Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios
María, la hija de PCH y Sonia
Estaba molesta con su padre. Quería
21/03/2016 10:32:02 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"


II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


María, la hija de PCH y Sonia


Salvador Muñoz



Estaba molesta con su padre. Quería trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"



II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


María, la hija de PCH y Sonia


Salvador Muñoz



Estaba molesta con su padre. Quería trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"



II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

¡Y el OPLE baila aaasí!

Ya les tocó bailar con la más fea en la elección pasada donde nomás el recurso no fluía... no es para menos, la administración de Javier Duarte no sólo se llevó al baile al OPLE, sino a muchos más.

Tres ex delegados a prueba

Son pocos pero significativos. A ojo de buen cubero, tenemos tres: Tomás Carrillo Sánchez, Marcos Castillo, Iraís Morales y si gusta apuntarlo, Renato Alarcón Guevara que se cuece aparte.

Jaque legislativo

Hasta el martes, el número de diputados que tenía la fracción legislativa del PAN con la inclusión de José Luis Enríquez Ambell y Sebastián Reyes Arellano, era de 18 "suspiritos azules".

Luna Escudero

Cuentan que en su centro, había una fuente rodeada de árboles de naranja agria y algunas bancas que permitían al transeúnte tomar el fresco. Hoy, lo mismo llegan a celebrar el triunfo de un campeonato de fútbol o protestar contra el Gobierno. Ha de disculpar el candidato, pero de todas las propuestas que hizo, la que me tocó en serio, fue la de imaginar a la Plaza Lerdo verde, lejos de ese pavimento que, cuando el sol está en su cenit, pareciera usar al transeúnte como conducto para unir sus calores.

Gina y Zaida

Tras la detención de Gina Domínguez Colio, en el PRI estatal se arrepienten del exceso de "huevos tibios" que hubo para con la presidenta de la Fundación Colosio porque cuánto se hubieran ahorrado de "bochornos políticos" cuando le pidieron el cargo y ésta, sencillamente se negó a entregarlo aduciendo artículos y leyes internos.

La oportunidad de Pascual

A Héctor Yunes Landa le causa extrañeza "la detención selectiva de priístas" en pleno proceso electoral.

Gasoducto: de las redes a las campañas

Cada vez que entra a Jardines de Xalapa un carro de gas con tanques de 20 y 30 kilos, los vecinos nos alertamos. Primero, porque nada tiene que estar haciendo ese vehículo en este conjunto habitacional; segundo, porque de cierto modo nos advierte que un vecino utiliza tanques en lugar del estacionario, por lo que de inmediato, se da alerta a Protección Civil municipal si se detecta a dónde se lleva el cilindro.

Gasoducto: de las redes a las campañas

Cada vez que entra a Jardines de Xalapa un carro de gas con tanques de 20 y 30 kilos, los vecinos nos alertamos.

Winckler, para rato

El tipo se le abalanzó con celular en mano con la clara intención de tomarse una selfie y con el otro brazo pretendía rodearle por el cuello, mientras él no alcanzaba a entender qué ocurría; entonces alcanzó a oír lo que le decía: "The Big Bang Theory! The Big Bang Theory!"

Nicanor

Para Nicanor Moreira, el formato del debate no permite que el ciudadano que lo observó, tenga un escenario más completo del proyecto que el candidato plantea, más cuando cada uno de los diez contendientes que tiene Xalapa, contó en las 2:10 horas que duró el evento, con un aproximado de 11:30 minutos aproximadamente para dar a conocer sus propuestas.

Hipólito

Cuando le pregunto si han analizado la posibilidad en la casa de que su esposa esté en Lomas del Estadio y él en la calle de Enríquez, se ríe y cuenta que sendas contiendas, una por la rectoría y el otro, por la alcaldía de Xalapa, son totalmente diferentes.

Winckler: institución o actuación

En cuatro meses, el palmarés no tiene parangón en mi memoria: un ex secretario de Seguridad Pública en la cárcel; un ex titular de Sefiplan, en la sombra; un ex gobernador, entambado por un rato y que hoy vive un proceso penal en su domicilio ¡ah! y ya sin notaría; un ex titular de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz y ex titular de Infraestructura y Obra Pública, en chirona y uno del Seguro Popular que cayó en Pacho y tras ampararse, se hizo ojo de hormiga, así como un ex tesorero de Sefiplan que anda de pelada en cuanto recibió el pitazo de que iban por sus huesos. Éste es el palmarés que cualquier sociedad que clama justicia aplaude en la actuación de un funcionario al que hoy, un diputado acusado por el delito de robo y que no puede ser detenido por el fuero, pide su cabeza.

Cinthya Lobato... ¡ahí viene!

Cuando aparece, cualquiera hubiera imaginado en ese momento que José Domingo se inspiró en ella para escribir esa canción de mis 70's: "Viste pantalón vaquero", pero no... no venía de jeans, ¡al contrario! lucía un vestido rojo de encaje que hacía un contraste perfecto con su piel morena y su inconfundible cola de caballo. Cinthya Lobato se sentó y echó abajo de inmediato esa leyenda de que su estancia en Italia, fue para estudiar Diseño de Moda... estudió Historia del Arte y su profesión es Licenciada en Administración de Empresas.

El escenario Morena

Doy la vuelta a la manzana con Harry y Nina, la nueva integrante de la familia. Una señora, por arriba del quinto piso, muy amable, extiende su brazo para entregarme el último número de "Regeneración, el periódico de las causas justas y del pueblo organizado", vamos, el periódico de Morena, o del Peje.

Zairick y Diez Francos

Me tenía intrigado cómo iba a hacer su campaña Daniel Zairick en Orizaba, cuando la ciudad está impecable.