Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Amor de candidato

Imagine la lectora que va caminando por las calles de su ciudad, de su pueblo, de su colonia, de su comunidad... en ese momento, una mano se coloca por detrás de su hombro, firme, pero a la vez delicada, pidiéndole que se detenga con la siguiente conversación:

30/05/2016 23:21:47 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
"Señorita, siento molestarla... pero usted pasó delante de mí... y cuando la vi... ¡la encontré tan bella! ¡tan magnífica! que me dieron ganas de hablarle... ¿Quisiera saber si puedo inmortalizar este momento... besándola?"


Imagine por favor que esto que acaba de leer entrecomillado, no duró segundos, sino llévelo a un lapso de un mes o dos meses... sí, exactamente como lo que duraron las campañas para Gobernador y para diputados... ¿cuál sería su respuesta, entonces?



II



La conversación es tomada de una de mis canciones favoritas de Adanowsky, "Un sol con corazón", pues el intro del video siempre me recuerda el papel de nuestros candidatos en campaña, tratando de enamorarnos, haciéndonos la corte, prometiendo cosas que para los corazones rotos, decepcionados, son incapaces de entender... a menos que les hagan la promesa precisa con las palabras correctas, para que entonces, vuelvan a sentir la pasión de un corazón enamorado y entonces, nuestro tenorio simplemente aplique la máxima ¿donjuanesca? ¿politiquesca? ¿o ambas? que es "prometer hasta meter; una vez metido, olvidar lo prometido".



III



La promesa de un vestido blanco, de una casita y dos chilpayates es tan similar a obras, cárcel, justicia, seguridad, empleos... la mayoría de las promesas son iguales porque todas tienen el mismo objetivo... no importa quién lo diga, el asunto es cómo se diga, y por supuesto, a quién se lo diga, a qué hora y en dónde se lo diga. Quien sabe enamorar, sabe que no puede emplear la misma técnica para Chana que para Doña Pomposa; así es el candidato... no puede dar el mismo discurso al de Córdoba que al de Xalapa aunque en ambos, se pase del dicho, a la dicha; y del hecho, al lecho...



IV



Hay dos tipos de electores. El que vota a sabiendas de que ha de recibir un beneficio personal, particular, para sí; y el que vota de buena fe, porque cree en las palabras del candidato, porque ve en su cara un dejo de esperanza, de confianza, hasta de bondad... pero en estos dos tipos de electores hay una enorme coincidencia... su voto será por percepción... el primero, porque percibe algo a cambio; el segundo, porque percibe que el candidato "es el bueno", aunque no perciba nada a cambio...



V



¿Se puede razonar el voto? ¡Claro! ¡Claro que se puede! El asunto es que se quiera... el asunto es que nos interese... el asunto es que nos mueva... hay quienes ondean las banderas contra la corrupción, contra la inseguridad, contra la impunidad y levantan voces... hay quienes ondean las banderas a favor del empleo, del cambio, de la certidumbre y generan esperanza... hay quienes ondean las banderas de la revolución, donde no haya apellidos ni los mismos partidos de siempre, y generan incertidumbre, pero no en sus seguidores, sino en los otros abanderados.



Pero al final, cuando todos y cada uno de nuestros candidatos nos hablan al oído, con ese aliento cálido que hace que desde la nuca hacia abajo se erice nuestra piel, más cuando nos susurran despacito: "¿Quisiera saber si puedo inmortalizar este momento... con un beso?", hemos de ver este domingo, cuántos se aprietan su calzón y cuántos hemos de aflojar la prenda amada, que de seguro, será bien acogida por el candidato que la reciba... pero lo mejor es que la chispa del amor durará al menos dos años, pues habrá elecciones en 2017 y 2018, llenas de promesas, de esperanzas... ¡y de candidatos enamorándonos!



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.