Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
ROLLING IN CUBA
30/03/2016 - Habana, Cuba.
por Pablo Jair Ortega
Uno creería que la Ciudad de México sería la joya de la corona de sus satánicas majestades donde Los Rolling Stones cerrarían su gira por Latinoamérica… Pero el anuncio de realizar un concierto gratuito en Cuba literalmente cambió la historia.
30/03/2016 02:18:44 - Xalapa, Ver. por Pablo Jair Ortega
Dice un poeta tabasqueño que a Cuba se
pone el primer pie y uno ya debe estar libando hasta que se aborda el avión a
México; que así se inspiran los que escriben en esta tierra atrapada en la
nostalgia del pasado, donde Hemingway hizo famoso al mojito de La Bodeguita y
el Daiquirí de La Floridita.



 





A La Habana llegamos Betogato, el Rogo y
un servidor un día después de que Barack Hussein Obama visitó la isla y rompió
con la ausencia de un presidente gringo en más de 50 años. La capital cubana
tenía todavía ese tufo a canción de Bob Dylan: “The times are changing” (quizás
es mi imaginación pacheca) y desde el aeropuerto José Martí hasta el centro de
Cuba, Don Rondán nos lleva en su taxi amarillo a una velocidad bastante rápida,
considerando que la considerable distancia hasta el hotel se hizo en pocos
minutos.





 





En un principio uno pensaría que las
avenidas están así de arregladas precisamente por la reciente llegada del
presidente negro, pero La Habana ha puesto especial desempeño en cuidar sus
calles… Al menos las más públicas y recorridas. Ni un sólo bache, pues.





 





El famoso Capitolio se encuentra en
remodelación, rodeado por láminas y andamios, como otros edificios de la parte
medular de La Habana. Algunos vehículos viejos descansan para esperar la mañana
y ser repartidos entre los turistas; pero por las noches, las calles están
desoladas, con uno que otro vestigio de trasnochados que entran a los hoteles a
seguir la parranda.





 





Tratando de imitar los pasos de Ernesto
(que no el Ché) la madrugada se pasa entre latas de cerveza Cristal y Bucanero
en el Hotel Inglaterra.





 





Jorge, el guardia de seguridad que cumple
años, acaba de correr a dos que se hacían pasar por clientes, pero en realidad
andaban ofreciendo el servicio de hospedaje en casa particular… “Esos dos no
son buenas personas; tengan cuidado”.





 





Mientras las chelas corren y corren y
corren y corren…





 





VARADERO





 





Amanece. La Habana, acostumbrada a
trabajar, con Obama o sin él, no se detiene. Ya andan en la jornada quienes
venden desde puros hasta viajes en coco-taxi o carruajes “a precio especial
porque ustedes son mexicanos”.





 





Dicen que Varadero tiene una de las
playas más hermosas del mundo, pero con el único inconveniente de que para
seguir la tradición “jemingüeyana” se promueve el “self-service” y es una lata
andar buscando néctares que te dan en unos vasitos bastante milimétricos. Ahora
se entiende porque los turistas llevan sus propias garrafas de litro en mano o
botellas de vino completas y andan permanentemente ebrios.





 





Una sarta variada de montañas femeninas
de todos los colores, formas y tamaños. Es inevitable apreciar, coño, esa
alfombra tendida bajo el sol… Como un horizonte erótico.





 





La llegada a este paraíso también fue
atropellada: luego de dos horas en el trayecto entre La Habana y Varadero (a un
costo bastante considerable de 80 pesos convertibles, algo así como mil 300
pesos mexicanos), nos equivocamos de hotel y tuvimos que tomar otro taxi que concretamente
era un huevito. Un carro chino o ruso o vaya usted a saber qué tipo era, pero
el Alfredo nos dice que sí cabemos y nos cobra 5 pesos por llevarnos al hotel
correcto… que está al lado.





 





Así que imagine a tres tipos regordetes
amontonados en la parte posterior cagados de risa.





 





Cuba amanece con mucho movimiento. En
Varadero el tour es por 150 pesos cubanos convertibles diarios (los famosos CUC)
para viajar desde temprano a La Habana y regresar al hotel a las 5 de la tarde.
Pero lo correcto, al menos por hoy con todo el desvelo y las ganas de seguir
catando, es ir a esa playa transparente. La otro fue arrimarse a la alberca y
platicar con Rosa, la bar-tender, de buena mano para los cocteles con ron.





