Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Don Emiliano
Doña Tere.
09/09/2012 - Xalapa, Ver.
Doña Tere. por Proporcionada por el autor de la columna

Palmarejo no aparecía dentro de mi geografía personal hasta el sábado, que me pidió mi mujer que la acompañara a llevar a mi suegra a ese lugar. La señora iría a ver a un "huesero", pero antes de que haga suposiciones, no busca cargo político alguno mi suegra, solamente tenía lastimado su brazo derecho.

09/09/2012 23:34:00 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz




Desde hace algún tiempo la venía oyendo quejarse de que cualquier movimiento que hiciera con el brazo referido, le causaba mucho malestar. Hace algunos días, después de que una amiga suya le recomendó a un "huesero", se animó a ir después de que sintiera que perdía el equilibrio en unas escaleras de caracol y se sujetara con el brazo lastimado sintiendo un "estirón".






Palmarejo, para que lo ubique el lector, se encuentra saliendo de la capital veracruzana hacia Veracruz, en el municipio de Emiliano Zapata.







Para llegar a ese lugar, uno tiene que entrar por la terminal de Miradores y encaminarse a Rancho Viejo. Pasando esa comunidad, el siguiente poblado es Palmarejo.







A ciegas, porque nunca habíamos ido, sino sólo por las pocas referencias que le dio la amiga a mi suegra, nos adentramos y tras preguntar en dos ocasiones, más o menos ubicamos la casa del "huesero", cuando un niño se nos acercó y sin que mediara pregunta alguna de nosotros nos dijo:







-¿Busca a don Emiliano? ¡No está! Salió hace como media hora...







-Sabrás a qué hora regresa...







-No...







-¿Dónde vive?







Su dedo señaló la casa de enfrente al tiempo de un "¡Allí!".







Le dimos las gracias al amable niño, quien nos soltó de bocajarro la pregunta:







-¿No me va a dar algo?







Mi esposa revolvió su bolsa y sacó unas monedas que entregué en la mano al chaval que salió corriendo.







Nos estacionamos frente a la casa y decidimos esperar un tiempo prudente... Eran cerca de las diez de la mañana... cinco minutos allí y una camioneta se estacionó frente a nosotros y nos preguntó: "¿Está don Emiliano?"







Tras nuestra negativa decidieron hacer lo mismo que nosotros... esperar...







Y no bien habían pasado otros cinco minutos cuando atrás de nosotros, otro carro se estacionaba. Descendía un señor y antes de que nos preguntara, le decíamos que don Emiliano no estaba... y también, decidió esperar un momento... la paciencia se agotó pronto en ambas unidades que decidieron partir apenas diez minutos transcurridos... nosotros, creo, aguantamos otros diez más y partimos, con la convicción de regresar más temprano al día siguiente.







Y así fue... eran las nueve de la mañana del domingo y ya tocábamos la puerta de don Emiliano cuando su sobrina, vecina de al lado, nos dijo que el tío había salido media hora antes pero que "no tardaba", de acuerdo a lo que uno de sus hijos le había comentado... "salió en carro". Preguntamos qué carro conducía y nos dijeron que un Tsuru blanco... entonces, nos apostamos en el carro en la espera de un Tsuru blanco...







Diez minutos después, un hombre alto, arriba del 1.80, viejo pero aún fornido, acompañado de un joven y un niño, se acercó a la puerta y escuché que nos preguntaba algo como "¿esperan?" a lo que respondí que don Emiliano había salido y así era, lo esperábamos. Con una sonrisa de oreja a oreja me respondió: "Soy yo"... y entonces comprendí la pregunta que nos había hecho: "¿me esperan?"







El carro, al parecer, lo habían llevado al mecánico...







Nos hizo pasar a mi suegra y a mí a un cuarto (no me iba a perder el espectáculo de ver a la señora gritar cuando le acomodaran el brazo... tiene el umbral del dolor muy pero muy bajo). Tras explicarle su molestia, el hombre la sentó y él se sentó detrás de ella y tras inspeccionar con sus dedos el hombro, apretó en un punto y le dijo a mi suegra: "¿Le duele aquí?" y el grito de ella fue su respuesta. Para ello, ya estaba acomodado en una silla para ver la curación cuando me llama don Emiliano y me dice:







-Me vas a ayudar a jalarle estos tres dedos (índice, medio y anular); tú estira pero no jales mientras yo trabajo...







Extendí el brazo de la señora estirando desde sus tres dedos y el señor untó una crema a lo largo del brazo a la vez que con sus pulgares recorría la extremidad quejosa... los "ayes" de mi suegra fueron en aumento conforme se acercaba al hombro cuando de repente ¡lo sentí! al tiempo que decía don Emiliano "ya está". Era como si algo hubiera caído en su lugar. El señor echó hacia atrás el brazo de la señora y ya no hubo nada que lo impidiera y al subirlo, tronó... ¡estaba curada!







Y aprovechando el viaje, curó un tobillo que también traía "falseado".







Don Emiliano cuenta que a los 16 años descubrió que tenía ese "Don de Dios" cuando su hermano se dislocó el tobillo y él se lo acomodó. Después, cuando un albañil cayó de la construcción de la casa que habita y también lo curó. Su fama ha llegado a todos los rincones de Veracruz, y no sólo eso... platica que hace poco vinieron de Pachuca para llevarlo a curar a una mujer que al caer, se había lastimado cadera y pierna. Los médicos no pudieron hacer nada para curarla... él sí.







