Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
La condena perruna
Antes de desmayarse, la única preocupación que tenía la Mujer era que alguien llevara a Harry al veterinario: "¡tenía sus ojos llenos de sangre!", me decía.
09/05/2016 00:50:45 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
 Mientras, una vecina sujetaba al Mochiváis con la correa de mi perro y lo amarraba a un poste mientras Brenda era subida a una camioneta rumbo al CEM. En una pelea de perros, no sé si temiendo por Harry o por el Mochiváis, a la Mujer se le hizo fácil intervenir sujetando al más grande por atrás mientras trataba de separar sus fauces. Cuando la gente se arremolinó, ya tenían a su víctima, ya habían hecho un juicio, ya tenían un culpable.


II



Llego al Centro de Especialidades Médicas y me recibe mi vecina Ingrid. Le pregunto por las condiciones de Brenda. Me explica a grosso modo y ya con una idea más clara, paso a Urgencias. La veo tendida en una camilla. Quisiera regañarla, pero no sé qué hombre sería capaz de llamar la atención de una guerrera, de mi vikinga, de mi amazona... su primera reacción al verme es preguntarme por Harry, que cómo estaba. Lo desconozco. Rebeca, otra vecina, no se llevó su celular y estamos en ascuas. Me pregunta por Mochiváis porque me dice que supo que lo dejaron amarrado. Su mano ya fue atendida. Me cuenta todo. Sí, de verdad quisiera regañarla, pero no puedo.



III



No puede escribir, pero sí platicamos. Platicamos de la facilidad con la que nosotros, la gente, la comunidad, hacemos juicios tan sencillos pero igual de severos, implacables, contundentes, que no dejamos lugar, espacio a un razonamiento. Las apariencias son nuestras pruebas y lo que otros dicen, más pruebas. Ahora, nos reímos. Aparece en nuestra cara una ligera sonrisa. Más cuando comparamos al Negro, al Mocho, a Mochiváis con cualquier candidato de nuestro desagrado. Es un perro de gran tamaño y de gran fuerza, que al verlo confrontado con nuestro Harry, un perro que apenas si alcanza de estatura mi espinilla, todo mundo aboga por mi Scotish Terrier.



Ah, por si fuera poco, Mochiváis no es de "raza" (término mamón), no tiene pedigrí, es de la calle. En cuanto supieron que Brenda tuvo varias mordidas en la mano, en los dedos, a la altura de la muñeca, resurgieron comentarios pendejos de algunos que decían: "a mí se me ha echado encima", "es agresivo", "hay que sacrificarlo"...



Sí, nos medio reímos... cuántos de los candidatos a diputados en estos momentos no son juzgados a la ligera así, por su apariencia o por oportunidad de algunos por desahogar sus frustraciones.



IV



Ingrid, mi vecina, me manda un mensaje. Me dice que va a la casa por dinero. ¡Cierto! Yo me salí de la oficina y pedí 100 pesos prestados para tomar taxi. No traigo ni identificación. Sólo le pido un favor: "Suelta a Mochiváis porque la gente es estúpida y vayan a querer dañarlo".



Brenda temía por Harry porque me dice que cuando sujetó a Mochiváis por detrás, vio la cara de Harry que se empapaba de sangre, que le escurría la sangre por los ojos y temía que Mochiváis le hubiera mordido.



Para ese momento, Rebeca ya estaba en casa. Regresó del veterinario. ¡Buenas noticias! Harry tiene laceraciones pero ni una mordida. El doctor asegura que el Mocho sólo se defendió y nunca pretendió morder a mi perro. Mientras, en el CEM, una radiografía nos muestra el tamaño de uno de los colmillos que se enterró en la mano de la Mujer... las sospechas se confirman: Ambos, Brenda y yo, coincidimos... quien la mordió no fue Mochiváis, fue el mismo Harry, quien en su instinto de Alfa, territorialidad, proteccionismo, pierde la cabeza y es difícil contener su ataque, aunque su apariencia sea la de un "perro lindo". La sangre que Brenda vio en la cara de Harry, fue de ella, que al momento de ser mordida, la chorreó.



