Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Re-frescos

Una Chaparrita de naranja con un gansito... no hubo platillo más delicioso a mis seis o siete años.

18/10/2013 01:23:56 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Quizás muchos lectores no hayan tenido el placer de disfrutar tal banquete que en la infancia, muchos degustamos.



En la comida, se cambió el agua de limón por el refresco en cuanto el abuelo vio en estas bebidas la oportunidad de hacer negocio y empezó a venderlas... en la mesa entonces nunca faltó la Manzanita de Tehuacán que al poco tiempo se cambió por la coca.



Eso sí... se tenía claro que el refresco era para la hora de la comida... porque durante los juegos, cualquier llave de agua era abrevadero para todos.



En un viaje a Cancún, siendo niño, disfruté de uno de los refrescos más exquisitos que en la vida haya probado: Soldadito. Era una especie de jarabe de chocolate que se tomaba ¡bien frío!



Cuando se tenía oportunidad, juntábamos dinero y comprábamos un Titán de limón y como su nombre lo indicaba, era un enorme envase que pasaba por varias bocas y daba lo suficiente para apagar la sed tras un juego de fut...



Motivados por la influencia de la tele, o quizás por esa rubia alegre de traje similar a la de Superchica, pero en color naranja, disfrutamos una breve temporada de Mirinda... pero se añoraba el sabor más dulce de un Orange Crush cuya botella servía a uno que otro amigo con habilidades melómanas para hacer un Güiro de vidrio.



Conocí la Pin, que era de manzana pero me sabía muy artificial... añoraba esa Manzanita de Tehuacán que lo más que se le acerca hoy es el Peñafiel.



Confieso que tomar un Lulú de grosella hubiera sido a escondidas... se nos hacía para "niñas" por el estampado de Betty Boop pero no por ello, en la casa, la familia despreciaba las charolas con este personaje.



¿Quién iba a decir que el Sidral Mundet teminaría siendo una palabra a usarse despectivamente hacia una enfermedad?



Los Jarritos eran llenadores, ideales para compartir con el cuate, pero no así el Squirt, que fácilmente se digería... Conste, dije "Cuate", porque amigos, nomás con Fanta con su ridicula canción alabando a la amistad... ¿la recuerda?: "Fanta y yo somos amigos..."



Nunca probé un Pato Pascual... no por falta de querencia, sino por falta de oportunidad.



Disfruté como nunca la Coca con sabor a vainilla ¡y la descontinuaron! ¿Por qué? No lo sé...



Y con la facilidad que recuerdo esos refrescos de mi infancia y juventud (a excepción del último), en la misma proporción de dificultad, no recuerdo cuándo fue la última vez que me tomé una coca totalmente... dejé de tomarla... y me di cuenta que no es adictiva como se piensa, como se cree. Es más, dejé de tomar azúcar, vamos, ni en el café con leche, ni con un lechero, le echo azúcar... primero, por prescripción médica; después, porque le agarré gusto... ahora, yo creo que será por economía.



Son las nueve de la mañana. Veo atravesar al albañil con su cocacola de tres litros, listo para desayunar. Lo miro meticulosamente. Muy temprano para tomar refresco. Muy flaco para invocar a la obesidad. Una Coca que no es para uno... mínimo, para tres.



Hoy, nuestras autoridades, preocupadas por nuestra salud, aplican un impuesto al refresco: "No podemos prohibirte que tomes algo que te hace daño, pero sí castigarte (otra vez?) en el bolsillo", pareciera que nos dicen. Así que uno pagará un gravamen de un peso por litro a las bebidas saborizadas.



Y por si fuera poco, tendrán impuesto algunos alimentos (no lo entrecomillo, porque ni las autoridades lo hacen en un sentido hipócrita para no llamar las cosas por su nombre: Comida Chatarra) con el 5 por ciento por tener una densidad calórica de 275 kilocalorías o mayor, por cada 100 gramos.



Estos alimentos (sin comillas) son botanas, confitería, chocolate y productos derivados del cacao, flanes y pudines, dulces de frutas y hortalizas, crema de cacahuate y avellanas, dulces de leche, alimentos preparados a base de cereales, y helados, nieves y paletas de hielo.



Antes de su dichoso impuesto, los refrescos más populares de México habían aumentado su precio... ¿y cree que alguien se molestó, se quejó ante la Profeco, o dejó de comprarlo? No... es evidente que la tesis de contrarrestar la obesidad castigando el bolsillo del ciudadano sólo funcionará de un lado... del de Hacienda y de los refresqueros... la gente seguirá comprando refresco... y otros, refrescándosela a nuestras autoridades.


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.