Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Hueso de Navidad

Soy de una generación que no conoció a Santa Claus.

25/12/2013 22:15:04 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz




Soy de esa generación donde el 24 de diciembre se festejaba el nacimiento de un niño y no el arribo de un sujeto vestido de rojo que se metía por las chimeneas... ¡ni chimenea tenía!

Soy de una generación que no entendía que los "petardos" causaban pavor a Nancy y Yuri, las perras que se refugiaban en un cuarto o debajo de las camas ante nuestra indiferencia...

Soy de una generación que esperaba ansiosa el arribo de primos de México para festejar estos días...

Soy de una generación que supo que no hubo mejor regalo que pasar un buen momento en familia... ¡no dábamos regalos!

Soy una generación que sólo recuerda porque realmente ya no aguanta tanta fiesta y prefiere "hacer meme" con Harry, el fiel terrier, antes de que den las 12 de la noche.

Hoy, al pie del árbol de navidad, sin un nacimiento tras los trágicos sucesos en la familia, yacen los regalos.

¿No les he contado esa desgracia que se cernió sobre San José, María y el Niño Jesús?

Realmente no recuerdo hace cuánto, pero fue hace mucho.

Recién casados, nuestra primera navidad en casa, con Harry como "perrhijo", Brenda compró un nacimiento. Blanco, bello, cual si un Michelangelo Buonarroti hubiera visto en la familia Muñoz Caballero a su mecenas y nos dedicara con esas figuras los favores recibidos... ¡perfectas! es la palabra.

Pusimos las piezas al pie del pino adornado con esferas, moños y otros aditamentos que las manos de Brenda hábilmente creó... sincretismo extraño como todo buen sincretismo debe ser. Atrás quedaron los clásicos paisajes que la Güera, mi prima, hacía de los nacimientos: Cascadas de papel aluminio, lagunas de espejos, parajes de musgo que recolectábamos en el terreno, cantidad de borregos y pastores, así como patos, cisnes, gansos; muchas mulas y burritos por aquí; muchos bueyes y heno por allá... nieve seca pegada a ramas con pegamento blanco simulaban nieve; ¡ah! y no podía faltar la estrella que guiaba a tres reyes magos que eran colocados hasta el inicio de esa escenografía los cuales iban avanzando conforme se acercaba el seis de enero... pero todo eso cambió a los pies de un pino con un discreto pero bello nacimiento que puso Brenda hace muchos años.

No recuerdo si nos percatamos de la tragedia de San José, María y el Niño Jesús... creo que lo descubrimos al final, cuando levantamos el nacimiento... San José había sido mutilado.

¿Quién pudo cometer tremendo crimen? ¿Carlos? ¿Cecy? ¿Algún sobrino? ¿La misma Brenda o yo?

El año pasó pronto y otro pino fue recibido en casa. Los mismos preparativos y ese nacimiento con un José mutilado fue puesto en la escena.

Se hizo la fiesta con las viandas propias de la celebración, tanto, que hasta el mismo Harry comió de ellas y entonces, ¡lo descubrimos! El buen hueso recibido lo llevó a ocultar al nacimiento. Con sus patas pretendió ocultar el hueso llevándose en su éxtasis a nuestros José, María y Jesús que, afortunadamente, no sufrieron más daños... al año siguiente ya no hubo nacimiento, pero tampoco viandas suculentas para Harry, pues trataba de ocultarlas en los sitios más raros que pudiera imaginar: bajo la almohada, en los sillones, entre una ropa mal puesta en el suelo...

A veces pienso que Harry acabará siendo político... no tanto porque viva de Brenda y de mí, sin que realmente haga algo productivo en la casa; no tanto porque se la pase comiendo, bebiendo, meando y cagando; no tanto porque como algunos políticos, nomás alce la pata... bueno, algunos alzan la mano... sino porque cada Navidad se me acerca y espera que vuelva a darle un gran hueso, aunque estoy seguro que no tiene afán alguno, como nuestros políticos, por chingar a cuanto peregrino se le cruce en su camino...



Otras Entradas

Otras Entradas

Veracruz

La noche del sábado pude haberla disfrutado mucho...

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.