Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
¡Pambazooos!

Un domingo, Gonzalo me pidió que lo acompañara a vender tamales en el atrio de la parroquia del Calvario. No tenía más que hacer y le acompañé. Desde las siete de la mañana fuimos por los tamales y nos acomodamos. De las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde estuvimos para vender cien tamales.

07/05/2011 09:22:02 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


A la semana siguiente, le pedí  que me dejara venderlos. Apenas oí las palabras que más me gustaban de la liturgia (podemos ir en paz, la misa ha terminado), abrí la tamalera, voltee la tapa y puse unos diez tamales sobre ella y dejé que escapara el vaporcito.



De inmediato, la gente se acercó  y comencé a vender. Antes de las diez de la mañana ya había terminado todos los tamales.



Por supuesto, ocho días después, llegué yo con cien tamales propios, los cuales vendía antes de las dos de la tarde.



Una ocasión, durante la manifestación de cardenistas, les hablo de principios de los 90, hicieron una manifestación en la Plaza Lerdo. Invertí en pan, frijoles charros, chorizo, queso, lechuga y salí con una caja de pambazos.



En cuanto llegué, al grito de “pambazooos, pambazooos”, se me acercó una persona y preguntó si eran gratis. Le dije que no y seguí avanzando. Entonces alguien me dijo: “dame uno”, se lo di y otro se acercó y preguntó: “¿Son gratis?” y antes de que yo respondiera, el primero afirmó y entonces aparecieron muchas manos entrando a mi caja de pambazos que desaparecían ante mis ojos. Enojado, arropé mi caja en el pecho, y como pude, salí de la Plaza Lerdo. Tenía ganas de llorar, estaba sumamente encabronado y sin ganas de intentar vender de nuevo.



Así que tomé una decisión: Me dirigí al asilo Sayago y ofrecí (gratis) mis pambazos a los viejitos. Sí. En esa ocasión no gané un centavo, pero me sentí más tranquilo.



En pocas palabras, lo que quiero decir, es que fui “vendedor informal”.



No fue porque estuviera sin trabajo mi inclusión a la venta ambulante, no. Tenía un trabajo pero a duras penas y el salario me alcanzaba para mantener a mi reciente familia. Así que, si había una oportunidad de trabajo, le entraba.



Todo este mundo de recuerdos tamaleros y pambaceros, viene a colación porque en reciente encuesta aplicada en la ciudad de México, resalta que el 52 por ciento de los mexicanos ha trabajado de manera informal al menos una vez en su vida.



No, estimados y perfumados políticos y funcionarios nuestros de cada día, el trabajo informal no quiere decir que usted deje su carísimo traje en el closet y vaya a sus oficinas en mezclilla y polo.



Me refiero al... bueno, quien sabe de trabajo entiende lo que hablo.



Usted ha de conocer de seguro a muchas personas que, de algún modo u otro, están en el ramo de la “informalidad”, ya sea vendiendo ropa, perfumes, maquillaje, comida, haciendo trabajos “extra” como puede ser la compostura de una computadora, algo de plomería o electricidad.



Pero, volviendo a la encuesta realizada por Randstad, especializada en la industria de los recursos humanos, establece que nuestras universidades no imparten carreras aplicables a la economía mexicana y hay carreras saturadas; entonces, los egresados, simplemente no encuentran empleo y tienen que ocuparse en cualquier otra cosa menos en lo que estudió... vaya, hasta pueden acabar escribiendo artículos de opinión... ¡qué desgracia!



No sé la Universidad Veracruzana qué planes tiene para este año... ¿nos seguiremos saturando de licenciados en Derecho? ¿en Doctores? ¿en Humanistas?



No, de ninguna manera... ni abogados, ni doctores ni humanistas... simplemente las calles y oficinas se atascarán de más miembros de la economía informal... o columnistas.



Nada más una cosa: Las manifestaciones no son buen lugar para vender pambazos. 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Ley Idiota

Un idiota (de ésos que van caminando con la vista fija en el celular y con audífonos) se proyecta contra el cofre de la camioneta, porque todavía le cedo el paso, cortesía que no ve y decide atravesar la calle bajando al arroyo vehicular precisamente a la entrada del estacionamiento y choca con mi carro estacionado.

