Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
No está para saberlo...

En verdad que ha sido una semana harto complicada. Quizás el lector no está para saberlo ni yo para contarlo, pero es difícil escribir estando triste.

04/05/2012 08:26:32 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Y es que a veces de ver tanto se antoja tanto mandar todo a la chingada... pero nos gana el vicio de escribir aun estando triste, aunque el lector no esté para saberlo ni yo para contarlo...



No es difícil adivinar los motivos de la tristeza de quien escribe... asimilar la ausencia de Regina ¡ah cómo chingaos cuesta! más cuando uno se pone a recordar que ella era gran parte de mis desvelos (y el de todo el equipo de redacción), porque siempre, siempre, era la última en entregar su trabajo...



¡Imagine el lector cuando se dispuso a los reporteros que tenían que entregar su material a las seis de la tarde! y si no, ¡pues no entraba!



Hubo mentadas de madre, hijos de la chingada y una serie de lindezas propias de una redacción caliente, activa, viva, que se desvanecían saliendo a comer a La Fonda, tomarse una cerveza y platicar.



Un día, le descubrí a “The Doors” y “Pablo Abraira”, sus éxitos en CD y me los prestó. Después de que se los devolví, al poco tiempo me reclamó porque un disco de “The Doors” no se oía... de inmediato lo tomé, lo metí al CPU y estaba sonando. Puso cara de incrédula y tomó el disco de nuevo. Al día siguiente me dijo que aún no podía oír ese CD pero ya no me culpaba.



Ha de disculpar el lector que le cuente de esto, pues no está usted para saberlo y yo para contarlo, pero en verdad se lo digo que qué difícil es escribir cuando se está tan triste, tan triste que dan ganas de llorar nomás de ponerse a recordar a una amiga que más que amiga era una especie de hermana, de ésas con cara de enojona, de agria, pero ¡para nada! Era de risa fácil, de humor agudo y agilidad mental increíble... y que se enojaba, ¡claro que se enojaba! le emputaba la injusticia, la arbitrariedad, la prepotencia, la insensibilidad, la mentira... lo que nos debería de emputar a todos, pero en un mundo de cínicos, esos preceptos son religión y Biblia de quienes simplemente no creen en el espíritu de Regina.



Sí, en serio que ofrezco disculpas al lector, porque no está para saberlo ni yo para contarlo, pero de verdad que no me siento con ánimos en estos últimos días para escribir lo que habitualmente ofrendo a sus ojos; y es que aunque no lo parezca, eche desmadre, me ría, disfrute del triunfo del América, de Los Vengadores y de mis paseos matutinos con Harry, se los juro que estoy tan triste que siento que me lleva la chingada...



Y  para completar, resulta que me entero que este jueves, día de la libertad de expresión, dos reporteros gráficos son hallados muertos. ¡Échele a mi estómago más bilis para aderezar mi indignación, mi coraje, mi impotencia! ¡súmele esa lucha incesante en mi espíritu por no albergar odios, rencores, furia, ira!



Ha de estar de acuerdo conmigo, lector... no está usted para saberlo, ni yo para contarlo, pero me intriga pensar qué pasa por la mente de Arturo Bermúdez Zurita, ¡de Amadeo Flores Espinosa, quien conoció a Regina!, de Javier Duarte de Ochoa... ¿entenderán el dolor de esas familias a las que les han desprendido un cacho de tiempo, espacio, recuerdos y palabras? ¿entenderán el enorme vacío que hay tras la ausencia de Regina? ¿comprenderán que hoy por hoy, por mucho que hagan, por mucha obra que se exhiba, por mucho beneficio que se prodigue, habrán de ser recordados por el dolor que hoy se clava en cada una de las personas que perdieron a un ser querido en medio de incertidumbre, impotencia y miedo.



En verdad se lo digo, lector... no está usted para saberlo ni yo para contarlo... pero aún me siento triste y escribir así, resulta tan difícil como aceptar que Regina no me volverá a prodigar su amplia sonrisa y su honesta carcajada.


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.