Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Twit

A Maruchi y Gilberto 

13/09/2011 00:24:58 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz




Cada vez que llega una tormenta tropical, fuertes lluvias, recios vientos, toda nuestra preocupación se centra en nosotros.


Es triste ver, después del meteoro, en mis continuas caminatas diarias por ese pedazo de bosque que tengo por la casa, pequeños polluelos que no sobrevivieron al paso de la naturaleza.



Todavía es más triste ver cuando la CFE o el ayuntamiento llega y corta ramas para despegar los cables de las estorbosas extremidades de los árboles y cómo caen nidos con huevos o crías.



El sábado pasado, al mediodía, salí  a dar esa interminable vuelta por el parque y alrededores. Pasaba por un jardín de niños cuando oí un sonido peculiar así como vi una sombra bajo un carro. Pensé que era un gorrión por el tamaño pero su silbido no era de un gorrión. Agudicé la vista y entonces lo vi. Era un polluelo. Me acerqué con el fiel Harry y lo vi claramente. Un plumaje rojizo y una cola larguita, y en sus puntas, manchones blancos. Alcé la vista y los vi: Dos hermosas aves de color café tirando a un rojo barro. Me observaban con curiosidad al ver que me acercaba a su polluelo. Mis movimientos fueron entonces más lentos y más suaves. Le pedí a Harry que se sentara para no provocar el pánico en las aves adultas ni en el pequeño.



Avancé hacia el polluelo que dando muestras de agilidad, subió al alambrado del jardín de niños y ahí se quedó. Las aves adultas tomaron posiciones en extremos. Una observaba desde un cable. La otra, desde el árbol más cercano a su polluelo y a mí.



En eso, la alerta se dibujó en la cabeza de las aves y dirigieron su mirada a otro punto. Instintivamente busqué a mi perro pero iba hacia el punto que observaban las aves... ¿un gato? pensé. De repente, con un salto, mis dudas se despejaron: una rata flaca, muy maltratada corría hacia un prado mientras Harry emprendía la persecución. Una de las aves voló al techo del jardín y la otra se mantuvo en el árbol. Harry regresó a mi lado... estoy seguro que fracasó en su intento de atrapar a esa rata.



Se sentó a mi lado y observó  al pequeño ser que en ese momento, mi dedo índice acariciaba. Un “twit”  se escuchó y el ave brincó al interior de la escuela... ¡ya no podía hacer nada por él! Si de por sí era raro ver a un hombre haciendo ruidos con la boca mucho más raro sería verlo saltar al interior de una escuela. Lo bendije y me retiré.



Llegué a la casa. Platiqué  a mi hijo del suceso. A mi esposa le comenté del suceso. A mi hija le conté del suceso. Y se hizo el domingo. Lloviznas... lluvias... algo de viento... frío... y en la noche, cerca de las ocho de la noche, acompañado de mi esposa en la última vuelta de mi Harry para ir a descansar, lo oí: “¡twit!”



Mi boca imitó el sonido y obtuve una respuesta... caminé hacia unos matorrales, yerba crecida y ramas en el suelo... ¡ahí estaba! ¡Todo un valiente! Si lo dejaba en ese lugar, al paso de gente, a ras de suelo, en zona de perros, gatos y ratas, difícilmente podría sobrevivir pero... pues era un valiente, ya había sobrevivido no sólo a la caída de un nido, sino a un día lejos de sus padres. Aún más: Su valentía se percibió conmigo cuando osado, picoteaba mis manos tratando de evitar que lo tomara. Luchó pero una vez que se acomodó, descansó.



Íbamos de regreso a casa y le dije a mi esposa: “¿Oíste?” Acababa de escuchar un “twit” más fuerte... de seguro lo llamaron sus padres, le dije.



Ya en casa, pedí a mi esposa que calentara un poco de pollo... lo mastiqué hasta hacerlo papilla y traté de darle un poco. Comió a regañadientes, con un pico osado que lanzaba intentos de “touchés”. Lo resguardamos en una caja de cartón con una franela calientita y descansó.



En la mañana del lunes, salió  a flote su espíritu rebelde. Lanzó picotazos hasta cansarse. Después comió un poco de papilla de pollo mezclada con tantito plátano. En el suelo, sus plumillas mostraban su lucha o indicaban que ya estaba mudando.



Entonces recordé ese “twit”  en la noche. ¿Y si lo llevo al parque otra vez?



Tomé la caja y encaminé mis pasos hacia el parque. Seguí avanzando hasta estar cerca del jardín de niños y un “twit” desde la caja se escuchó. El polluelo sacaba la cabeza por uno de los hoyos como si hubiera percibido el aire de libertad, lo agradable que se sentía la resolana, el canto de otras aves.



Y entonces alcancé a oír esas plumas revoloteando en mi cabeza. Estoy seguro que era su madre el ave que acababa de posarse en uno de los tantos cables que cruzan las calles. Observaba la caja que llevaba y se mantuvo firme en ese sitio hasta que saqué al polluelo y lo alcé en el árbol más cercano a donde lo encontré el domingo por la noche. Hábil, subió por las ramas hasta que se confundió entre las hojas secas. Y pude ver cómo su madre volaba para situarse en la parte más alta del árbol.



“Twits, twits” empezaron a sonar.



Estuve un gran rato ahí observándolos y las dudas se apoderaron de mí. ¿Habré hecho bien en dejar libre al polluelo del “twit”? ¿Su madre lo alimentará? ¿En la noche sentirá el cobijo de esas grandes plumas? ¿O lo abandonarán?



No me da pena decir que esas dudas me hicieron llorar. No sé qué hubiera hecho usted...



Nuevamente lo bendije, por segunda ocasión, y me retiré no sin antes decirle adiós a “Nate” como quise llamarlo, porque fue esa tormenta quien lo trajo.



Claro... también pensé en el nombre de “Twitter”, por ese espíritu luchón, rebelde, atrabancado, sin temor... pero creo que de haberle dejado ese nombre en estos momentos seguiría preso en su caja de cartón... por supuesto, si yo fuera el Procurador.


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.