Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
En blandito

La ley de la gravedad en política destroza cualquier tesis de Newton: Cuando se brinca, se puede caer arriba o se cae abajo, es cuestión de perspectivas, aunque para el sujeto de la acción, cualquiera de las dos será buena.

06/08/2013 23:08:32 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz





Para ponerlo más claro, pues nunca fui ni a clases ni ducho en Física, pongo el caso de Fernando Charleston, "La Gorgolochita", quien suena con insistencia en que "regresa" como titular de Finanzas, bueno, más bien, "se reincorpora" al Gabinete una vez que le acepten la licencia en San Lázaro.



Sí, cualquiera puede decir que de diputado pasa a secretario de despacho, pero cabe precisar que Fernando Charleston no era cualquier diputado, era nada más y nada menos que el presidente de la Comisión de Desarrollo Social, lo que de cierto modo le daba una proyección nacional envidiable más cuando este tema será la moda a seguir en el gobierno que preside Peña Nieto.



Aquí, llegaría Fernando Charleston a ser el secretario de Finanzas, sí, con renombre, con caché, pero localista el asunto. Aunque si se le ve el lado bueno, y aplicando la lógica política que reina en este gobierno, se situaría como "precandidato natural" a la gubernatura... si es que no lo cambian antes.



Sí, Charleston parece que brinca para caer arriba... aunque a nivel nacional ven que brinca para abajo... cuestión de enfoques.



Caso contrario ocurre con Alberto El Cisne Silva, quien se posicionó como el mejor alcalde quizás de Veracruz, aunque siendo francos, contó con el apoyo (y los recursos) de su gran amigo ¡y vaya que supo aprovechar la coyuntura! De un municipio alejado totalmente del centro, hoy, con un paso en una secretaría de despacho (dicen que Sedesol del Estado), Silva Ramos está en las condiciones para ser la nueva carta fuerte que pudiera jugar en cuatro años el Gobernador en aras de tramitar su sucesión. Y ojo, estando en la Sedesol, tendría margen de proyección aunado a que el Cisne cuenta con capacidad, es político de cabo a rabo y se sabe fajar, no le saca a los trancazos... sólo un defecto se le podría encontrar: ¡es azul de closet aunque diga que le va a los Tiburones! Sí, es fan de la máquina celeste.



Erick Lagos tiene cuerda para rato en el PRI mientras acaban los trámites engorrosos del proceso postelectoral pero una vez concluidos, el lugar en el que ubican a Erick es en Palacio de Gobierno... el asunto es que hablan de la subsecretaría de Gobierno, donde se quiera o no, les guste o no, fue el mejor momento que ha tenido la Plaza Lerdo y la calle de Enríquez alejada de manifestaciones. Erick, Chilly Willy igual le dicen, es un hombre de pocas palabras pero hasta el momento, ha dado resultados y si no, que lo diga esa mayoría calificada que hay en el Congreso. No obstante, se habló incluso de ubicarlo ya en la secretaría de Gobierno donde despacha aún Gerardo Buganza, que si ha hecho un excelente trabajo en tal oficina, es gracias a su jefe de Relaciones Públicas, Manuel Guadalupe de León Maza, que dicen, sabe tallar la mano (en ambos sentidos).



Y el que sí de plano caería para arriba si se da su ascenso a Sedeco, donde despacha aún Erik Porres, sería Salvador Manzur Díaz, quien en términos partidistas, políticos, y hasta amistosos, muchos claman por una oportunidad más para el boqueño, quien hasta antes de los videoescándalos del proceso electoral, era considerado la carta fuerte de Duarte en cuanto a preparar la negociación de su sucesión con el Centro.



Los cuatro citados (Charleston, Silva, Erick Lagos y Manzur) son tan dispares en su labor política como de servidor público. A unos les falta lo que a otros les sobra y viceversa, pero el denominador común en ellos, así, sin paja ni eufemismos, es que Javier Duarte, el gobernador, los quiere, son sus amigos y como sea, a su lado, al menos durante este sexenio, brinquen desde donde brinquen, salten desde donde salten, caerán en blandito.


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.