Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
La condena perruna
Antes de desmayarse, la única preocupación que tenía la Mujer era que alguien llevara a Harry al veterinario: "¡tenía sus ojos llenos de sangre!", me decía.
09/05/2016 00:50:45 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
 Mientras, una vecina sujetaba al Mochiváis con la correa de mi perro y lo amarraba a un poste mientras Brenda era subida a una camioneta rumbo al CEM. En una pelea de perros, no sé si temiendo por Harry o por el Mochiváis, a la Mujer se le hizo fácil intervenir sujetando al más grande por atrás mientras trataba de separar sus fauces. Cuando la gente se arremolinó, ya tenían a su víctima, ya habían hecho un juicio, ya tenían un culpable.


II



Llego al Centro de Especialidades Médicas y me recibe mi vecina Ingrid. Le pregunto por las condiciones de Brenda. Me explica a grosso modo y ya con una idea más clara, paso a Urgencias. La veo tendida en una camilla. Quisiera regañarla, pero no sé qué hombre sería capaz de llamar la atención de una guerrera, de mi vikinga, de mi amazona... su primera reacción al verme es preguntarme por Harry, que cómo estaba. Lo desconozco. Rebeca, otra vecina, no se llevó su celular y estamos en ascuas. Me pregunta por Mochiváis porque me dice que supo que lo dejaron amarrado. Su mano ya fue atendida. Me cuenta todo. Sí, de verdad quisiera regañarla, pero no puedo.



III



No puede escribir, pero sí platicamos. Platicamos de la facilidad con la que nosotros, la gente, la comunidad, hacemos juicios tan sencillos pero igual de severos, implacables, contundentes, que no dejamos lugar, espacio a un razonamiento. Las apariencias son nuestras pruebas y lo que otros dicen, más pruebas. Ahora, nos reímos. Aparece en nuestra cara una ligera sonrisa. Más cuando comparamos al Negro, al Mocho, a Mochiváis con cualquier candidato de nuestro desagrado. Es un perro de gran tamaño y de gran fuerza, que al verlo confrontado con nuestro Harry, un perro que apenas si alcanza de estatura mi espinilla, todo mundo aboga por mi Scotish Terrier.



Ah, por si fuera poco, Mochiváis no es de "raza" (término mamón), no tiene pedigrí, es de la calle. En cuanto supieron que Brenda tuvo varias mordidas en la mano, en los dedos, a la altura de la muñeca, resurgieron comentarios pendejos de algunos que decían: "a mí se me ha echado encima", "es agresivo", "hay que sacrificarlo"...



Sí, nos medio reímos... cuántos de los candidatos a diputados en estos momentos no son juzgados a la ligera así, por su apariencia o por oportunidad de algunos por desahogar sus frustraciones.



IV



Ingrid, mi vecina, me manda un mensaje. Me dice que va a la casa por dinero. ¡Cierto! Yo me salí de la oficina y pedí 100 pesos prestados para tomar taxi. No traigo ni identificación. Sólo le pido un favor: "Suelta a Mochiváis porque la gente es estúpida y vayan a querer dañarlo".



Brenda temía por Harry porque me dice que cuando sujetó a Mochiváis por detrás, vio la cara de Harry que se empapaba de sangre, que le escurría la sangre por los ojos y temía que Mochiváis le hubiera mordido.



Para ese momento, Rebeca ya estaba en casa. Regresó del veterinario. ¡Buenas noticias! Harry tiene laceraciones pero ni una mordida. El doctor asegura que el Mocho sólo se defendió y nunca pretendió morder a mi perro. Mientras, en el CEM, una radiografía nos muestra el tamaño de uno de los colmillos que se enterró en la mano de la Mujer... las sospechas se confirman: Ambos, Brenda y yo, coincidimos... quien la mordió no fue Mochiváis, fue el mismo Harry, quien en su instinto de Alfa, territorialidad, proteccionismo, pierde la cabeza y es difícil contener su ataque, aunque su apariencia sea la de un "perro lindo". La sangre que Brenda vio en la cara de Harry, fue de ella, que al momento de ser mordida, la chorreó.