 





Entre la plática surge la anécdota de que
en la carretera nuestro taxista Erick fue detenido por un motopatrullero…





 





--¿Y le pidió un varo?





--¿Qué es varo? ¿Dinero?- interrumpe
Rosa.





Se asiente.





--No, chico, tú estás equivocado. Aquí en
Cuba no podemos hacer eso. Está prohibido. Si lo detuvieron es porque debe haber
ido a exceso de velocidad y le deben haber llamado la atención, pero la policía
no te pide dinero.





 





Explica que en la isla si algo tienen muy
presente, es que la seguridad es un factor determinante para cuidar al turista
(especialmente el de Varadero) y también a los cubanos.





 





De repente llegan unas mexicanas a pedir
tequila, y aparecen en escena dos nombres desconocidos al menos para este
relator: José Sarmiento (cuya etiqueta es la del típico mexicano huevón parado
junto a un nopal) y Olmeca, cultura que a lo mejor manejaba el agave y allá en
México lo desconocíamos…





 





¡Tómala, Jalisco!





 





LA HABANA





 





Que al día siguiente habría que pararse
temprano al concierto de los Rolling Stones. En las orillas de los pueblitos,
cientos de cubanos esperan la “Gua-gua” que los lleva al trabajo, en plena
oscuridad de las 6 de la mañana.





 





Algo tiene Cuba estos días que en pocas
semanas tuvo tres visitas relevantes de alto nivel: el Papa Francisco, el
primer presidente negro de los Estados Unidos y el concierto de los Rolling. La
capital de la nueva trova parece un lugar cuyo romanticismo es inevitable, y
atrae precisamente por su historia, su música, su desmadre.





 





Sí, hay quienes vienen a visitar mujeres
muy hermosas. “S-exo” también ocurre.





 





Hay uno que otro gringo, como Bridget, la
escritora viajera de Nueva York con la pierna tatuada, quien platica que han
sido dos semanas increíbles en La Habana y que su viaje pasó en conexión con la
Ciudad de México, por las restricciones todavía existentes de vuelos entre Cuba
y Estados Unidos.





 





De hecho el turismo predominante es el de
los canadienses, quienes también tienen convenios con Cuba en materia de
exploración y refinación petrolera. Sobre la carretera a La Habana se ven esas
instalaciones y el inconfundible aroma a hidrocarburo que recuerda a
Minatitlán, Poza Rica o cualquier otra ciudad petrolera de Veracruz.





 





Hay también mucho chino, ruso y
latinoamericanos. Uno que otro español. Admiten que toleran muy forzosamente al
venezolano, a quienes señalan por nunca dejar propina, quejarse por todo y
llegar a venderles a los cubanos ropa usada y celulares descompuestos,
aprovechándose de la situación.





 





Café cubano necesario y unas huevos
fritos con embutidos. Pan dulce para amarrar.





 





En La Habana Vieja, los barrios inundados
de santeras que fuman puros enormes y te piden que te tomes unas fotos con
ellas para cobrarte, a cambio de no recibir una maldición. Así que como diría
Chico Ché: “¡Ushcale, ushcale!”.





 





“La Bodeguita de Enmedio” también es
inevitable, como lo es atascarse de mojitos y rayar las paredes. Se prepara
también la mezcla de mojito con Cristal y resulta algo así como un “bull”
bastante delicioso.





 





Hay todavía un afiche del encuentro
Obama-Raúl, en la que decenas se fotografían como parte del tour. Por estas
calles anduvo el presidente estadounidense.





 





En La Habana Vieja, algo tienen los
mexicanos que los distinguen inmediatamente. Los cubanos sienten curiosidad por
saber cómo están las cosas en el terruño. De hecho saben que Veracruz es parte
de la historia cubana: que de Tuxpan partió el Granma para iniciar la
revolución y que Fernando Gutiérrez Barrios fue un personaje determinante para
que Fidel y su comitiva estuvieran protegidos antes de iniciar su trayecto a la
isla para iniciar su aventura armada.