Cuando fue Brenda al Seguro Social a checar lo de su incapacidad, le dicen que ese día hubo tres personas atendidas en su clínica por mordidas de perro... ¿los cuetes? ¿coincidencias?



V



Más tarde reviso a Mochiváis, tiene una herida en el hocico (donde Harry gusta atacar), una herida en la pata, pero ninguna de gravedad; mas sí mantiene en su mirada la nobleza del amigo. Brenda lo va a saludar y pone gachas las orejas, como avergonzado de lo ocurrido y muestra la cerviz. No existe ni un ápice de resentimiento en Brenda. Es más, hasta lo abraza. Entiende que no fue responsable él, tampoco Harry... las condiciones simplemente se dieron: cuetes, muchos cuetes que gente pendeja estuvo aventando el sábado y tensó a los animales; tener juntos a cinco perros tensos... sólo se requería de un empujón para que algo reventara... sí, el chorreo de sangre fue escandaloso y más cuando la mujer se desmayó... pero más nos escandaliza la facilidad con la que la gente condenó tan pronto a un perro, por su apariencia, por su tamaño, por su fuerza, sólo porque no es de su simpatía, porque hay personas que arrastran frustraciones, y entonces, para ellos, es más fácil pedir su sacrificio antes que preguntar a Brenda qué fue lo que había pasado. Casi igual como ocurre en los medios, en las redes, con algunos candidatos...



PD Por algunos días, o semanas (esperemos que no) la columna de Números Rojos se toma unos días de incapacidad... por andar metiendo la mano donde no debe la Mujer.



smcainito@gmail.com


La condena perruna


Salvador Muñoz



Antes de desmayarse, la única preocupación que tenía la Mujer era que alguien llevara a Harry al veterinario: "¡tenía sus ojos llenos de sangre!", me decía. Mientras, una vecina sujetaba al Mochiváis con la correa de mi perro y lo amarraba a un poste mientras Brenda era subida a una camioneta rumbo al CEM. En una pelea de perros, no sé si temiendo por Harry o por el Mochiváis, a la Mujer se le hizo fácil intervenir sujetando al más grande por atrás mientras trataba de separar sus fauces. Cuando la gente se arremolinó, ya tenían a su víctima, ya habían hecho un juicio, ya tenían un culpable.



II



Llego al Centro de Especialidades Médicas y me recibe mi vecina Ingrid. Le pregunto por las condiciones de Brenda. Me explica a grosso modo y ya con una idea más clara, paso a Urgencias. La veo tendida en una camilla. Quisiera regañarla, pero no sé qué hombre sería capaz de llamar la atención de una guerrera, de mi vikinga, de mi amazona... su primera reacción al verme es preguntarme por Harry, que cómo estaba. Lo desconozco. Rebeca, otra vecina, no se llevó su celular y estamos en ascuas. Me pregunta por Mochiváis porque me dice que supo que lo dejaron amarrado. Su mano ya fue atendida. Me cuenta todo. Sí, de verdad quisiera regañarla, pero no puedo.



III



No puede escribir, pero sí platicamos. Platicamos de la facilidad con la que nosotros, la gente, la comunidad, hacemos juicios tan sencillos pero igual de severos, implacables, contundentes, que no dejamos lugar, espacio a un razonamiento. Las apariencias son nuestras pruebas y lo que otros dicen, más pruebas. Ahora, nos reímos. Aparece en nuestra cara una ligera sonrisa. Más cuando comparamos al Negro, al Mocho, a Mochiváis con cualquier candidato de nuestro desagrado. Es un perro de gran tamaño y de gran fuerza, que al verlo confrontado con nuestro Harry, un perro que apenas si alcanza de estatura mi espinilla, todo mundo aboga por mi Scotish Terrier.