Cuando fue Brenda al Seguro Social a checar lo de su incapacidad, le dicen que ese día hubo tres personas atendidas en su clínica por mordidas de perro... ¿los cuetes? ¿coincidencias?



V



Más tarde reviso a Mochiváis, tiene una herida en el hocico (donde Harry gusta atacar), una herida en la pata, pero ninguna de gravedad; mas sí mantiene en su mirada la nobleza del amigo. Brenda lo va a saludar y pone gachas las orejas, como avergonzado de lo ocurrido y muestra la cerviz. No existe ni un ápice de resentimiento en Brenda. Es más, hasta lo abraza. Entiende que no fue responsable él, tampoco Harry... las condiciones simplemente se dieron: cuetes, muchos cuetes que gente pendeja estuvo aventando el sábado y tensó a los animales; tener juntos a cinco perros tensos... sólo se requería de un empujón para que algo reventara... sí, el chorreo de sangre fue escandaloso y más cuando la mujer se desmayó... pero más nos escandaliza la facilidad con la que la gente condenó tan pronto a un perro, por su apariencia, por su tamaño, por su fuerza, sólo porque no es de su simpatía, porque hay personas que arrastran frustraciones, y entonces, para ellos, es más fácil pedir su sacrificio antes que preguntar a Brenda qué fue lo que había pasado. Casi igual como ocurre en los medios, en las redes, con algunos candidatos...



PD Por algunos días, o semanas (esperemos que no) la columna de Números Rojos se toma unos días de incapacidad... por andar metiendo la mano donde no debe la Mujer.



smcainito@gmail.com


La condena perruna


Salvador Muñoz



Antes de desmayarse, la única preocupación que tenía la Mujer era que alguien llevara a Harry al veterinario: "¡tenía sus ojos llenos de sangre!", me decía. Mientras, una vecina sujetaba al Mochiváis con la correa de mi perro y lo amarraba a un poste mientras Brenda era subida a una camioneta rumbo al CEM. En una pelea de perros, no sé si temiendo por Harry o por el Mochiváis, a la Mujer se le hizo fácil intervenir sujetando al más grande por atrás mientras trataba de separar sus fauces. Cuando la gente se arremolinó, ya tenían a su víctima, ya habían hecho un juicio, ya tenían un culpable.



II



Llego al Centro de Especialidades Médicas y me recibe mi vecina Ingrid. Le pregunto por las condiciones de Brenda. Me explica a grosso modo y ya con una idea más clara, paso a Urgencias. La veo tendida en una camilla. Quisiera regañarla, pero no sé qué hombre sería capaz de llamar la atención de una guerrera, de mi vikinga, de mi amazona... su primera reacción al verme es preguntarme por Harry, que cómo estaba. Lo desconozco. Rebeca, otra vecina, no se llevó su celular y estamos en ascuas. Me pregunta por Mochiváis porque me dice que supo que lo dejaron amarrado. Su mano ya fue atendida. Me cuenta todo. Sí, de verdad quisiera regañarla, pero no puedo.



III



No puede escribir, pero sí platicamos. Platicamos de la facilidad con la que nosotros, la gente, la comunidad, hacemos juicios tan sencillos pero igual de severos, implacables, contundentes, que no dejamos lugar, espacio a un razonamiento. Las apariencias son nuestras pruebas y lo que otros dicen, más pruebas. Ahora, nos reímos. Aparece en nuestra cara una ligera sonrisa. Más cuando comparamos al Negro, al Mocho, a Mochiváis con cualquier candidato de nuestro desagrado. Es un perro de gran tamaño y de gran fuerza, que al verlo confrontado con nuestro Harry, un perro que apenas si alcanza de estatura mi espinilla, todo mundo aboga por mi Scotish Terrier.



