Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Nosotros, las gallinas de arriba

Las llamamos marías, marchantas, inditas...

12/01/2012 08:30:12 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Con ellos somos más despectivos: indios, patarrajada, naco.



También hay a quienes llamamos putos, maricas, jotos. Si son de lana, gays.



Si nos atienden mal les llamamos gatetes, gatos, felinos, criados, empleaducho, naco.



Si nos sentimos agredidos por un taxista, nuestra más flamante venganza es decirle que por eso jamás pasará  de ser “un taxista”.



También ocurre en negocios cuando no dejan pasar bajo el concepto del “NRDA” (Nos reservamos el derecho de admisión) por no cubrir las expectativas en vestimenta de alguien que tiene la instrucción de no dejar pasar “a cualquiera”.



Nuestras autoridades no están exentas de esta conducta: Prestar servicio como policía en el pueblo o la ciudad, era considerado un oficio exclusivo para nacos, indígenas o fracasados.



¿Quiere rebajar a alguien? Dígale “Luser” y para que amarre, haga la señal con los dedos de la letra “Ele”.



Los piropos de color son considerados “dignos de albañil”. El silbar era una habilidad que sólo debían de tener los arrieros. Los albures, había que dejarlos sólo a los cargadores.



Vemos con desprecio al indígena, al mendigo, a la sexoservidora, al sexoservidor, al amanerado, al pobre, al negro, al prieto, al albino, al amarillo ¡y también al rico! ¡al riquillo! ¡al fufurufo! ¡al popis! ¡al junior!



Vivimos en una sociedad resentida de todos contra todos.



El rico odia al pobre. El pobre odia al rico. La clase media odia al rico y al pobre. ¿No? ¿Seguro?



Que haya gente que lo exprese, como Miguel Moisés Sacal, el que golpea al valet parking, y haya otros que se lo coman (o nos lo comamos, para ser más justos), es otra cosa.



Por supuesto que discriminamos todos.



¡Ahhh! Pero eso tiene una inercia social rara. En un super-altísimo porcentaje, siempre será de “arriba” para “abajo” la discriminación explícita, quizás siguiendo el esquema simple de “las gallinas de arriba cagarán a las de abajo”. Y tan fácil que es que cuando se está abajo, es hacerse a un lado. Ya si insiste la de arriba, ¡bajarla de un madrazo!



Por supuesto, la caca difícilmente puede romper la Ley de la Gravedad... y si acaso se diera, la gravedad del caso implicaría ¡insultar al Jefe! ¡al rico! ¡a la autoridad! Y ello conlleva dos cosas: El reconocimiento de quien es incapaz de hacerlo por voz propia, y la revancha de la gallina de arriba que es la que nos habrá de cagar.



Y en nuestra idiosincracia está  permitido que el Jefe, que el Superior, que el Pudiente, que el Fuerte, que el que Tiene, insulte, sobaje, humille.



Y a veces no se trata de tener dinero o cargo público. Baste saberse o sentirse superior, aunque sea por nada, sobre el otro.



¿Pretenden acusar a Miguel Moisés Sacal por discriminación?



Sinceramente, antes de hacerlo, habría que pensar primero en que se aplique la Ley por el Delito de Lesiones y una vez que eso ocurra, aplicar entonces la Magadalena a la discriminación: Quien esté libre de pecado...



Y nada más recordar una cosa: Si estamos arriba, siempre agradecer a quien nos sostiene abajo. 




e-mail: dor00@hotmail.com



twitter: Los_Politicos



blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com/


Otras Entradas

Otras Entradas

Veracruz

La noche del sábado pude haberla disfrutado mucho...

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.