Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Duarte y los alcaldes del PRI
Javier Duarte de Ochoa ya perdió el juicio... ¡je! no se espante, me refiero al Juicio Mediático.
03/10/2016 22:55:59 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
Cualquier cosa que ponga o salga en las redes sociales, de inmediato la respuesta es agresiva, ofensiva, despectiva. Vamos, la libertad de las redes sociales permite que todos, de un modo u otro, prodiguen anatemas al por mayor a quien es el villano favorito en Veracruz.


Javier Duarte de Ochoa tiene en su haber otro juicio al que tiene que enfrentar: el Juicio Partidista. Hace una semana, parecía que lo tenía perdido, de no ser por el papel (o papelazo) de su principal inquisidor: Enrique Ochoa Reza, quien mientras se ofende de las acusaciones que hacen contra Javier Duarte, las que hacen en contra de Rubén Moreira, de Coahuila, hermano de otro enjuiciado por los medios, Humberto Moreira, dijera otro ilustre priista, "ni las ve ni las escucha". En pocas palabras, el PRI nacional incurre en incongruencia.



El asunto es esperar si las denuncias de carácter ministerial que hay en contra de Javier Duarte de Ochoa alcanzan el grado de Juicio legal...



II



Mientras Fuente Ovejuna está a la espera de llevar al cadalso al Gobernador, la que hoy todavía es oposición deberá cambiar la estrategia a impulsar en los municipios, próximos a elegir presidentes municipales, no sé si desde ahora o una vez asumiendo el poder.



No se trata de ser un genio para adivinar lo que viene: el "Juicio" a los alcaldes, en especial a los que hoy ocupan plaza priista, como pueden ser Veracruz, Coatza, Xalapa, Orizaba, Tuxpan, por citar no "algunos", sino los importantes tanto por su número electoral y hasta por el presupuesto que manejan.



¿Qué tipo de juicio? Puede ser un "Juicio Político", en el sentido de atacar su "nula obra"; su "pésima labor" política ante los problemas sociales que aquejan al municipio; también podría enfocarse a su "ausencia de sensibilidad política" o simplemente "corrupción".



Es posible que haya quienes cubran en su totalidad los que han de ser "los señalamientos" que la hoy oposición endilgará el día de mañana o en los días por venir; en una de ésas, si a ningún edil le pueden colgar tales anatemas, bastará entonces con recordar su génesis, su origen, su cuna: "es priista".



III



Por eso, a estas alturas, si el PRI (junto con sus partidos aliados) quiere, mínimo, mantener sus más de 100 alcaldías para tener algo que apostar al 2018, habrá que ver el papel que desarrollen en el cierre de su administración sus ediles como pueden ser Américo Zúñiga, Ramón Poo, Manuel Rosendo Pelayo, Jorge González Azamar, Joaquín Caballero Rosiñol, Juan Manuel Diez Francos, Ruiz Díaz, entre otros...



Aunque es posible que no importa qué tanto hagan, desarrollen, generen... las pasadas elecciones dieron muestra de ello. Orizaba, Tuxpan, Coatza, Xalapa, ejemplos donde si no fue Morena fue el PAN.



IV



El PRI tendrá que apostar a una alianza entre ellos mismos y buscar una reconciliación con la sociedad. Apostar a los cuadros jóvenes pero no a los que hicieron de la política un instrumento de poder y no de servicio. Reinventarse. Los cotos de poder ya dejaron de serlo. El sindicalismo es más ficticio que su líder. Quizás lo único real sea su militancia, la que todavía cree en el PRI, que ya se despabiló y dejó ese estado de shock que sobrevino desde el cinco de junio; esa militancia que ya está pedaleando su municipio tratando de reagrupar a su gente, a sus conocidos, a sus amigos, porque cree que hoy más que nunca, es la oportunidad de crecer, porque una vez que el PRI tocó fondo, sólo hay de dos: quedarse abajo o empezar a salir. Así como en Emiliano Zapata, donde ya trajina un Daniel Baizabal tratando de ser una opción para su partido. Por eso, el priismo espera que así se vean, animados, a esos militantes que antes se peleaban por ser candidatos y hoy, ni sus luces se ven en Xalapa, en el Puerto, y en otros municipios, como si el Juicio Mediático y Partidista que pesa en Javier Duarte de Ochoa, los hubiera alcanzado por el hecho de ser priista o peor aún, como si fuera una vergüenza ser priista. Claro, pueden abogar que el duartismo no es lo mismo que priismo, pero es innegable que el silencio del partido y de sus máximos representantes, también los hizo cómplices. Reinventarse y caminar, la tarea interna; reconciliarse con la sociedad, la externa. Mientras, a esperar que Javier Duarte de Ochoa confronte, si es que llega, el Juicio legal que Veracruz desea.



smcainito@gmail.com


Duarte y los alcaldes del PRI


Salvador Muñoz



Javier Duarte de Ochoa ya perdió el juicio... ¡je! no se espante, me refiero al Juicio Mediático. Cualquier cosa que ponga o salga en las redes sociales, de inmediato la respuesta es agresiva, ofensiva, despectiva. Vamos, la libertad de las redes sociales permite que todos, de un modo u otro, prodiguen anatemas al por mayor a quien es el villano favorito en Veracruz.



