Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
María, la hija de PCH y Sonia
Estaba molesta con su padre. Quería
21/03/2016 10:32:02 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"


II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


María, la hija de PCH y Sonia


Salvador Muñoz



Estaba molesta con su padre. Quería trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"



II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


María, la hija de PCH y Sonia


Salvador Muñoz



Estaba molesta con su padre. Quería trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"



II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Cabify, "potencialmente peligroso"

En el punto 8 de las Condiciones de Uso General de la empresa Cabify, los dos últimos párrafos citan textualmente:

El rostro del asesino

A la hora de decidir qué foto subir en la opinión que daba la Mujer sobre la triste noticia que nos sacudió a la hora de la comida como fue saber que Mara Castilla había sido asesinada, ocurrió algo que me incomodaba... veía una y otra y más fotos de Mara y me resistía a poner su imagen... es que la veía feliz, riendo. Las fotos de Mara me aparecían por todos lados pero no me decidía por ninguna... entonces, decidí hacer lo contrario... no poner la foto de Mara, sino poner la imagen del sujeto que le arrebató la vida.

El citatorio a FHB y priístas vs Miyuli

El dilema que se dio ayer fue si el citatorio de la Fiscalía que llegó a las puertas de uno de los domicilios de Fidel Herrera Beltrán era una respuesta a la petición que hizo Erick Lagos de transparencia y rendición de cuentas al Gobierno de Veracruz por el caso "Yúnete". Como sea, creo que ambos eventos tienen su importancia y relevancia, ajena a las emociones propias que desencadenan los "ismos" de cada quien.

"Chueco" Hernández

¿Por qué en noviembre, recién instalada la LXIV Legislatura, ya se tenía programado cómo iba a quedar la Junta de Coordinación Política así como qué partido la encabezaría?

De "madrinas" a Madrinas

Es evidente que Guillermo Moreno Chazzarini es contador público y no físico, porque epistolarmente, echó abajo la tercera Ley de Newton: A cada acción, corresponde una reacción en igual magnitud pero en sentido inverso.

Se pone sus moños Pepe Yunes

"Yo esperaba..."; así tenía pensado iniciar mi columna atendiendo a la respuesta del Senador con respecto a los nueve meses de Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, un asunto totalmente político que para muchos, es observar a un Pepe Yunes Zorrilla con guantes, eso sí, de técnica depurada en el arte de fisteana, pero que igual, al pegar, duele.

Dos malditos

Acabo de ver una película basada en un comic japonés llamada "Death Note", que en español se traduce en algo tan simple como "La libreta de la muerte".

Veracruz: Una mala y otra buena

Ya iba a hacer meme el domingo por la noche, cuando me llega el Twitter de Roy Campos donde publica la imagen de "@TResearchMx: ¿Cuál es el estado menos pacífico de México?", siendo Guerrero el más violento ocupando el lugar 32. ¿Y Veracruz? ¡Qué creen? Está en el número 10, que si "leemos" la infografía que nos comparte el mero-petatero de Mitofsky, se pudiera decir que casi le falta nada, para entrar a los estados pacíficos del país.

El último de Héctor

Cualquier circunstancia, falla, tropezón o presencia, es aprovechada para sacarle raja, promocionar su mensaje, o mínimo, sacar la carcajada de los presentes. Un informe que si bien está lleno de labor legislativa o trabajo de gestoría, estuvo más salpicado de agradecer la presencia de sutano, perengano o merengano, ¡pero con chanfle! Por supuesto, no podía faltar la posición como oposición, para recargarle el caballo al Gobierno estatal, hoy en manos del PAN, cuando cita:

Crueldad veracruzana

Hay algo que tiene el veracruzano y el mexicano...

Los "Óscares" para Checo y Fer

Me preguntan del reconocimiento que le hacen al diputado Sergio Hernández Hernández por parte de la Napolitan Victory Awards, con sede en Washington, Estados Unidos. En sí, el legislador blanquiazul se hizo acreedor a un galardón nominado "Global Democracy Awards".

Yo sí puedo

Tres videos del Senador Héctor donde da a conocer, como lo marcan los cánones, en menos de 20 segundos, su mensaje que se concentra en dos puntos, que no son precisamente lo que hizo o no en el Senado, sino en el cómo inicia y en el cómo termina: "Soy Héctor Yunes Landa" y "Yo sí puedo".

Copete y Anilú

Hay quienes ven a la diputada local Yazmín Copete Zapot como candidata a la senaduría en la alianza PAN-PRD. Ha de tener algo para que sea considerada para tal aunque tenga yo visión muy corta que sea incapaz de ver ese "algo".

El mundo amarillo

A lo largo de mi vida, he visto cantidad de estrellas fugaces, pero jamás he pedido un solo deseo como lo marcan los cánones de la esperanza.

La suerte de Cándido

No conocí a Cándido y por ende, tampoco su trabajo. No obstante, debió ser un buen reportero y mejor persona por las muestras de afecto que le brindan algunos otros periodistas, fotógrafos y columnistas.