 





Son las cuatro y hay que ir a la Ciudad
Deportiva, a donde ya se ven llegar por montones a miles. Es curioso, pero son
pocos los cubanos que saben quiénes son los Rolling Stones y acaso reconocen
“Satisfaction”. Lo que sí es que sienten curiosidad por ver a una banda
legendaria, porque para la fiesta son buenos.





 





Es jueves feriado y el smog de autos
viejos inunda las calles. Leymar, el taxista, acuerda estar todo el día con
nosotros sirviendo de transporte, hasta al final de la jornada.





 





CIUDAD DEPORTIVA





 





La sede es un enorme complejo con canchas
de futbol y beisbol. Desde las primeras horas del viernes se logra distinguir
una gran cantidad policías y personal de seguridad que rodean dicha zona.





 





Lo que sí es difícil de encontrar es un
baño, una letrina como esas portátiles que abundan en los eventos masivos en
México y la vejiga no perdona. Dos letrinas a los costados de los accesos son
insuficientes para quienes aprietan las piernas nerviosos de que salga algún
inevitable chisguete. Hasta una hora en línea.





 





Detrás de nosotros está una mujer sueca
fumando. Se llama Helena y pregunta por las canciones que se oyen en las
bocinas; con ella la plática sigue hasta que por fin se logra descargar y espera
a la salida para presentar a su amiga Ulla. Se platica de todo: de los
Cardigans, de ABBA, de los libros de Stieg Larsson, de los terribles atentados
en Europa; que Helena vive en un pueblo donde hay días donde sólo hay cuatro
horas de noche y el resto es de día. Ulla habla un poco más de español y
comenta que tienen ya dos semanas en la isla. Se nota su encanto con Cuba. Hay
que despedirse porque la gente sigue llegando y también hay que trabajar… Algún
día iremos a Suecia… ¡Oh, sí!.





 





A sacar la “charola” de prensa, por si
sirve de algo. Con eso se accede a un punto donde está amontonados los
periodistas y también para rodear la gran multitud de en medio.





 





A las 20.36 horas, tiempo de La Habana, los
“RolinsEstón” brincan el escenario a hacer historia con “Jumpin Jack Flash”,
ante un mar de al menos medio millón de personas. Preciso: un océano de gente.





 





Muestran la misma vitalidad mostrada en México,
pero el espacio fue totalmente rebasado al de casa. Los cubanos también
exclamarían su sorpresa de que no habían visto tanta gente reunida y que
incluso esto rebasó al Concierto de La Paz (aunque este contabilizó más de un
millón en La Plaza de la Revolución). Lo curioso es que el cubano común no
conoce los Rolling, ni saben de dónde son; algunos incluso decían que son
americanos. Podría considerarse una apatía natural, pero es que los cubanos
sencillamente no los conocen.





 





Y es que el mismo Jagger lo dijo en ese
español que se le oye bastante chusco, pero con un mensaje contundente para lo
que sería un régimen con fama de autoritario: “Era difícil que escucharan
nuestra música, pero aquí estamos… Los tiempos están cambiando”.





 





Como cocuyos los miles de celulares de
servicio limitado grabando a los británicos mientras transcurre la noche con
“It’s Only Rock And Roll (But I Like It)” y “I’m Out”, donde Jagger se puso a retozar
como tocotín. El escuálido líder dice que “es una noche inolvidable” y cambia
“Wild Horses” por “Angie”: “esta es dedicada para los cubanos románticos”,
dice.





 





A las 21.11 habla de un problema técnico
para seguir continuando el concierto, por lo que decide platicar con los
cubanos. Dice que están pasando una “noche muy chévere” y que hace mucho calor.
Que anoche cenaron fish and chips en la embajada británica y bebieron whisky,
pero que también hubo arroz con frijoles. Que finalizaron la noche bailando
rumba. Siguen con “Paint It Black”.





 





Y es que Jagger parece tener la vitalidad
de un adolescente de 20 años. Junto a Richards son el ejemplo de que los
excesos no destruyen, chamacos. A lo mejor perpetúan. Neta.





 





Siguen con “Honky Town Woman” y le cede
el micrófono a Keith para el momento de escuchar un poco de blues acompañado de
Ron Wood y Charlie Watts. Se les une después Mick con su harmónica.





