Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Hambre

Intento escribir... pero un aullido o llanto me distrae...
08/11/2012 00:53:50 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Para. Así, de imprevisto, tal cual surgió. Pero me llena de dudas y además, me impide que me aplique en la columna del día...



Mi intención de escribir sobre temas políticos como la posibilidad de que Alberto Silva llegue al CDE del PRI o Erick Lagos a la secretaría de Gobierno se ve impedida por ese gusanito que se introdujo en mis oídos en forma de aullido... o llanto.



Cuando lo escuché, pensé en el perrito que recién llegó al departamento de arriba... tendrá como una semana que empezamos a escuchar sus uñas cuando camina o corre por esa casa... ¡no! en lo absoluto... no nos molestan sus patitas, más bien nos intriga saber cómo es, de qué color es, si es macho o hembra, porque sencillamente, al parecer, los vecinos no lo sacan... al menos cuando estamos nosotros en casa. Calculo que es pequeño por el sonido agudo de su ladrido, y también lo defino como un excelente guardián ante quien se acerca a la puerta de la que hoy es su casa...



Pero descarto que ese aullido que oí... o llanto, sea del perrito vecino porque cuando agudicé el oído, parecía más un gemido de niño que de animal.



Intento concentrarme de nuevo en esa conjetura sobre Silva Ramos y la posibilidad de que abandone Tuxpan para llegar a Xalapa. No sé... lo sigo viendo como un potencial precandidato a la Gubernatura junto con Héctor y Pepe Yunes, claro, cada uno en su circunstancia...



¡Y otra vez! Ese ¡Uuuu! o ¡Buuu! se vuelve a oír, suave, quedito, como si pretendiera que sólo yo y mi soledad en casa lo escuchara... No creo que sea el niño de la vecina de enfrente que a todo pulmón, exigía comer a su hijo, un pequeño que nunca vi, pero que oí llorar la cantidad de veces ante la desaforada desesperación de lo que creo, era su madre... pero no... lo descarto, tiene rato que esos inquilinos se fueron y ahora la casa la habita un par de señores cincuentones...



Me asomo por una ventana... pelo oreja por la otra ventana... jalo la cortina y trato de encontrar, ya no con el oído, sino con la vista, el origen de ese ¡Uuuu! o ¡Buuu! que me distrajo... pero ya se hizo el silencio... y a fuerza de ser sinceros, a punto estuve de hacerme yo...



No por miedo, no... no hay porqué... aunque coopera mucho la soledad de esta casa y su santa paz...



Trato de retomar el tema con Erick y su intención de pasar por polígrafo y antidoping a quienes pretendan ser candidatos por el PRI... respetable su posición aunque en el caso del polígrafo, me pregunto, qué político no miente y más en aras de defender a su partido, a su alcalde, a su gobernador o su presidente... conste que dejé a un lado sus intereses...



¡Chingada...! Otra vez ese ¡Uuu! o ¡Buuu!... ¿es un niño? ¿será el de los tamales? Y es que me acabo de comer dos, reservando uno más en el altar de muertos por si más al rato siento un huequito en la panza...



Perdón... ¿Se sabe esa leyenda urbana? A mí me la contó un amigo, de ésos que en su mirada hay nobleza y su decir carece de dobleces... creo que fue ayer que, igual, entre tamalito y tamalito, salió el tema del niño de los tamales...



Me dice Rafa (realmente no se llama así, pero por alguna falla en mis neuronas, olvido su nombre y siempre le digo Rafa, sin que él tenga a bien corregirme y sólo se ría de mi enésima necedad por cambiarle el nombre) que hubo una familia donde la mayoría de los hijos les gustaba la uña. Tan era así, que asegura que el piso de la casa que rentaban tenía por mosaicos tarjetas bancarias, producto de su robo y al no entender el mecanismo para usarlas, les dieron un uso de duela plástica. Sí, era una familia de malvivientes... a excepción del benjamín que contrastaba con el aspecto malandro de sus hermanos al tener una cara suave, dulce, de niño bien... por supuesto, ¡era el consentido de todos!



Una tarde de diciembre, después de que los rapaces regresaran a casa tras aplicar el dos de bastos a los parroquianos descuidados, resolvieron salir a cantar la rama ¡para ver si obtenían unos pesitos! Los contrastes de la ilusión decembrina con su triste realidad.



El pequeño llevaría el bote para recaudar con la idea de que su carita de ángel lo haría más fácil... pero porque estuvo jugando, distraído o lo que quiera, el benjamín no comió. Su madre sacó de entre su pecho el monedero y le extendió un billete de 20 pesos y le dijo: Toma, vas con la señora de los tamales, y te compras tres... ¡para ti!



Por supuesto, no hubo recelo de los demás hermanos porque muy aparte de que ellos ya estaban comidos, lo querían y procuraban mucho.



La rama entonces cantó por el Macuiltepec y las calles de Nuevo León y Progreso hasta que iniciaron el descenso a la avenida Xalapa, allá por la facultad de Economía... por allí estaba la señora de los tamales que decía su mamá y el hambre hizo presa al niño, cosa que a sus hermanos, enfrascados en una buena noche de colecta, le decían que se aguantara porque por él, las personas cooperaban al ver su carita de ángel...



Cuando se estuvo cerca de la tamalera, el pequeño se separó un momento del grupo, se acercó a la señora, y pidió sus tres tamalitos. Con el alimento en la mano, se reagrupó donde estaban sus hermanos: en el puente peatonal que cruza a la facultad de Economía. En ese momento, un rechinido de llantas estremeció a los pocos transeúntes que por allí circulaban. Un conductor perdía el control de la unidad y se impactó contra el grupo de niños... ¡era una tragedia!



