Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Esperanza

Sinceramente, a poco no, qué  bonito habla el Gobernador.

31/03/2011 00:53:41 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


En los cuatro meses que hoy cumple al frente del Estado, si se hiciera un compendio de sus discursos, ninguno tendría desperdicio.



Se podría hacer una antología de los discursos más enjundiosos para el aprendiz de político, teniendo como base los siguientes logos: Desarrollo, progreso, coordinación, Veracruz, unión, acuerdos, bienestar, familia y un largo etcétera, aunque la palabra clave de ayer fue “Esperanza”.



La palabra se define sola: De esperar.



Sí, uno espera tantas cosas que difícilmente cree que quepan en esa buena voluntad que hacen llamar Plan Veracruzano de Desarrollo.



Incluso, iba a proponer que en cinco años se hiciera un análisis de las metas alcanzadas en “la esperanza” que el Congreso recibió ayer en manos del Gobernador... pero es inútil... ¿eh? Me refiero a mi propuesta.



Es inútil porque en el sexenio anterior teníamos al “mejor gobernador” que jamás se haya tenido en la historia de Veracruz y de acuerdo a los testimonios que dio, no sólo se cumplió con el Plan Veracruzano que se propuso, sino que lo superó.



Por ejemplo, en el ramo de puentes, lo mismo sumó puentes peatonales que vehiculares, terminados, a medio terminar e inconclusos que, en una de ésas, si nos descuidamos, nos clavó “los puentes de la SEP” y hasta los dentales. ¡Pero hizo más de mil puentes...!



Hoy, se habla de fraudes, desvío de recursos y empresas fantasmas, quienes fueron encargadas de hacer esos famosos puentes, beneficiadas por la administración de quien ha sido “el mejor Gobernador” de Veracruz.



¿Y los veracruzanos? La mayoría sigue jodidos.



Por eso lo considero inútil... digo: Considero inútil hacer mi propuesta.



La presencia del Gobernador Javier Duarte en el Congreso, visita de cortesía pues nada obliga a hacer entrega de su Plan personalmente, se empaña en un toque de lambisconería y tapetismo propio de un político a destiempo en la voz del Volován Andrade Sánchez. Sí, estoy de acuerdo, lo cortés no quita lo valiente, pero al menos debiera expresar algo que dignifique su papel, como por decir: “Vigilaremos que cada una de las líneas de acción que se estampan en este documento, sean cumplidas cabalmente, y si no, como representantes del pueblo, se lo demandaremos”.



Sí... por favor, suelte la carcajada.



Pido demasiado.



Por eso, sólo por eso, omito mi propuesta de hacer en cinco años un análisis de “la esperanza” que Javier Duarte entregó ayer en el Congreso del Estado y dio a conocer en el WTC a los veracruzanos.



¿Y qué nos queda?



Como el mismo gobernador lo dijo: La Esperanza.



Pero la esperanza en el sentido de “Esperar” que sí cumpla las propuestas, ideas, sugerencias y proyectos plasmados en ese Plan y no vaya a salir como con las Becas que, supuestamente, deberían estar pagándose desde el viernes pasado y todavía tienen que “esperar” un poco más.



Por eso, hay que “esperar”, digo, si ya “esperamos” cuatro meses chutándonos discursos rimbombantes, alentadores y enjundiosos, qué podemos “esperar” ahora... nada, más que decir: qué bonito habla el gobernador. 




NO LE GUSTÓ “COJER” 




Señor Muñoz:



     Nos indicaban algunas personas (parientes, o vecinos, pero todos ellos respetables y respetuosos), cuando éramos chiquitos (¡por favor no me vaya a querer alburear por esto, porque me da “mello”!) y decíamos alguna grosería: “¿Por qué no vas a que te laven la boca con jabón?”.



     Encuentro, en su columna publicada hoy, miércoles 30 de marzo, una mala expresión (que si la puede emplear, es gracias a una “libertad de expresión” mal entendida), como lo es tanto el título de ella: “¡A Cojer!” (Que, mas bien sería: A coger; y que todo mundo sabe qué significa), y que emplea también al finalizar, con la adición de “que se acaba el mundo”.



     Le hago la aclaración que no soy persona que se escandalice por “cualquier cosa” (ni siquiera por la expresión que emplea, pues he oído peores). Pero, le preguntaré: ¿no es acaso una falta de respeto a la gente que los lee, y que, además, es sobre un asunto tan serio – delicado – como es el accidente que ha ocurrido en Japón, país el cual se ve hoy, a casi 3 semanas de la tragedia, con una amenaza bastante grande, en el que no se vale hacer o decir “gracias”, como la suya?



     Hay gente que piensa que es permisible emplear cualquier forma de expresión; hasta la más vulgar. Y esta, señor Muñoz, es una de ellas. Considero que ello hace que “por eso estamos como estamos”. Porque, le diré una cosa: la cultura de difunde a través de los medios, y este periódico es uno de ellos; y habrá mucha gente que lo lea.



     No me quiero poner en el papel de “censor” (¿oyo acaso hablar de Savonarola?). Ni corregir lo que está mal. Pero, ¡por favor!, trate de ser un periodista serio, respetuoso. ¿Será mucho pedírselo?



     Atentamente. Necho.



(Nemesio Montalvo Delgadillo) 




Respuesta:



Quizás no me di a entender o dijera José Luis Perales: No escuchaste nada de lo que canté / ni entendiste nada de lo que escribí... Pero Lavoisier lo ampara.



Ah... sólo estoy de acuerdo con usted en que COJER es con G. Si bien en su lectura puede resultarle desagradable y vulgar, en la acción puede ser todo lo contrario. ¡Praxis!



Un abrazo



Buena tarde. 




email: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.