Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Ana de la Reguera y Carito

Hace muchos años, pero muchos años, en un pueblo lejano, una familia tenía una perrita. La llamaron Yuri.

06/01/2011 01:49:45 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


A ciencia cierta desconozco si así fue llamada en honor al astronauta ruso Gagarin, quien en 1961demandaba preservar la belleza que desde el espacio contemplaba.



En fin...



Pero Yuri, nuestra Yuri, nuestra perrita, no era astronauta si no, quizás le hubieran llamado Laika. Lo que sí, era vigilante estricta de la casa, noble amiga que fue capaz un día de perdonar la traición del abuelo, que en cierta ocasión la “regaló” y una tarde, por la parte posterior del enorme terreno que poseía el viejo, la vi aparecer... venía cansada, agotada, pero heroína... quién sabe cuánto pasó y cuántas hambres debió, para volver de nuevo a la casa y saludar a todos, con el mismo amor de siempre.



Más tarde, Nancy, una perra negra, de buen tamaño pero más grande de nobleza, fue compañera de la fiel Yuri.



Nancy fue la madre de Dingo, el perro loco que destrozó mis libros de primaria cuando dejé en el patio la mochila. O el mismo perro que jugando, me mordió la pierna. El mismo can que brincaba grandes alturas para arrancar la ropa del tendedero y destrozarla. Por supuesto: nadie tocaba a Dingo, el perro consentido del abuelo, quien conmigo y demás familiares, le lloramos a cántaros su muerte sorpresiva en el patio… la del perro. Sólo alcancé a escuchar un golpe seco, pero sabía que algo había pasado. Fui el primero en verlo muerto.



Y sólo nos quedaron de nuevo Nancy y Yuri.



Mi vida con ellas hubiera sido normal de no aparecer una joven cantante, jarocha por cierto, que llevaba el nombre de mi perra: Yuri.



Y si ya eso era complejo para mi corta edad tratar de entender por qué una mujer se llamaba igual que mi perra, llega una amiga de la familia, con una niña de rubios caireles quemados por el sol, si no mal recuerdo (por cierto, también jarocha) ¡que se llamaba igual que mi otra perra: Nancy!



Ha de imaginar el lector la cara de la visita cuando hice la precisión de que la niña tenía el mismo nombre que nuestra perra.



Sí... siempre he sido imprudente con mis observaciones.



Mi familia entonces creo que decidió buscar otros nombres a las nuevas mascotas: Hubo un Urko, una Kina o Quenna; igual la Kimba; la Pelusa, Motita (mi gata con un pequeño apéndice como cola, tipo lince), la Cucha.... y con mi gato Silvestre parecía que se volvía a repetir la historia de utilizar “nombres propios” en animales.



Pero no... hasta ahí quedó. Al menos que Harry Grappa o Harry Jackson Sosa se molesten de que mi perro, el scotish terrier, se llame así: Harry... que conste que mi hija le puso así por el mago Potter aunque yo pensaba en el personaje de Clint Eastwood, Harry el Sucio. Aunque a fuerzas de ser sincero, alguna vez pensé en ponerle “Tío Fido”... pero lo más seguro es que se hubiera ofendido... mi perro, no el entonces gobernador.



En fin... todo este rollo de los animales y de los nombres viene a colación por culpa de Ana de la Reguera.



Y es que hace unos días, en el famoso twitter, la jarocha (para no variarle) daba un super anuncio: ¡Tuvo que cambiarle de nombre a su gatito!



El minino en cuestión era llamado “Carito”...



Entonces, cuando llega a Los Ángeles, se percata de una cosa: Su asistente ¡se llama Carolina!



En el twitter comenta lo siguiente: “me pareció mala onda (que el gato se llamara como su asistente) y al principio no me acordé”. Entonces “Carito” pasó a ser llamado “Tito”.



Pero no sólo eso, a modo de presentación por el nuevo nombre del felino de pelaje claro, hizo un video cantando un rap ¡que el mismo Eminem, Snoop Dog y 50 Cent envidiarían!



Pero ¡ojo! Llévensela tranquila con el minino porque es de armas tomar. He aquí  la letra de la canción:






“Yo soy Tito/ Tito el gatito/ y soy raperito Tito//



Yo toy bonito, y soy bonito Tito//



Soy raperito/ y si me enojo/ te muerdo el pito Tito//



Yo soy gatito/  gatito/ el raperito…” 




(Les dejo el link para que vean que Ana no sólo tiene aptitudes histriónicas, sino también musicales y de compositora: http://twitvid.com/0H5JY)...



Ya con la letra el lector ha de entender por qué es actriz... y no cantante.



Pero, por favor, no anide en su espíritu un negro pensamiento para con Ana de la Reguera... el hecho de que a su gato le haya puesto “Carito”, diminutivo de Carolina, de acuerdo a la explicación que da por el cambio de nombre, no lleva ningún mensaje indirecto (ni directo) contra la presidenta municipal del puerto jarocho, Carolina Gudiño Corro, la misma que, una vez que fue ratificada por el Trife como alcaldesa, le jugó chueco a Ana de la Reguera y le quitó toda posibilidad de ser la reina del carnaval de Veracruz en su próxima edición.



Porque en el remoto caso de que así fuera, el gatito sería el menos culpable. Hummm... nomás que recuerde una cosa Ana de la Reguera: El alcalde de Tierra Blanca ¡se llama Tito!



En fin...



Sólo espero que estas observaciones no disgusten a la presidenta jarocha... total, ya le cambiaron el nombre al gato... y espero aún con más vehemencia que quien menos se moleste sea Ana de la Reguera... digo, la letra de la canción lo dice todo:



“Y si me enojo/ te muerdo el pito Tito...” 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: @cainito



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.