Se levanta y sus 70 años a cuestas no los parece. Se mueve ágil y muestra unos yesos que le han dejado de recuerdo personas a las que ha curado.







Estamos a punto de retirarnos y le preguntamos cuánto se le debe, a lo que nos responde que Dios le dio un Don para curar a sus semejantes y no podría cobrar por eso, "lo que sea su voluntad"...







Por supuesto, mitigar el dolor y la molestia, no tiene precio y mucho menos la fortuna de conocer a seres extraordinarios, eso, sencillamente, no se puede pagar.







Nos despedimos de don Emiliano y de su familia, que con sonrisas honestas, de ésas que son difíciles de encontrar a veces, nos dicen adiós.







Dejamos atrás a Palmarejo, pero en mi GPS personal, ha quedado registrado.



Otras Entradas

Otras Entradas

Sesver, mal y de malas

No sabe uno si reír o llorar con lo que ocurrió ayer en el simulacro general que se hizo en el Hospital de Coatepec, que pertenece a Sesver.

Cabify, "potencialmente peligroso"

En el punto 8 de las Condiciones de Uso General de la empresa Cabify, los dos últimos párrafos citan textualmente:

El rostro del asesino

A la hora de decidir qué foto subir en la opinión que daba la Mujer sobre la triste noticia que nos sacudió a la hora de la comida como fue saber que Mara Castilla había sido asesinada, ocurrió algo que me incomodaba... veía una y otra y más fotos de Mara y me resistía a poner su imagen... es que la veía feliz, riendo. Las fotos de Mara me aparecían por todos lados pero no me decidía por ninguna... entonces, decidí hacer lo contrario... no poner la foto de Mara, sino poner la imagen del sujeto que le arrebató la vida.

El citatorio a FHB y priístas vs Miyuli

El dilema que se dio ayer fue si el citatorio de la Fiscalía que llegó a las puertas de uno de los domicilios de Fidel Herrera Beltrán era una respuesta a la petición que hizo Erick Lagos de transparencia y rendición de cuentas al Gobierno de Veracruz por el caso "Yúnete". Como sea, creo que ambos eventos tienen su importancia y relevancia, ajena a las emociones propias que desencadenan los "ismos" de cada quien.

"Chueco" Hernández

¿Por qué en noviembre, recién instalada la LXIV Legislatura, ya se tenía programado cómo iba a quedar la Junta de Coordinación Política así como qué partido la encabezaría?

De "madrinas" a Madrinas

Es evidente que Guillermo Moreno Chazzarini es contador público y no físico, porque epistolarmente, echó abajo la tercera Ley de Newton: A cada acción, corresponde una reacción en igual magnitud pero en sentido inverso.

Se pone sus moños Pepe Yunes

"Yo esperaba..."; así tenía pensado iniciar mi columna atendiendo a la respuesta del Senador con respecto a los nueve meses de Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, un asunto totalmente político que para muchos, es observar a un Pepe Yunes Zorrilla con guantes, eso sí, de técnica depurada en el arte de fisteana, pero que igual, al pegar, duele.

Dos malditos

Acabo de ver una película basada en un comic japonés llamada "Death Note", que en español se traduce en algo tan simple como "La libreta de la muerte".

Veracruz: Una mala y otra buena

Ya iba a hacer meme el domingo por la noche, cuando me llega el Twitter de Roy Campos donde publica la imagen de "@TResearchMx: ¿Cuál es el estado menos pacífico de México?", siendo Guerrero el más violento ocupando el lugar 32. ¿Y Veracruz? ¡Qué creen? Está en el número 10, que si "leemos" la infografía que nos comparte el mero-petatero de Mitofsky, se pudiera decir que casi le falta nada, para entrar a los estados pacíficos del país.

El último de Héctor

Cualquier circunstancia, falla, tropezón o presencia, es aprovechada para sacarle raja, promocionar su mensaje, o mínimo, sacar la carcajada de los presentes. Un informe que si bien está lleno de labor legislativa o trabajo de gestoría, estuvo más salpicado de agradecer la presencia de sutano, perengano o merengano, ¡pero con chanfle! Por supuesto, no podía faltar la posición como oposición, para recargarle el caballo al Gobierno estatal, hoy en manos del PAN, cuando cita:

Crueldad veracruzana

Hay algo que tiene el veracruzano y el mexicano...

Los "Óscares" para Checo y Fer

Me preguntan del reconocimiento que le hacen al diputado Sergio Hernández Hernández por parte de la Napolitan Victory Awards, con sede en Washington, Estados Unidos. En sí, el legislador blanquiazul se hizo acreedor a un galardón nominado "Global Democracy Awards".

Yo sí puedo

Tres videos del Senador Héctor donde da a conocer, como lo marcan los cánones, en menos de 20 segundos, su mensaje que se concentra en dos puntos, que no son precisamente lo que hizo o no en el Senado, sino en el cómo inicia y en el cómo termina: "Soy Héctor Yunes Landa" y "Yo sí puedo".

Copete y Anilú

Hay quienes ven a la diputada local Yazmín Copete Zapot como candidata a la senaduría en la alianza PAN-PRD. Ha de tener algo para que sea considerada para tal aunque tenga yo visión muy corta que sea incapaz de ver ese "algo".

El mundo amarillo

A lo largo de mi vida, he visto cantidad de estrellas fugaces, pero jamás he pedido un solo deseo como lo marcan los cánones de la esperanza.