Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Maruchi, Gilberto y yo

La anécdota, creo, la he contado en otras ocasiones.

31/08/2011 03:47:50 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


En Acayucan tenía a mi cargo la sección policiaca. No sólo escribía las notas diarias sino que también me gustaba formar la plana.



En alguna ocasión, la información no fluyó como de costumbre. Debió ser un sábado o domingo, cuando en esos días había calma chicha. En el cierre de edición me percaté que me faltaba casi un octavo de plana para llenar... pero ya no tenía con qué hacerlo. Entonces, se me ocurrió una mala idea.



Digo “mala” porque en serio que me arrepiento de haberlo hecho, y por eso lo cuento: Inventé  una nota donde un tipo, en determinada calle de Acayucan, gustaba de exhibir sus genitales a las transeúntes. Mi problema esa noche quedó resuelto.



Al día siguiente, trabajé como si nada, hasta que en la redacción, llegó un señor de apellido Morán, con cámara en mano que, orgulloso, me decía que tenía una foto:



“Aquí traigo al degenerado”, me dijo. ¿A quién se refería? Se metió al cuarto oscuro, reveló y al salir, me mostró la foto de un hombre, más bien un indigente, de ropas raídas, que deambulaba por alguna calle. Por sus harapos, el ojo acucioso del fotógrafo pudo descubrir los genitales del sujeto por lo que no dudó en suponer que ese hombre era ¡el exhibicionista!



No estoy seguro si convencí a Morán de que ese hombre no era el que buscaban pero estoy seguro que la foto ya no se publicó.



De lo que estoy convencido fue que me di cuenta de la enorme responsabilidad que implica ser un reportero. Acepto mi culpa, la cargo, no me redimo y por eso, quizás por eso, cuando puedo, la cuento.



II



Leo que tanto el maestro Gilberto Martínez como Maruchi Bravo aceptan que “twittearon” determinada información, pero en su descargo, comentan que lo hicieron sin dolo, es decir, no pretendían ofender, lastimar, ocasionar problemas, sólo “informar” de un acontecimiento que, según ellos, sucedía.



El asunto es tan similar a la anécdota que conté. La diferencia es el tiempo. Creo. De cierto modo, al igual que Gilberto y Maruchi, puse en alguien la señal de alerta. Afortunadamente, en ambos casos, no hubo nada que lamentar aunque, creo, que tanto en Gilberto, Maruchi y yo, debe haber un sentimiento de pena... no fue con dolo.



III



Quizás el asunto está en las circunstancias.



¿Quién teme a un exhibicionista? Quizás una dama del Cirio Perpetuo ¿Quién teme que algo le pase a sus hijos? Todos.



Además, los canales de información eran distintos. Hoy, la información fluye de manera vertiginosa por medios electrónicos y el periódico, los diarios, se mantienen rezagados, tan rezagados que a veces ni las notas sacan.



No justifico a Gilberto ni a Maruchi. Tampoco al Gobierno. Es cuestión de sólo ponernos en los zapatos de cada quien. Yo, como Gobierno, hubiera actuado como lo han hecho hasta el momento nuestras autoridades. Yo, como ciudadano, ciscado ante tanta balacera, granadazo, operativo y demás entidades en torno a los últimos acontecimientos, quizás hubiera “twitteado” mi alarma ante un rumor que se estaba dando.



IV



Creo que aprendimos todos de este suceso. Nos queda en claro que en Veracruz, no estamos para dar a conocer “noticias” sin corroborar fuentes. Lo peor sería que se corroboraran las fuentes y los hechos y no se dieran a conocer las noticias.



Desconozco si realmente Maruchi y Gilberto infringieron la Ley cuando lo que realmente quisieron (he de pretender creer que así fue) era alertar a la población ante un hecho de inseguridad que no es desconocido para los veracruzanos. Y así como yo pretendo creerlo, espero que nuestras autoridades, entre ellas el Gobernador, lo crean también. La sociedad espera siempre un juez justo antes que un juez de Leyes. El primero es cálido. El otro se vuelve frío.