Ah, por si fuera poco, Mochiváis no es de "raza" (término mamón), no tiene pedigrí, es de la calle. En cuanto supieron que Brenda tuvo varias mordidas en la mano, en los dedos, a la altura de la muñeca, resurgieron comentarios pendejos de algunos que decían: "a mí se me ha echado encima", "es agresivo", "hay que sacrificarlo"...



Sí, nos medio reímos... cuántos de los candidatos a diputados en estos momentos no son juzgados a la ligera así, por su apariencia o por oportunidad de algunos por desahogar sus frustraciones.



IV



Ingrid, mi vecina, me manda un mensaje. Me dice que va a la casa por dinero. ¡Cierto! Yo me salí de la oficina y pedí 100 pesos prestados para tomar taxi. No traigo ni identificación. Sólo le pido un favor: "Suelta a Mochiváis porque la gente es estúpida y vayan a querer dañarlo".



Brenda temía por Harry porque me dice que cuando sujetó a Mochiváis por detrás, vio la cara de Harry que se empapaba de sangre, que le escurría la sangre por los ojos y temía que Mochiváis le hubiera mordido.



Para ese momento, Rebeca ya estaba en casa. Regresó del veterinario. ¡Buenas noticias! Harry tiene laceraciones pero ni una mordida. El doctor asegura que el Mocho sólo se defendió y nunca pretendió morder a mi perro. Mientras, en el CEM, una radiografía nos muestra el tamaño de uno de los colmillos que se enterró en la mano de la Mujer... las sospechas se confirman: Ambos, Brenda y yo, coincidimos... quien la mordió no fue Mochiváis, fue el mismo Harry, quien en su instinto de Alfa, territorialidad, proteccionismo, pierde la cabeza y es difícil contener su ataque, aunque su apariencia sea la de un "perro lindo". La sangre que Brenda vio en la cara de Harry, fue de ella, que al momento de ser mordida, la chorreó.



Cuando fue Brenda al Seguro Social a checar lo de su incapacidad, le dicen que ese día hubo tres personas atendidas en su clínica por mordidas de perro... ¿los cuetes? ¿coincidencias?



V



Más tarde reviso a Mochiváis, tiene una herida en el hocico (donde Harry gusta atacar), una herida en la pata, pero ninguna de gravedad; mas sí mantiene en su mirada la nobleza del amigo. Brenda lo va a saludar y pone gachas las orejas, como avergonzado de lo ocurrido y muestra la cerviz. No existe ni un ápice de resentimiento en Brenda. Es más, hasta lo abraza. Entiende que no fue responsable él, tampoco Harry... las condiciones simplemente se dieron: cuetes, muchos cuetes que gente pendeja estuvo aventando el sábado y tensó a los animales; tener juntos a cinco perros tensos... sólo se requería de un empujón para que algo reventara... sí, el chorreo de sangre fue escandaloso y más cuando la mujer se desmayó... pero más nos escandaliza la facilidad con la que la gente condenó tan pronto a un perro, por su apariencia, por su tamaño, por su fuerza, sólo porque no es de su simpatía, porque hay personas que arrastran frustraciones, y entonces, para ellos, es más fácil pedir su sacrificio antes que preguntar a Brenda qué fue lo que había pasado. Casi igual como ocurre en los medios, en las redes, con algunos candidatos...



PD Por algunos días, o semanas (esperemos que no) la columna de Números Rojos se toma unos días de incapacidad... por andar metiendo la mano donde no debe la Mujer.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Cabify, "potencialmente peligroso"

En el punto 8 de las Condiciones de Uso General de la empresa Cabify, los dos últimos párrafos citan textualmente:

El rostro del asesino

A la hora de decidir qué foto subir en la opinión que daba la Mujer sobre la triste noticia que nos sacudió a la hora de la comida como fue saber que Mara Castilla había sido asesinada, ocurrió algo que me incomodaba... veía una y otra y más fotos de Mara y me resistía a poner su imagen... es que la veía feliz, riendo. Las fotos de Mara me aparecían por todos lados pero no me decidía por ninguna... entonces, decidí hacer lo contrario... no poner la foto de Mara, sino poner la imagen del sujeto que le arrebató la vida.