Javier Duarte de Ochoa tiene en su haber otro juicio al que tiene que enfrentar: el Juicio Partidista. Hace una semana, parecía que lo tenía perdido, de no ser por el papel (o papelazo) de su principal inquisidor: Enrique Ochoa Reza, quien mientras se ofende de las acusaciones que hacen contra Javier Duarte, las que hacen en contra de Rubén Moreira, de Coahuila, hermano de otro enjuiciado por los medios, Humberto Moreira, dijera otro ilustre priista, "ni las ve ni las escucha". En pocas palabras, el PRI nacional incurre en incongruencia.



El asunto es esperar si las denuncias de carácter ministerial que hay en contra de Javier Duarte de Ochoa alcanzan el grado de Juicio legal...



II



Mientras Fuente Ovejuna está a la espera de llevar al cadalso al Gobernador, la que hoy todavía es oposición deberá cambiar la estrategia a impulsar en los municipios, próximos a elegir presidentes municipales, no sé si desde ahora o una vez asumiendo el poder.



No se trata de ser un genio para adivinar lo que viene: el "Juicio" a los alcaldes, en especial a los que hoy ocupan plaza priista, como pueden ser Veracruz, Coatza, Xalapa, Orizaba, Tuxpan, por citar no "algunos", sino los importantes tanto por su número electoral y hasta por el presupuesto que manejan.



¿Qué tipo de juicio? Puede ser un "Juicio Político", en el sentido de atacar su "nula obra"; su "pésima labor" política ante los problemas sociales que aquejan al municipio; también podría enfocarse a su "ausencia de sensibilidad política" o simplemente "corrupción".



Es posible que haya quienes cubran en su totalidad los que han de ser "los señalamientos" que la hoy oposición endilgará el día de mañana o en los días por venir; en una de ésas, si a ningún edil le pueden colgar tales anatemas, bastará entonces con recordar su génesis, su origen, su cuna: "es priista".



III



Por eso, a estas alturas, si el PRI (junto con sus partidos aliados) quiere, mínimo, mantener sus más de 100 alcaldías para tener algo que apostar al 2018, habrá que ver el papel que desarrollen en el cierre de su administración sus ediles como pueden ser Américo Zúñiga, Ramón Poo, Manuel Rosendo Pelayo, Jorge González Azamar, Joaquín Caballero Rosiñol, Juan Manuel Diez Francos, Ruiz Díaz, entre otros...



Aunque es posible que no importa qué tanto hagan, desarrollen, generen... las pasadas elecciones dieron muestra de ello. Orizaba, Tuxpan, Coatza, Xalapa, ejemplos donde si no fue Morena fue el PAN.



IV



El PRI tendrá que apostar a una alianza entre ellos mismos y buscar una reconciliación con la sociedad. Apostar a los cuadros jóvenes pero no a los que hicieron de la política un instrumento de poder y no de servicio. Reinventarse. Los cotos de poder ya dejaron de serlo. El sindicalismo es más ficticio que su líder. Quizás lo único real sea su militancia, la que todavía cree en el PRI, que ya se despabiló y dejó ese estado de shock que sobrevino desde el cinco de junio; esa militancia que ya está pedaleando su municipio tratando de reagrupar a su gente, a sus conocidos, a sus amigos, porque cree que hoy más que nunca, es la oportunidad de crecer, porque una vez que el PRI tocó fondo, sólo hay de dos: quedarse abajo o empezar a salir. Así como en Emiliano Zapata, donde ya trajina un Daniel Baizabal tratando de ser una opción para su partido. Por eso, el priismo espera que así se vean, animados, a esos militantes que antes se peleaban por ser candidatos y hoy, ni sus luces se ven en Xalapa, en el Puerto, y en otros municipios, como si el Juicio Mediático y Partidista que pesa en Javier Duarte de Ochoa, los hubiera alcanzado por el hecho de ser priista o peor aún, como si fuera una vergüenza ser priista. Claro, pueden abogar que el duartismo no es lo mismo que priismo, pero es innegable que el silencio del partido y de sus máximos representantes, también los hizo cómplices. Reinventarse y caminar, la tarea interna; reconciliarse con la sociedad, la externa. Mientras, a esperar que Javier Duarte de Ochoa confronte, si es que llega, el Juicio legal que Veracruz desea.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Veracruz

La noche del sábado pude haberla disfrutado mucho...

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.