Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Un pueblo “feliz”

Mi madre dice que cuando nací, traía un tesoro...

04/05/2012 21:56:20 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


vamos, no era la torta bajo el brazo ni una estrella. Es más, estoy seguro que también, lector, en su génesis, tuvo el mismo tesoro que yo.



Muchos llaman “Inocencia” a este tesoro. Nuestro mundo es fascinante, arquetipo de comarcas waltdisneydianas, es el paraíso prometido, el edén, la tierra de Nunca Jamás sin piratas... que demasiado pronto desaparece ante el embate fuerte, recio y firme de una nalgada que nos despierta y hace ubicarnos en nuestra realidad...



A través de esa nalgada empieza el robo de nuestra “inocencia” y sabemos que el llanto entonces ha de ser parte de nuestra vida... lloramos por hambre, por estar miados o cagados, porque tenemos frío o calor, o porque no vemos al ser querido... actos que, sin querer, siguen robando nuestra “inocencia”...



II



Ha de cuestionarme por qué canijos pongo entre comillas “inocencia”... ¡ah! es que a veces, la “inocencia” pasa a ser sinónimo de ingenuo, de tonto y hasta de ignorante.



He de tomar el último punto bajo un silogismo tan simple como quizás, poco creíble pero no por ello divertido: La ignorancia es una forma de felicidad y el conocimiento es una forma de ir perdiendo inocencia. Luego entonces, quien conoce, no es feliz.



Imagine el lector a un pueblo educado, con criterio propio, con conocimiento de causa, inteligente y listo; sediento de saber, de aprender, consciente de su comunidad y de la importancia del bienestar común... sencillamente no sería feliz viendo a los hijos de la fregada que en este momento nos gobiernan y pretenden gobernar...



III



A lo mejor yo esté mal, pero tengo la sensación de que somos un pueblo ignorante. Eso no es lo catastrófico... somos un pueblo ignorante e infeliz porque (creo) confundimos el concepto eudomónico con pequeños triunfos, mínusculas metas, enanos objetivos como son “¡Es viernes!”; “¡Noche de antro!”, “¡Ganó el América!”, “¡Vamos al cine!”, “¡Chingue su madre el gobierno!”, y los que usted quiera agregar y crea merezcan estar en este estatus.



Y me dirá usted... ¿Y a qué viene todo este pinche teatro de inocencia, ignorancia y felicidad? ¡Pues al debate que se ha dado entre ver el debate de candidatos y ver batirse al Morelia contra Tigres! (por supuesto: descartado “Pequeños Gigantes”)



IV



He de confesarle algo... yo no he de ver el debate.



No, no, no, no... mi pasión por el fut no llega a tanto para ayudar a Salinas Pliego a esponjar su puto ego e inflar su mierda ratting... disculpen los exabruptos, pero a veces es necesario expulsarlos.



Tampoco he de perder el debate por irme al cine o simplemente ver una película en cualquiera de los canales que el cable nos ofrece.



¡Vaya! mucho menos he perdido el interés periodístico o morboso de ver a quién le rompen la madre con argumentos o ver quién dice más sandeces que el que escribe.



Además, fueran las razones que sean para no ver el debate, es parte de ese derecho llamado libre albedrío del que todavía podemos gozar un gran grueso de la población... por eso yo entiendo si usted el domingo sencillamente aplica un zapping a la hora del debate y busca otro canal.



Pero mis razones para no ver el debate este domingo son más sencillas... no hay tele en la oficina a la que acudiré este domingo por la noche.



V



No obstante ello, he de confesar que quizás no sea necesario verlo. Tengo entre dos candidatos mi voto y no creo que por mucho que se diga o haga, altere esa duda que tengo y que he de solucionar el primero de julio cuando esté frente a la boleta.



Y quizás no gane el candidato por el que usted vote... y entonces ha de maldecir a esas personas que se abstienen de sufragar porque son “felices”, pues realmente no les importa quién nos gobierne, porque a ellas, las abstencionistas, les valdrá madres su rumiar, su bilis y coraje de tener conciencia de que nuestra democracia se basa en mantener a un pueblo “feliz” con telenovelas, futbol, redes sociales donde echar nuestros venenos y para “los más felices”, para “los más radiantes”, para “los seguidores del eudemonismo”, decenas, centenas, miles de programas sociales que les quiten la preocupación de hacer las cosas por uno mismo... ¿para qué? para eso está papá gobierno y mamá telecracia.



