legislativo

Hasta el martes, el número de diputados que tenía la fracción legislativa del PAN con la inclusión de José Luis Enríquez Ambell y Sebastián Reyes Arellano, era de 18 "suspiritos azules".

Luna Escudero

Cuentan que en su centro, había una fuente rodeada de árboles de naranja agria y algunas bancas que permitían al transeúnte tomar el fresco. Hoy, lo mismo llegan a celebrar el triunfo de un campeonato de fútbol o protestar contra el Gobierno. Ha de disculpar el candidato, pero de todas las propuestas que hizo, la que me tocó en serio, fue la de imaginar a la Plaza Lerdo verde, lejos de ese pavimento que, cuando el sol está en su cenit, pareciera usar al transeúnte como conducto para unir sus calores.

Gina y Zaida

Tras la detención de Gina Domínguez Colio, en el PRI estatal se arrepienten del exceso de "huevos tibios" que hubo para con la presidenta de la Fundación Colosio porque cuánto se hubieran ahorrado de "bochornos políticos" cuando le pidieron el cargo y ésta, sencillamente se negó a entregarlo aduciendo artículos y leyes internos.

La oportunidad de Pascual

A Héctor Yunes Landa le causa extrañeza "la detención selectiva de priístas" en pleno proceso electoral.

Gasoducto: de las redes a las campañas

Cada vez que entra a Jardines de Xalapa un carro de gas con tanques de 20 y 30 kilos, los vecinos nos alertamos. Primero, porque nada tiene que estar haciendo ese vehículo en este conjunto habitacional; segundo, porque de cierto modo nos advierte que un vecino utiliza tanques en lugar del estacionario, por lo que de inmediato, se da alerta a Protección Civil municipal si se detecta a dónde se lleva el cilindro.

Gasoducto: de las redes a las campañas

Cada vez que entra a Jardines de Xalapa un carro de gas con tanques de 20 y 30 kilos, los vecinos nos alertamos.

Winckler, para rato

El tipo se le abalanzó con celular en mano con la clara intención de tomarse una selfie y con el otro brazo pretendía rodearle por el cuello, mientras él no alcanzaba a entender qué ocurría; entonces alcanzó a oír lo que le decía: "The Big Bang Theory! The Big Bang Theory!"

Nicanor

Para Nicanor Moreira, el formato del debate no permite que el ciudadano que lo observó, tenga un escenario más completo del proyecto que el candidato plantea, más cuando cada uno de los diez contendientes que tiene Xalapa, contó en las 2:10 horas que duró el evento, con un aproximado de 11:30 minutos aproximadamente para dar a conocer sus propuestas.

Hipólito

Cuando le pregunto si han analizado la posibilidad en la casa de que su esposa esté en Lomas del Estadio y él en la calle de Enríquez, se ríe y cuenta que sendas contiendas, una por la rectoría y el otro, por la alcaldía de Xalapa, son totalmente diferentes.

Winckler: institución o actuación

En cuatro meses, el palmarés no tiene parangón en mi memoria: un ex secretario de Seguridad Pública en la cárcel; un ex titular de Sefiplan, en la sombra; un ex gobernador, entambado por un rato y que hoy vive un proceso penal en su domicilio ¡ah! y ya sin notaría; un ex titular de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz y ex titular de Infraestructura y Obra Pública, en chirona y uno del Seguro Popular que cayó en Pacho y tras ampararse, se hizo ojo de hormiga, así como un ex tesorero de Sefiplan que anda de pelada en cuanto recibió el pitazo de que iban por sus huesos. Éste es el palmarés que cualquier sociedad que clama justicia aplaude en la actuación de un funcionario al que hoy, un diputado acusado por el delito de robo y que no puede ser detenido por el fuero, pide su cabeza.

Cinthya Lobato... ¡ahí viene!

Cuando aparece, cualquiera hubiera imaginado en ese momento que José Domingo se inspiró en ella para escribir esa canción de mis 70's: "Viste pantalón vaquero", pero no... no venía de jeans, ¡al contrario! lucía un vestido rojo de encaje que hacía un contraste perfecto con su piel morena y su inconfundible cola de caballo. Cinthya Lobato se sentó y echó abajo de inmediato esa leyenda de que su estancia en Italia, fue para estudiar Diseño de Moda... estudió Historia del Arte y su profesión es Licenciada en Administración de Empresas.

El escenario Morena

Doy la vuelta a la manzana con Harry y Nina, la nueva integrante de la familia. Una señora, por arriba del quinto piso, muy amable, extiende su brazo para entregarme el último número de "Regeneración, el periódico de las causas justas y del pueblo organizado", vamos, el periódico de Morena, o del Peje.