Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
El maestro Tordo
Juanita, creo que así se llamaba. Éramos seis en fila y cada uno de los que estábamos conoció a Juanita que se meció por los aires varias veces para reventar en nuestras nalgas como pago a la osadía de reventarle los dedos en la puerta a Paulino, nuestro compañero de clases.
14/05/2013 22:25:01 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz





El castigo lo impartió Hilda, la misma maestra que mi madre no quería que me diera clases por la fama de estricta que tenía... ¡y vaya que entendí porqué el miedo hacia ella! Ni por ser el último en la fila bastó para restarle fuerza a Juanita, que acabó partiéndose en mis glúteos. Estaba en tercero de primaria.



En tercero de secundaria, aún me intriga saber quién fue el compañero que me aventó un acordeón durante mi examen de Química que me valió ser reprobado al ser cachado por el maestro. Junto con esa materia, me llevé Matemáticas y la otra que sigo sin recordar pero no fue Física, porque bien recuerdo al maestro que dijo al principio de año, que quien no quisiera recibir su clase, tenía ocho y se podía salir... ¡por supuesto que me salí! Después, al verme solo, regresé al salón... ¡y saqué siete!



El maestro Silva, en la prepa, no podía verme sin calcetines, lo que equivalía a pagar con un jalón de patillas, un pellizco o un golpe en los brazos. Ya sin contar con el castigo de aguilita, en cuclillas y con los brazos extendidos con libros en las manos, en una esquina del salón.



Eran algunos de los maestros que me tocaron vivir...



II



¿Tuve malos maestros? No, a lo mejor hace 10 años hubiera dicho que sí, que tuve malos maestros, pero ahora, puedo decir que todos, cada uno de los que tuve, me dieron grandes lecciones que trato de repetir o no repetir, según el caso.



Por ejemplo, recuerdo mucho al maestro "Huesos", que en un examen de Historia Universal, tras preguntarme el resultado de futbol del partido del mundial México 86 de esa mañana, me puso diez y cuando me iba a retirar, me dice: "Quédate, para que escuches las pendejadas de tus compañeros". ¡Y fue terrible que el resto de mis compañeros que pasaron, le dieran la razón! "El Huesos" me marcó la impresión que muchas veces pueden tener los maestros de nosotros los alumnos.



Vázquez, mi maestro de Latín, siempre me hacía pasar al pizarrón aun cuando había otros que insistían en hacerlo, y yo no le atinaba a nada, ni a la traducción ni a las declinaciones. Al final del curso, al descubrir un diez en mi boleta, intrigado, le pregunté el porqué. Su respuesta me obligó a estudiar por mi cuenta latín: "Porque eras el único que pasaba al pizarrón".



III



Sin embargo, con el respeto que me merece el magisterio, los mejores maestros que he tenido han estado fuera de las aulas. El jefe de Meseros de La Estancia, Manuel "El Huevo". Sus palabras más certeras para mí, en una borrachera, fueron: "Júntate con los que saben, no con los pendejos; apréndeles". Mi "primito" Raciel Martínez es otro gran "gurú". Recuerdo cómo, con paciencia, cambiaba mis propuestas de encabezados y de manera simple, me explicaba la razón. Otro buen maestro del periodismo fue don Carlos Guillén Tapia, ¡un señor Zorro! Yayo Gutiérrez, hombre enérgico pero alegre, de quien tuve el privilegio de que respondiera a mis dudas cuando me dictaba su columna o contara historias, muchas historias que provocaban mi incredulidad ante lo duro de ellas, aunque la mejor lección era que no viera el problema, sino la solución.



IV



Aunque a estas alturas de mi vida, percibo que todos, de algún modo, somos maestros. Podemos ser buenos, malos, regulares, excelentes, ¡hasta "barcos"! Y lo mejor de esto, es que todos seguimos siendo alumnos y nuestra tarea diaria, es la de seguir aprendiendo de todo, de todos...



V



Mientras tomo café en compañía de unos amigos, veo a un tordo de hermoso plumaje negro. Toma algo en su pico y lo pasa entre sus alas. Después deja en el piso "eso" que es redondo y lo vuelve a tomar para repetir la acción en sus plumas. Me abstrae un poco de la conversación y trato de entender qué hace el ave... ¡ya! esa cosa redonda que tiene en su pico es un ciempiés. Lo que hace es provocar al insecto para que éste expida una sustancia tóxica la misma que expande en sus plumas el tordo, ¡así, limpia sus alas de parásitos! interrumpo a Julio Saldaña con mi descubrimiento y dice: "eso debiéramos hacer todos: deshacernos de los parásitos". ¡Gracias, maestro tordo por la lección!


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.