Ah, por si fuera poco, Mochiváis no es de "raza" (término mamón), no tiene pedigrí, es de la calle. En cuanto supieron que Brenda tuvo varias mordidas en la mano, en los dedos, a la altura de la muñeca, resurgieron comentarios pendejos de algunos que decían: "a mí se me ha echado encima", "es agresivo", "hay que sacrificarlo"...



Sí, nos medio reímos... cuántos de los candidatos a diputados en estos momentos no son juzgados a la ligera así, por su apariencia o por oportunidad de algunos por desahogar sus frustraciones.



IV



Ingrid, mi vecina, me manda un mensaje. Me dice que va a la casa por dinero. ¡Cierto! Yo me salí de la oficina y pedí 100 pesos prestados para tomar taxi. No traigo ni identificación. Sólo le pido un favor: "Suelta a Mochiváis porque la gente es estúpida y vayan a querer dañarlo".



Brenda temía por Harry porque me dice que cuando sujetó a Mochiváis por detrás, vio la cara de Harry que se empapaba de sangre, que le escurría la sangre por los ojos y temía que Mochiváis le hubiera mordido.



Para ese momento, Rebeca ya estaba en casa. Regresó del veterinario. ¡Buenas noticias! Harry tiene laceraciones pero ni una mordida. El doctor asegura que el Mocho sólo se defendió y nunca pretendió morder a mi perro. Mientras, en el CEM, una radiografía nos muestra el tamaño de uno de los colmillos que se enterró en la mano de la Mujer... las sospechas se confirman: Ambos, Brenda y yo, coincidimos... quien la mordió no fue Mochiváis, fue el mismo Harry, quien en su instinto de Alfa, territorialidad, proteccionismo, pierde la cabeza y es difícil contener su ataque, aunque su apariencia sea la de un "perro lindo". La sangre que Brenda vio en la cara de Harry, fue de ella, que al momento de ser mordida, la chorreó.



Cuando fue Brenda al Seguro Social a checar lo de su incapacidad, le dicen que ese día hubo tres personas atendidas en su clínica por mordidas de perro... ¿los cuetes? ¿coincidencias?



V



Más tarde reviso a Mochiváis, tiene una herida en el hocico (donde Harry gusta atacar), una herida en la pata, pero ninguna de gravedad; mas sí mantiene en su mirada la nobleza del amigo. Brenda lo va a saludar y pone gachas las orejas, como avergonzado de lo ocurrido y muestra la cerviz. No existe ni un ápice de resentimiento en Brenda. Es más, hasta lo abraza. Entiende que no fue responsable él, tampoco Harry... las condiciones simplemente se dieron: cuetes, muchos cuetes que gente pendeja estuvo aventando el sábado y tensó a los animales; tener juntos a cinco perros tensos... sólo se requería de un empujón para que algo reventara... sí, el chorreo de sangre fue escandaloso y más cuando la mujer se desmayó... pero más nos escandaliza la facilidad con la que la gente condenó tan pronto a un perro, por su apariencia, por su tamaño, por su fuerza, sólo porque no es de su simpatía, porque hay personas que arrastran frustraciones, y entonces, para ellos, es más fácil pedir su sacrificio antes que preguntar a Brenda qué fue lo que había pasado. Casi igual como ocurre en los medios, en las redes, con algunos candidatos...



PD Por algunos días, o semanas (esperemos que no) la columna de Números Rojos se toma unos días de incapacidad... por andar metiendo la mano donde no debe la Mujer.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Veracruz, más que Duarte

Han de disculpar el tema, pero en lo particular, me preocupa sobremanera que amigos de cualquier punto del sistema solar, cuando citan Veracruz, su campo semántico arroje en primera instancia a Javier Duarte de Ochoa y todo lo que ello implica: corrupción, empresas fantasma, cáncer, desvío de recursos, y un largo etcétera.

Castigo a Veracruz

Javier Duarte de Ochoa guarda todos los males del planeta cual si fuera una moderna caja de Pandora que a veces pareciera "Caja china".

