Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Sin lugar a réplica

Trabajaba ya sobre la pantalla de mi compu cuando empezó el movimiento.

08/04/2011 00:09:34 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Esperé unos segundos para que pasara el temblor pero no, persistió. Agudicé el oído y escuché el tañer de las copas de la cantina... todavía continuaba el sismo y me dio tiempo de hablarle a la mujer por celular pero no entró la llamada... y cesó.



Ya les he comentado la tradicional pregunta entre compañeros de trabajo o familiares: ¿Sentiste el temblor?



Las respuestas son simples como una negativa o afirmativa, sólo cambia la historia como un “estaba dormido y cuando lo sentí, me levanté y salí corriendo a la calle en calzones”.



Las historias pueden ser variadas y ricas pero la respuesta que generó una discusión fue la de un amigo que se sinceró y nos dijo: “Cuando lo sentí, me sacó un pedo”.



Las “réplicas” (para estar a tono) fueron inmediatas:



Ordinario, vulgar, corriente, de mal gusto... en fin. Su sinceridad fue sancionada con desprecio.



No quise preguntarle si el seísmo realmente “le sacó un pedo” por temor o simplemente fue un lugar común para decir que tuvo mucho miedo.



Sin embargo, cualquiera que hubiera sido la razón, no se me hizo ofensiva su expresión.



II



Recuerdo que mi hija aprendió a leer a sus mediados cinco años con un método muy sencillo: con la repetición de sílabas o palabras bisílabas que fueran parte de su entorno común: “mamá” y “papá” fueron leídas muy rápido así como “caca”, “cola”, “pene”, “pipí”, “popó”, “chichi”, “teta”, que resultaron ser demasiado ofensivas para sus abuelos...



El asunto es que desde niña, Cecilia se volvió una devoradora de letras consumiendo libros como “La Columna de Hierro”, “El Quijote de la Mancha” y al Marqués de Sade, entre otros.



Un día me pidió prestado “Justine”  que estaba entre otros libros. Tendría entre 15 y 16 años. Le dije que podría leer algunos de estos textos cuando cumpliera su mayoría de edad y quien ha leído al Marqués, sabe que goza de una exquisita narrativa descriptiva que podría ruborizar a un mocho.



Por supuesto, cuando la descubrí leyendo “Justine”, dijera mi amigo, “me sacó un pedo” (No por miedo, más bien por asombro: Me desobedeció... quien ha probado las letras jamás podrá dejar de devorarlas...). Pero, lo hecho, hecho estaba. Ha de imaginar el terrible castigo que le impuse: Ninguno. Quizás una plática al respecto, nada más.



III



Cuando unos amigos escucharon una canción de mis tiempos de Enrique y Ana, interpretada en una película por unos niños entre 5 y 8 años llamados “Los Punkitos”, estaban sorprendidos por el estribillo que da título al tema: “Caca, culo, pedo, pis”.



La canción es un juego de palabras sin ton ni son que hacen rimas divertidas pero el estribillo viene siendo el reto que todo pequeño hace cuando menciona palabras que habrán  “de sacarle un pedo” a sus padres.



No sé si a usted le tocó  u oyó al pequeño hijo gritarle a la madre, en público: “Puta, puta, puta”, ante el bochorno de la progenitora que no sabe cómo callar al infante que ni madres sabe qué dice pero entiende que provoca un caos.



Me recuerda al gatito que se integra a los gatos machos que están en celo dando vueltas en torno a la hembra que espera, tranquila, el momento cumbre.



El minino se acerca y dice: ¿Qué  hacen? y un gato macho le dice, vamos a fornicar. El cachorro entonces empieza a caminar y a maullar con los demás gatos: ¡Miauuuu! ¡Miauuuu! ¡Miauuuu! ¡Miauuuu! ¡Miauuuu!



Así se la pasa un gran rato y le dice al gato que va adelante: Oye, otra vuelta y me voy... ¡ya me cansé  de fornicar!



IV



En fin. Pero el asunto es el temblor. ¿No cree que ya son demasiados? Haga memoria, mínimo unos tres en lo que va del año... ¡y fuertes!



Sí, la naturaleza está buscando su reacomodo a través de sus placas... pero no dejan de sentirse más duros cada vez. En fin.