El citatorio a FHB y priístas vs Miyuli

El dilema que se dio ayer fue si el citatorio de la Fiscalía que llegó a las puertas de uno de los domicilios de Fidel Herrera Beltrán era una respuesta a la petición que hizo Erick Lagos de transparencia y rendición de cuentas al Gobierno de Veracruz por el caso "Yúnete". Como sea, creo que ambos eventos tienen su importancia y relevancia, ajena a las emociones propias que desencadenan los "ismos" de cada quien.

"Chueco" Hernández

¿Por qué en noviembre, recién instalada la LXIV Legislatura, ya se tenía programado cómo iba a quedar la Junta de Coordinación Política así como qué partido la encabezaría?

De "madrinas" a Madrinas

Es evidente que Guillermo Moreno Chazzarini es contador público y no físico, porque epistolarmente, echó abajo la tercera Ley de Newton: A cada acción, corresponde una reacción en igual magnitud pero en sentido inverso.

Se pone sus moños Pepe Yunes

"Yo esperaba..."; así tenía pensado iniciar mi columna atendiendo a la respuesta del Senador con respecto a los nueve meses de Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, un asunto totalmente político que para muchos, es observar a un Pepe Yunes Zorrilla con guantes, eso sí, de técnica depurada en el arte de fisteana, pero que igual, al pegar, duele.

Dos malditos

Acabo de ver una película basada en un comic japonés llamada "Death Note", que en español se traduce en algo tan simple como "La libreta de la muerte".

Veracruz: Una mala y otra buena

Ya iba a hacer meme el domingo por la noche, cuando me llega el Twitter de Roy Campos donde publica la imagen de "@TResearchMx: ¿Cuál es el estado menos pacífico de México?", siendo Guerrero el más violento ocupando el lugar 32. ¿Y Veracruz? ¡Qué creen? Está en el número 10, que si "leemos" la infografía que nos comparte el mero-petatero de Mitofsky, se pudiera decir que casi le falta nada, para entrar a los estados pacíficos del país.

El último de Héctor

Cualquier circunstancia, falla, tropezón o presencia, es aprovechada para sacarle raja, promocionar su mensaje, o mínimo, sacar la carcajada de los presentes. Un informe que si bien está lleno de labor legislativa o trabajo de gestoría, estuvo más salpicado de agradecer la presencia de sutano, perengano o merengano, ¡pero con chanfle! Por supuesto, no podía faltar la posición como oposición, para recargarle el caballo al Gobierno estatal, hoy en manos del PAN, cuando cita:

Crueldad veracruzana

Hay algo que tiene el veracruzano y el mexicano...

Los "Óscares" para Checo y Fer

Me preguntan del reconocimiento que le hacen al diputado Sergio Hernández Hernández por parte de la Napolitan Victory Awards, con sede en Washington, Estados Unidos. En sí, el legislador blanquiazul se hizo acreedor a un galardón nominado "Global Democracy Awards".

Yo sí puedo

Tres videos del Senador Héctor donde da a conocer, como lo marcan los cánones, en menos de 20 segundos, su mensaje que se concentra en dos puntos, que no son precisamente lo que hizo o no en el Senado, sino en el cómo inicia y en el cómo termina: "Soy Héctor Yunes Landa" y "Yo sí puedo".

Copete y Anilú

Hay quienes ven a la diputada local Yazmín Copete Zapot como candidata a la senaduría en la alianza PAN-PRD. Ha de tener algo para que sea considerada para tal aunque tenga yo visión muy corta que sea incapaz de ver ese "algo".

El mundo amarillo

A lo largo de mi vida, he visto cantidad de estrellas fugaces, pero jamás he pedido un solo deseo como lo marcan los cánones de la esperanza.

La suerte de Cándido

No conocí a Cándido y por ende, tampoco su trabajo. No obstante, debió ser un buen reportero y mejor persona por las muestras de afecto que le brindan algunos otros periodistas, fotógrafos y columnistas.