La más cara y peligrosa

El ingeniero Héctor Ignacio Sandoval Quezada ha pasado por los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla; también ha pedido la intervención de los diputados federales Rocío Nahle y Cuitláhuac García y en sendos casos, la respuesta a su estudio, análisis, observación y advertencia, ha sido la misma: indiferencia total ante el hecho de que Veracruz tenga no sólo una de las carreteras más caras de México, sino del mundo, y a ello se le agrega un dato adicional: igual de peligrosa.

Veracruz en Flashmob y Flashback

No sé de quién fue la idea... pero fue fantástica. El video apenas lo vi este domingo, pero el evento ocurrió el sábado por la tarde en el parque Juárez... ¡cómo me hubiera gustado verlo en vivo!

Yunes y los medios

Hay quienes definen la relación de Yunes Linares con medios como muy mala, aunque creo que es cuestión de perspectivas.

Héctor Lechuga: Una broma a la tumba

¿Por qué Coatepec?, pregunté, un poco intrigado, y quizás un poco indignado.

Salarios del Congreso

Entiendo que la lista de personal del Congreso local donde exhibe un salario envidiable es viejo (más en estos tiempos de crisis de convenios, chayotes y mochadas), mínimo, con un mes de retraso o más, pero no por ello, deja de incomodar por los sueldos que se manejan.

Frida Celeste y sus chavos

La reunión de ex dirigentes juveniles, universitarios y otros más, fue un éxito.

Y si va Nahle por el Senado...

Se habla mucho de las candidatas veracruzanas a la Senaduría para este 2018, encasillando hasta el momento a tres damas: Anilú Ingram y Elizabeth Morales, por parte del PRI, así como por parte del PAN, a Indira Rosales San Román, aunque ahora ya empiezan a encartar a Yazmín de los Ángeles Copete Zapot por parte del PRD.

El perro de la camioneta

Tiene varios días que un joven llega en una camioneta Ford Explorer, entre gris y azul; se estaciona justo enfrente del contenedor de basura, y se dirige a uno de los edificios del módulo de Araucarias, específicamente al "A" en el segundo piso, de Jardines de Xalapa.

¿Trazos de un loco?

Fue en marzo o abril del 2014 cuando vi por primera vez uno de esos trazos. Colgado en una pared, enmarcado, llamó mi atención y por supuesto, quise saber qué era. Mi interlocutor me preguntó: "¿Qué te parece?"

Héctor y Pepe: Estrategias

Ahora sí, como dijera la canción "Despacito" pero poco a poco se nos van metiendo y lo mejor o peor, de acuerdo a los intereses de cada quien, igual nos van involucrando en su disputa interna. Así, tanto Héctor como Pepe Yunes nos convidan de su interés por ser uno de ellos el candidato del PRI a la Gubernatura.

Anilú o Ely... ¿y Javier?

Apenas el 26 junio, el Issste de Veracruz entregó uniformes e indumentarias a médicos, enfermeras, personal administrativo y asistencial de la Clínica Hospital Xalapa, la Estancia de Bienestar Infantil y las oficinas delegacionales.

Henry Cruz y las Fake News

Tengo amigos y parientes en Whatsapp que son la delicia de mis días... apenas voy amaneciendo cuando unos, me mandan un mensajito pidiendo a Dios que me vaya bien en mi día... ya paso al sanitario, cuando me llegan las columnas más relevantes del momento... no falta el amigo que me manda un video con enfoque católico... ¡por supuesto! no puede faltar el que tiene el meme de moda... tenía un amigo que me mandaba fotos de mujeres desnudas, pero dejó de hacerlo... aunque me saltó otro cuate que siempre me da "los buenos días" con chicas exuberantes... ¡ah! también tengo otros que me pasan la información de lo que ocurre en el momento y unos más que me mandan lo que en el gabacho se puede tachar como "Fake News".

Margarita

Ya me habían advertido... "venimos con un retraso, pero no mayor de 10-15 minutos".