Las malas noticias corren tan rápido como si el mismo viento se encargara de llevarlas... cuando la madre llegó al lugar, justo en ese momento, desprendían de la pared y parte del puente, el carro y allí, entre piedra y sangre, estaban los hijos de la señora, llorando, gritando, gimiendo con un brazo roto y un hueso expuesto... pero para la madre de éstos, sólo la mirada buscaba con insistencia al pequeño, al consentido... un respiro de alivio con el que sentía que el alma se le desprendía, dejó escapar cuando vio al niño, limpio, sin ningún rasguño, en cuclillas, ovillo, y entre sus manos, un tamalito sin hoja, como si estuviera a punto de comérselo. Cuando ella lo tomó en sus brazos sintió ese frío que sólo la muerte es capaz de ofrecer... sin ningún rasguño ni daño aparente, el pequeño estaba muerto... Por supuesto, entre las mujeres que vieron al pequeño con su tamal en la mano, se escapó una frase: ¡Murió con hambre!



Agucé el oído... El ¡Uuu! o ¡Buuu! ya no lo escuchaba... quise entonces retomar el tema de Alberto Silva y Erick Lagos pero había perdido totalmente la concentración, no así el apetito... resolví ir al altar de muertos por un tamal, pero ¡demonios! sólo encontré la hoja vacía... entonces comprendí que no era un ¡Uuu! lo que escuchaba, sino un ¡Buu! de un niño, que al parecer, había saciado su hambre...


Otras Entradas

Otras Entradas

¡Gana Carlos Morales!

Honor a quien honor merece: Ya me jalaron las orejas los amigos de Altotonga porque dejé fuera de la jugada al diputado Carlos Morales Guevara con mi comentario de ayer, cuando puse: "¿Alguien vio a los diputados locales y federales en sus distritos respectivos afectados por el paso de Franklin? Es la pregunta que leí en las redes sociales..."

Hipólito, MAYL y Héctor

Los datos que arroja Hipólito Rodríguez Herrero en torno a Proactiva, empresa que tiene una ampliación por quince años más para hacerse cargo del relleno sanitario, considera que son suficientes para que el presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, exponga al público las condiciones de dicho convenio: en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pagan 11 millones de pesos; en Mérida, Yucatán, 4 mdp; mientras que en Xalapa, el pago será de 24 mdp anuales.

Julión jarocho

No sé Rafael Márquez qué broncas tan fuertes tenga en esa vinculación que le hacen con el crimen organizado y la verdad, espero que le vaya bien en lo que él ha llamado "el partido más difícil de su vida" y no haya necesidad de llegar a los penales... en el caso de Julión Álvarez, es seguro que por lo que vaya a decir, me gane una mentada de madre, pero lo digo de corazón: el señor merece la cárcel.

Anécdotas que se entrelazan

Antes de entrar en materia, un pequeño comercial de los Pepes:

Fidel y las Flores

Mucho se habló de la reaparición de Fidel Herrera Beltrán, ex gobernador de Veracruz, que en su gobierno inundó a la entidad de rojo... que rojas las escuelas, que rojos los hospitales, que rojas las guayaberas, ¡que rojos los chones en fin de año!

El regreso de la nota roja

Los vecinos de Jilotepec advierten que harán recorridos por las calles de sus comunidades acompañados por sirenas; en cuanto vean a un delincuente, la harán sonar y lo perseguirán hasta darle alcance... no lo van a matar, pero le dejarán "un recuerdo muy grande".

Pedro, el muy cabrón

La última vez que platicamos, no fue una plática... tampoco fue un diálogo... a lo más fue un monólogo que escuché hasta que le dije "te voy a colgar porque vamos a acabar mal".

Seguridad defecada

Les platico de mi vecindario y en una de ésas, hasta haya similitudes con su vecindario.

El título de Kuri Kuri

Un 7 de diciembre, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sacudió a los estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz cuando señaló que ésta emitió por lo menos 100 mil títulos sin registro ni validez, y puso el dedo en la llaga cuando citó que las cuotas que cobra la institución ingresan a una asociación civil, la que es investigada.

La otra Tigresa

 Se la robaron a los poetas.

Toto, a la espera

"Antes de ejercer mis facultades como Gobernador escucharé a los ciudadanos", comenta en sus redes sociales el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, esto, con motivo de que un grupo de personas le entregó un documento donde se le solicita que ejerza su veto a las reformas a la Ley de Protección a los Animales las que despenalizan las peleas de gallos y vaquilladas.

El chiste de Javier

Adivina, adivinador: ¿Qué sale si cruzamos a Fidel Herrera con Javier Duarte? ¡Pues un Javier Herrera!

Seguridad y Deuda

Poco a poco fue rodeado. Le tomé una foto y la mandé a ese famoso grupo de vecinos en espera de que se actuara, pero estaban más interesados en otros rollos, como la defensa de un arco que es "símbolo" de la unidad en la que vivo...

De taxis y cocheras

Hoy me di cuenta de una cosa... mi hija nunca me da el número de taxi que aborda al salir de su lugar de trabajo... aunque tiene como sistema, hablarme cada vez que se dirige a su casa como también hacerlo cuando entra a ella.

Ley Idiota

Un idiota (de ésos que van caminando con la vista fija en el celular y con audífonos) se proyecta contra el cofre de la camioneta, porque todavía le cedo el paso, cortesía que no ve y decide atravesar la calle bajando al arroyo vehicular precisamente a la entrada del estacionamiento y choca con mi carro estacionado.