Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Silencio

Tres días de reposo... eso me dijo el doctor. No hablar ni esforzarme en ello. ¿Qué fue? Ni idea. Pero arruinó mi fin de semana.

22/01/2012 23:50:06 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


No pude ir a grabar el registro de Héctor y Pepe Yunes en sus aspiraciones al Senado ni asistí a la toma de protesta de Erick Lagos como dirigente del PRI.



En sí, permanecer en silencio tratando de comunicarme por medio de señales con mi esposa es a veces sumamente difícil aun cuando tengo un abecedario que alguna prima, en mi infancia, me enseñó.



No, no porque mi prima fuera sordomuda... tenía un lenguaje de señas para pasar y que le pasaran respuestas durante sus exámenes en sus años mozos de secundaria.



Pues ese lenguaje se lo intenté  enseñar a mi mujer pero creo que a veces le choca estar adivinando mis señas.



II



Recuerdo el caso de un amigo sordomudo, que un día, caminando por la avenida Xalapeños Ilustres, me lo encontré, lo saludé, con señas intercambiamos preguntas y respuestas, y cuando me despedía, sacó un celular y me pidió mi número. Ya se lo di y tomé el suyo. Nos deseamos lo mejor y cuando me di la vuelta caí: ¿Para qué querría mi número de celular si era sordomudo?



Por supuesto, en ese momento no pensé  en los mensajes por celular... y se me hizo en ese momento absurdo...



Bueno, no tanto... aún sigo esperando su mensaje.



III



Todo empezó el viernes.



Fui a desayunar con el amigo Vicente Luna. Mientras esperaba su arribo al restaurante, tomaba café  y un pan con relleno de chocolate. Llegó y empezamos a platicar. Todo iba perfecto. Como siempre, nuestra charla era con el ánimo de componer el mundo. Ya casi teníamos resuelto el Universo cuando me pusieron una copa de yogurth con frutas. Un bocado, dos bocados y después, un intenso dolor en la garganta... sí, fue explosivo. No lo esperaba ni hubo nada que lo anunciara. Seguimos desayunando pero mi alimento se volvió tortura.



Terminamos y hablé a la mujer para decirle que algo me estaba pasando en la garganta. Mientras me dirigía a la oficina, ella buscaría a un otorrinolaringólogo que me atendiera.



Subí a la moto y la tortura se hizo más intensa. Sus ligeros movimientos trepidatorios al pasar por baches, calles onduladas o topes, se proyectaban en la garganta.



Llegué al trabajo, chequé  lo que faltaba, ofrecí disculpas y me tuve que retirar. Ya el hablar, reír o cualquier cosa que saliera o entrara por mi garganta, era doloroso. Llegué a la casa, me instalé en la computadora y desde allí, todavía me di la oportunidad de dirigir el cierre del semanario ante los cambios que se dieron.



Y a esperar la cita con el doctor.



IV



Salí y decidí tomar un taxi y con esfuerzos, le di la dirección aproximada del consultorio. Creo que le hice la tarde al ruletero, porque habló hasta por los codos sin interrupción alguna ante mis continuos asentamientos de cabeza.



Al llegar al consultorio y tras murmurarle mi malestar, me preguntó si tenía contacto con químicos o si era alérgico a algo... pensé en mi alergia a la estupidez humana pero creo que no era a lo que se refería. Me revisó y me puso dos alternativas: Que me hicieran unos rayos X o una endoscopía en ese momento: Fue lo segundo ante la inmediatez y seguridad que daría su observación... bajo una advertencia: No habría anestesia para no alterar órgano si estaba dañada mi garganta.



Tras una expicación rápida y breve de la endoscopía (como si no lo supiera... Grrr) abrí la boca, sujeté mi lengua y la cámara inspeccionó mi tubo hasta el punto de la molestia...¡y nada!



Al menos quedó descartada una inflamación de epiglotis y a su vez influenza que según el galeno, habrían llevádome al hospital. Bacteria o virus. Medicamento e inyección. Y silencio. Mucho silencio.



V



Es cierto, el dolor ha disminuido. Como sin angustia pero no puedo hablar porque al hacerlo, me empieza a molestar. Así que recurro a las señales de un viejo lenguaje que alguna prima aprendió en la secundaria para que pasara o le pasaran las respuestas en los exámenes... aunque de poco me sirve, pues se despera un mucho... pero hemos de verle el lado bueno de las cosas: La mujer lleva dos días hablándome sin que la interrumpa para nada.



Veremos mañana si ya puedo cantar... al menos en la regadera.



¡Chin! Debí haber ido al registro de Héctor y Pepe así como a la toma de protesta de Erick... ¡quién no dice que tengo un virus y hubiera contagiado a muchos políticos que quisiera verlos callados, sin hablar, ni hacer ruido! Bueno, ¡Ya será para la otra! 




e-mail: dor00@hotmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.