 





“Midnight Rambler”, que se extendió con
los riffs y solos de Richards y Wood; “I Miss You”, “Start Me Up”, “Sympathy
For The Devil”, “Brown Sugar” y cerrar con un coro de cubanos en “You Can’t
Always Get Want You Want” y el himno “Satisfaction”.





 





Antes de cerrar, Mick Jagger haría un noble
reconocimiento: “Gracias Cuba por toda la música que has regalado al mundo”.





 





Y así medio millón de cubanos y
visitantes de otros países salieron del concierto como una marabunta excitada
que tomó las calles como cuando la Revolución Cubana.





 





Sí, como aquellas épocas que todavía
subsisten en las paredes de La Habana con sus mensajes rebeldes, testigos
fieles de que los tiempos están cambiando para Cuba.


Otras Entradas

Otras Entradas

MIENTRAS JUEGAN CON LA SEGURIDAD, QUEDA EN MEDIO "LA PROLE"

Al Cáscara le vale madre la Navidad: --Chopenjawer

EL MENTIROSO, LOS ENFERMOS Y EL SIN-MANDO

Maluma se arruga, Téllez Marié se desploma; los afectados por el cambio... de temperatura --Chopenjawer

TANTAS MUERTES VIOLENTAS EN TAN POCAS HORAS

Y entonces canté, "¡Mozoooo-oooo-oooh! ¡Sírveme un Jack con Coca!" --Chopenjawer

ISSSTE-VERACRUZ EMBARRA AL LÍDER ESTATAL DEL PRI

El Santuario de Las Garzas de Xalapa ya debería ser nombrado Santuario de la Muerte y las monas de guayaba --Chopenjawer

ISSSTE-VERACRUZ RECICLA EMPRESA FANTASMA DE BERMÚDEZ, SEGÚN VIDEO

AMLO quiere amnistía para narcos y Cascarita quiere dinastía en el Palacio --Chopenjawer

YUNES TRAICIONA A ANAYA; APOYARÁ AL PRIISTA MEADE

Otro fin de semana sangriento y con desempleadas --Chopenjawer

DETIENE FISCALÍA A LA CANDIDATA INDEPENDIENTE A LA GUBERNATURA Y LA ACUSA DE SECUESTRO

En Pacho Viejo, lo único que se fuga es el tiempo...: Chopenjawer

¿YA SE PELEÓ EL GOBIERNO DE VERACRUZ CON EL REFORMA?

Ayer fue el IHOP de Boca del Río; hoy fue en plena comparecencia; Diciembre ventila el gusto por el porno... --Chopenjawer

¿YA SE PELEÓ EL GOBIERNO DE VERACRUZ CON EL REFORMA?

Ayer fue el IHOP de Boca del Río; hoy fue en plena comparecencia; Diciembre ventila el gusto por el porno... --Chopenjawer

LE REVIRAN AL GOBER BERRINCHUDO; MURIÓ "MOISÉS"

"El gober estaba enojado y eso lo llevó a decir cosas que no pueden ser" --Chopenjawer

DEJAN SOLO AL GOBERNADOR EN EL TEMA DE SEGURIDAD

Es claro que debe haber intervención de las tres órdenes de gobierno en el tema de la seguridad.

VIOLENCIA DESATADA EN TRES REGIONES; OTRA VERSIÓN DEL ASESINATO DE SANTANA

"José Antonio Meade es el candidato del PRI a la Presidencia; se debilita Cascarita porque queda fuera su amigo Osorio Chong" --Chopenjawer

EJECUCIÓN DE SANTANA: PARA CULPAR A LAS AUTODEFENSAS Y QUITARSE DE ENCIMA A LA COMPETENCIA

"Tengo una bolita que me suba y me baja":--Chopenjawer

DOS GRUPOS ARMADOS SE DISPUTAN HIDALGOTITLÁN; FUERON 200 SICARIOS

"Nadie sale vivo de aquí": Chespirito

¿QUIÉN MATÓ A SANTANA CRUZ BAHENA?, ¡MALAGRADECIDOS Y MUERTOS DE HAMBRE!

Aunque lo intentaron negar desde el sexenio pasado, la existencia de grupos armados llamados de "autodefensa" pululan en la zona sur de Veracruz, específicamente en la zona rural de Minatitlán, colindando con los municipios de Hidalgotitlán, Uxpanapa Jesús Carranza y hasta Las Choapas.