Maldita inseguridad

El alcalde de Medellín, Luis Gerardo Pérez Pérez, pide a la cadena de tiendas donde roban frutsis y pingüinos, que contraten elementos de seguridad privada, después de que hace casi una semana, se perpetrara el atraco de seis de estos negocios en su municipio.

¡El Lover-nador!

Una relación extramarital teniendo como testigo de calidad a la PGR, hace que al menos, con la mano en la cintura, Karime Macías Tubilla, no tenga "Pero" para que obtenga el divorcio por parte de su infiel marido, sustentada su demanda bajo la fracción primera del artículo 141 del Código Civil jarocho, que reza así: Es causa de divorcio "el adulterio debidamente probado de uno de los cónyuges".

Veracruz, más que Duarte

Han de disculpar el tema, pero en lo particular, me preocupa sobremanera que amigos de cualquier punto del sistema solar, cuando citan Veracruz, su campo semántico arroje en primera instancia a Javier Duarte de Ochoa y todo lo que ello implica: corrupción, empresas fantasma, cáncer, desvío de recursos, y un largo etcétera.

Castigo a Veracruz

Javier Duarte de Ochoa guarda todos los males del planeta cual si fuera una moderna caja de Pandora que a veces pareciera "Caja china".

La más cara y peligrosa

El ingeniero Héctor Ignacio Sandoval Quezada ha pasado por los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla; también ha pedido la intervención de los diputados federales Rocío Nahle y Cuitláhuac García y en sendos casos, la respuesta a su estudio, análisis, observación y advertencia, ha sido la misma: indiferencia total ante el hecho de que Veracruz tenga no sólo una de las carreteras más caras de México, sino del mundo, y a ello se le agrega un dato adicional: igual de peligrosa.

Veracruz en Flashmob y Flashback

No sé de quién fue la idea... pero fue fantástica. El video apenas lo vi este domingo, pero el evento ocurrió el sábado por la tarde en el parque Juárez... ¡cómo me hubiera gustado verlo en vivo!

Yunes y los medios

Hay quienes definen la relación de Yunes Linares con medios como muy mala, aunque creo que es cuestión de perspectivas.

Héctor Lechuga: Una broma a la tumba

¿Por qué Coatepec?, pregunté, un poco intrigado, y quizás un poco indignado.

Salarios del Congreso

Entiendo que la lista de personal del Congreso local donde exhibe un salario envidiable es viejo (más en estos tiempos de crisis de convenios, chayotes y mochadas), mínimo, con un mes de retraso o más, pero no por ello, deja de incomodar por los sueldos que se manejan.

Frida Celeste y sus chavos

La reunión de ex dirigentes juveniles, universitarios y otros más, fue un éxito.

Y si va Nahle por el Senado...

Se habla mucho de las candidatas veracruzanas a la Senaduría para este 2018, encasillando hasta el momento a tres damas: Anilú Ingram y Elizabeth Morales, por parte del PRI, así como por parte del PAN, a Indira Rosales San Román, aunque ahora ya empiezan a encartar a Yazmín de los Ángeles Copete Zapot por parte del PRD.

El perro de la camioneta

Tiene varios días que un joven llega en una camioneta Ford Explorer, entre gris y azul; se estaciona justo enfrente del contenedor de basura, y se dirige a uno de los edificios del módulo de Araucarias, específicamente al "A" en el segundo piso, de Jardines de Xalapa.

¿Trazos de un loco?

Fue en marzo o abril del 2014 cuando vi por primera vez uno de esos trazos. Colgado en una pared, enmarcado, llamó mi atención y por supuesto, quise saber qué era. Mi interlocutor me preguntó: "¿Qué te parece?"

Héctor y Pepe: Estrategias

Ahora sí, como dijera la canción "Despacito" pero poco a poco se nos van metiendo y lo mejor o peor, de acuerdo a los intereses de cada quien, igual nos van involucrando en su disputa interna. Así, tanto Héctor como Pepe Yunes nos convidan de su interés por ser uno de ellos el candidato del PRI a la Gubernatura.