Así que si usted preguntó  a sus amigos, cómo le fue en el temblor, y uno de ellos se sincera diciéndole que “le sacó un pedo”, no se ofenda y pregúntese antes por qué esa respuesta: Mi amigo, que era del DF, vino a vivir a Xalapa después del terremoto del 85. Creo que allí, no hay lugar a réplica.


Otras Entradas

Otras Entradas

Anécdotas de la Mesa de Estatutos

En Campeche, donde se celebró la Mesa de discusión sobre los Estatutos del PRI, hay cosas curiosas que destacar, más allá de los acuerdos obtenidos, como por ejemplo, de que ya muchos consideren a Carlos Brito Gómez (Don Charles pa' los cuates) como el Chabelo del PRI, que si bien igual pudiera disputar esa distinción Manuel Ramos Gurrión, por tamaño (no político, sino de estatura), se lo gana Brito... en un momento dado, en que entre ambos PRIsaurios pudieran verse en pintura, entonces estaríamos hablando del "Chabelo y Pepito del PRI".

El más buscado

¿Saben quién es la persona más buscada de Veracruz en estos momentos?

¡Gana Carlos Morales!

Honor a quien honor merece: Ya me jalaron las orejas los amigos de Altotonga porque dejé fuera de la jugada al diputado Carlos Morales Guevara con mi comentario de ayer, cuando puse: "¿Alguien vio a los diputados locales y federales en sus distritos respectivos afectados por el paso de Franklin? Es la pregunta que leí en las redes sociales..."

Hipólito, MAYL y Héctor

Los datos que arroja Hipólito Rodríguez Herrero en torno a Proactiva, empresa que tiene una ampliación por quince años más para hacerse cargo del relleno sanitario, considera que son suficientes para que el presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, exponga al público las condiciones de dicho convenio: en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pagan 11 millones de pesos; en Mérida, Yucatán, 4 mdp; mientras que en Xalapa, el pago será de 24 mdp anuales.

Julión jarocho

No sé Rafael Márquez qué broncas tan fuertes tenga en esa vinculación que le hacen con el crimen organizado y la verdad, espero que le vaya bien en lo que él ha llamado "el partido más difícil de su vida" y no haya necesidad de llegar a los penales... en el caso de Julión Álvarez, es seguro que por lo que vaya a decir, me gane una mentada de madre, pero lo digo de corazón: el señor merece la cárcel.

Anécdotas que se entrelazan

Antes de entrar en materia, un pequeño comercial de los Pepes:

Fidel y las Flores

Mucho se habló de la reaparición de Fidel Herrera Beltrán, ex gobernador de Veracruz, que en su gobierno inundó a la entidad de rojo... que rojas las escuelas, que rojos los hospitales, que rojas las guayaberas, ¡que rojos los chones en fin de año!

El regreso de la nota roja

Los vecinos de Jilotepec advierten que harán recorridos por las calles de sus comunidades acompañados por sirenas; en cuanto vean a un delincuente, la harán sonar y lo perseguirán hasta darle alcance... no lo van a matar, pero le dejarán "un recuerdo muy grande".

Pedro, el muy cabrón

La última vez que platicamos, no fue una plática... tampoco fue un diálogo... a lo más fue un monólogo que escuché hasta que le dije "te voy a colgar porque vamos a acabar mal".

Seguridad defecada

Les platico de mi vecindario y en una de ésas, hasta haya similitudes con su vecindario.

El título de Kuri Kuri

Un 7 de diciembre, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sacudió a los estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz cuando señaló que ésta emitió por lo menos 100 mil títulos sin registro ni validez, y puso el dedo en la llaga cuando citó que las cuotas que cobra la institución ingresan a una asociación civil, la que es investigada.

La otra Tigresa

 Se la robaron a los poetas.

Toto, a la espera

"Antes de ejercer mis facultades como Gobernador escucharé a los ciudadanos", comenta en sus redes sociales el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, esto, con motivo de que un grupo de personas le entregó un documento donde se le solicita que ejerza su veto a las reformas a la Ley de Protección a los Animales las que despenalizan las peleas de gallos y vaquilladas.

El chiste de Javier

Adivina, adivinador: ¿Qué sale si cruzamos a Fidel Herrera con Javier Duarte? ¡Pues un Javier Herrera!

Seguridad y Deuda

Poco a poco fue rodeado. Le tomé una foto y la mandé a ese famoso grupo de vecinos en espera de que se actuara, pero estaban más interesados en otros rollos, como la defensa de un arco que es "símbolo" de la unidad en la que vivo...