Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
IEV: Política y voyeurismo de retrete

Desde niños, el verle los chones a una niña ejerce en la mayoría de los varones, un extraño placer... ¿a qué obedece esto? Quizás a una educación prohibitiva donde a las niñas les enseñan a no enseñar los chones y a nosotros, nos prohíben que se los veamos.
03/06/2011 22:29:38 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


En la secundaria, aún recuerdo a compañeros bajo las escaleras intentando verle los chones a las compañeras... no miento si no hablé en primera persona-plural, pero de haberle visto los chones a alguna de ellas, lo recordaría y platicaría...



Claro, no escapé del encanto de la palabra mágica entre jóvenes conjurada en un discreto susurro “¡caldo, caldo, caldo!” cuando alguna estudiante simplemente “se sentaba mal” y voltear era inevitable.



¡Ah! Sí, porque en las damas está vetado “sentarse mal”. Ay de aquella que usando falda, abra las piernas... ¿cómo le hacen? qué incómodo es sentarse con las extremidades juntas.



Alguna ocasión un amigo de mi adolescencia me platicó del viejo truco del espejo en el pie con tal de lograr el objetivo: verle los chones a las mujeres.



Ese es el triunfo... los chones.



Incluso, si son rojos, lleva una carga extra de excitación. De la ausencia de ellos, ya ni se diga... será la historia morbosa que no tiene parangón y será en su narrador, como una especie de insignia al valor.



El tiempo pasa pero ciertas cosas no cambian...



Una mañana, en mis continuas vueltas por el parque, un jovenzuelo se enfiló hacia una ventana de baño de las varias casas que hay en la unidad donde vivo... de esa ventana, además de luz, se desprendía vapor que indicaba que alguien se estaba bañando. Al tipo no le importó desconocer si era hombre o mujer quien se duchaba, aferró sus manos a la orilla de la ventana e intentó asomarse... pero le agüé el momento con una zarandeada y varias mentadas de madre...



Sí, el baño atrae, envuelve, seduce bajo algunas interrogantes... ¿quién se baña? ¿se podrá  ver?



Y del mirón simple al mirón tecnológico...



A la redacción llegó  una joven. Habló con el director. Quería hacer una denuncia pública porque encontró en el baño de las mujeres una cámara camuflageada entre cajas. Siguiendo un cable, éste llegaba a la oficina del Jefe de conocido apellido en Xalapa, cuya inicial es “O” de Osorno, por decir un apellido sin que implique que ése sea.



¿En qué quedó el asunto? No recuerdo... pero no intervino, estoy seguro, ninguna autoridad judicial.



Hace más de un año, en el Instituto Electoral Veracruzano, algunos empleados fueron sorprendidos con material que los involucraba en “es-mionaje”a compañeras del IEV.



Se supone que ocultaron una cámara donde espiaban a las damas cuando hacían sus necesidades fisiológicas o sencillamente tenían que asearse.



Sí, el gusto por espiar en el baño debe ser una parafilia... voyeurismo retretero...



Y conste que preciso “chones”. Estoy seguro que el placer que envuelve a un voyeurista de retrete está  más en verle los chones a su víctima que otra cosa. ¿O me falta malicia?



En el lenguaje de los naipes, “verte los chones” se refiere cuando un jugador, por lo regular novato, muestra sus cartas a sus opositores sin que se dé cuenta, debido a la forma en que agarra los naipes.



Pero quien resulta muy ducha para esto de los chones es Carolina Viveros García, consejera presidenta del IEV, quien desde el escándalo que se protagonizó en su baño, ha mantenido un extraño hermetismo en un suceso que denigra, ofende y lastima a quienes fueron víctimas de estos “voyeuristas de retrete”.



Vaya, su insistencia en hacer las cosas en lo oscurito, es decir, evitar que la opinión pública conozca de la sanción a la que fueron acreedoras los “mirones”, deja algunas cosas en claro: Que Carolina difícilmente se dejará ver los chones aunque con ello evidencie que poco le importa que se le hayan visto las nalgas a la consejera Angeles Blanca Castaneyra Chávez, como ella mismo lo dijo.



No cabe duda, esta funcionaria tiene su parafilia: una política de retrete. 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.