Hoy, sólo por hoy, no le pido que sea “feliz”.



PD Votar como borrego es una forma de inmensa “felicidad”...



Buen fin.


Otras Entradas

Otras Entradas

De taxis y cocheras

Hoy me di cuenta de una cosa... mi hija nunca me da el número de taxi que aborda al salir de su lugar de trabajo... aunque tiene como sistema, hablarme cada vez que se dirige a su casa como también hacerlo cuando entra a ella.

Ley Idiota

Un idiota (de ésos que van caminando con la vista fija en el celular y con audífonos) se proyecta contra el cofre de la camioneta, porque todavía le cedo el paso, cortesía que no ve y decide atravesar la calle bajando al arroyo vehicular precisamente a la entrada del estacionamiento y choca con mi carro estacionado.

Maldita inseguridad

El alcalde de Medellín, Luis Gerardo Pérez Pérez, pide a la cadena de tiendas donde roban frutsis y pingüinos, que contraten elementos de seguridad privada, después de que hace casi una semana, se perpetrara el atraco de seis de estos negocios en su municipio.

¡El Lover-nador!

Una relación extramarital teniendo como testigo de calidad a la PGR, hace que al menos, con la mano en la cintura, Karime Macías Tubilla, no tenga "Pero" para que obtenga el divorcio por parte de su infiel marido, sustentada su demanda bajo la fracción primera del artículo 141 del Código Civil jarocho, que reza así: Es causa de divorcio "el adulterio debidamente probado de uno de los cónyuges".

Veracruz, más que Duarte

Han de disculpar el tema, pero en lo particular, me preocupa sobremanera que amigos de cualquier punto del sistema solar, cuando citan Veracruz, su campo semántico arroje en primera instancia a Javier Duarte de Ochoa y todo lo que ello implica: corrupción, empresas fantasma, cáncer, desvío de recursos, y un largo etcétera.

Castigo a Veracruz

Javier Duarte de Ochoa guarda todos los males del planeta cual si fuera una moderna caja de Pandora que a veces pareciera "Caja china".

La más cara y peligrosa

El ingeniero Héctor Ignacio Sandoval Quezada ha pasado por los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla; también ha pedido la intervención de los diputados federales Rocío Nahle y Cuitláhuac García y en sendos casos, la respuesta a su estudio, análisis, observación y advertencia, ha sido la misma: indiferencia total ante el hecho de que Veracruz tenga no sólo una de las carreteras más caras de México, sino del mundo, y a ello se le agrega un dato adicional: igual de peligrosa.

Veracruz en Flashmob y Flashback

No sé de quién fue la idea... pero fue fantástica. El video apenas lo vi este domingo, pero el evento ocurrió el sábado por la tarde en el parque Juárez... ¡cómo me hubiera gustado verlo en vivo!

Yunes y los medios

Hay quienes definen la relación de Yunes Linares con medios como muy mala, aunque creo que es cuestión de perspectivas.

Héctor Lechuga: Una broma a la tumba

¿Por qué Coatepec?, pregunté, un poco intrigado, y quizás un poco indignado.

Salarios del Congreso

Entiendo que la lista de personal del Congreso local donde exhibe un salario envidiable es viejo (más en estos tiempos de crisis de convenios, chayotes y mochadas), mínimo, con un mes de retraso o más, pero no por ello, deja de incomodar por los sueldos que se manejan.

Frida Celeste y sus chavos

La reunión de ex dirigentes juveniles, universitarios y otros más, fue un éxito.

Y si va Nahle por el Senado...

Se habla mucho de las candidatas veracruzanas a la Senaduría para este 2018, encasillando hasta el momento a tres damas: Anilú Ingram y Elizabeth Morales, por parte del PRI, así como por parte del PAN, a Indira Rosales San Román, aunque ahora ya empiezan a encartar a Yazmín de los Ángeles Copete Zapot por parte del PRD.

El perro de la camioneta

Tiene varios días que un joven llega en una camioneta Ford Explorer, entre gris y azul; se estaciona justo enfrente del contenedor de basura, y se dirige a uno de los edificios del módulo de Araucarias, específicamente al "A" en el segundo piso, de Jardines de Xalapa.

¿Trazos de un loco?

Fue en marzo o abril del 2014 cuando vi por primera vez uno de esos trazos. Colgado en una pared, enmarcado, llamó mi atención y por supuesto, quise saber qué era. Mi interlocutor me preguntó: "¿Qué te parece?"