En pocas palabras, gracia y justicia para Maruchi y Gilberto pero no porque se les exima de un delito, sino porque se cree que son inocentes. Los twitteros, los que tienen nombre y apellido, habrán de reconocer el gesto. 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

IMSS, con olor a milagro

El olor a chocolate me alteró los sentidos..

Anécdotas de la Mesa de Estatutos

En Campeche, donde se celebró la Mesa de discusión sobre los Estatutos del PRI, hay cosas curiosas que destacar, más allá de los acuerdos obtenidos, como por ejemplo, de que ya muchos consideren a Carlos Brito Gómez (Don Charles pa' los cuates) como el Chabelo del PRI, que si bien igual pudiera disputar esa distinción Manuel Ramos Gurrión, por tamaño (no político, sino de estatura), se lo gana Brito... en un momento dado, en que entre ambos PRIsaurios pudieran verse en pintura, entonces estaríamos hablando del "Chabelo y Pepito del PRI".

El más buscado

¿Saben quién es la persona más buscada de Veracruz en estos momentos?

¡Gana Carlos Morales!

Honor a quien honor merece: Ya me jalaron las orejas los amigos de Altotonga porque dejé fuera de la jugada al diputado Carlos Morales Guevara con mi comentario de ayer, cuando puse: "¿Alguien vio a los diputados locales y federales en sus distritos respectivos afectados por el paso de Franklin? Es la pregunta que leí en las redes sociales..."

Hipólito, MAYL y Héctor

Los datos que arroja Hipólito Rodríguez Herrero en torno a Proactiva, empresa que tiene una ampliación por quince años más para hacerse cargo del relleno sanitario, considera que son suficientes para que el presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, exponga al público las condiciones de dicho convenio: en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pagan 11 millones de pesos; en Mérida, Yucatán, 4 mdp; mientras que en Xalapa, el pago será de 24 mdp anuales.

Julión jarocho

No sé Rafael Márquez qué broncas tan fuertes tenga en esa vinculación que le hacen con el crimen organizado y la verdad, espero que le vaya bien en lo que él ha llamado "el partido más difícil de su vida" y no haya necesidad de llegar a los penales... en el caso de Julión Álvarez, es seguro que por lo que vaya a decir, me gane una mentada de madre, pero lo digo de corazón: el señor merece la cárcel.

Anécdotas que se entrelazan

Antes de entrar en materia, un pequeño comercial de los Pepes:

Fidel y las Flores

Mucho se habló de la reaparición de Fidel Herrera Beltrán, ex gobernador de Veracruz, que en su gobierno inundó a la entidad de rojo... que rojas las escuelas, que rojos los hospitales, que rojas las guayaberas, ¡que rojos los chones en fin de año!

El regreso de la nota roja

Los vecinos de Jilotepec advierten que harán recorridos por las calles de sus comunidades acompañados por sirenas; en cuanto vean a un delincuente, la harán sonar y lo perseguirán hasta darle alcance... no lo van a matar, pero le dejarán "un recuerdo muy grande".

Pedro, el muy cabrón

La última vez que platicamos, no fue una plática... tampoco fue un diálogo... a lo más fue un monólogo que escuché hasta que le dije "te voy a colgar porque vamos a acabar mal".

Seguridad defecada

Les platico de mi vecindario y en una de ésas, hasta haya similitudes con su vecindario.

El título de Kuri Kuri

Un 7 de diciembre, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sacudió a los estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz cuando señaló que ésta emitió por lo menos 100 mil títulos sin registro ni validez, y puso el dedo en la llaga cuando citó que las cuotas que cobra la institución ingresan a una asociación civil, la que es investigada.

La otra Tigresa

 Se la robaron a los poetas.

Toto, a la espera

"Antes de ejercer mis facultades como Gobernador escucharé a los ciudadanos", comenta en sus redes sociales el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, esto, con motivo de que un grupo de personas le entregó un documento donde se le solicita que ejerza su veto a las reformas a la Ley de Protección a los Animales las que despenalizan las peleas de gallos y vaquilladas.

El chiste de Javier

Adivina, adivinador: ¿Qué sale si cruzamos a Fidel Herrera con Javier Duarte? ¡Pues un Javier Herrera!