Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
El genio y la botella

“Yo deseo”... sí, así iniciaba la magia en aquellos cuentos fantásticos de Genios atrapados en lámparas o botellas, según el narrador, fuera en “Las Mil y Una Noches” o con los hermanos Grimm.

15/08/2012 00:18:22 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz




Mi acercamiento a los Genios mitológicos se dio en mi juventud, cuando en las ansias de saber todo, un día descubrí que aquellos seres fantásticos, bondadosos, ofertores de tres, dos o un deseo, no eran como me los pintó la literatura...


Para algunos, el Genio o Djinn, no era más que una entidad del desierto, un pequeño duende, un demonio o como quiera interpretarlo, que hacía pasar las de Caín a los viajeros con los famosos espejismos que les brindaba creer ver oasis o en el otro extremo, ver bellas mujeres inalcanzables por más que corrieran hacia ellas.



No sé cómo o por qué, los hermanos Grimm encerraron a uno de estos seres en otro recipiente que no fuera la clásica lámpara... recuerden “El Genio en la Botella”.



En dicho cuento, el ingenio se impone al genio.



En pocas palabras, un joven leñador se encuentra una botella y ante las súplicas del interno, quita el corcho y libera a un genio, quien le agradece y advierte, que no obstante haberlo ayudado, tendrá que matarlo. El joven le dice que no cree que el ser pequeñito que estaba en la botella sea el gigante que pretenda eliminarlo, por lo que le pide, para aclarar sus dudas, que se meta de nuevo a la botella y sólo así, accederá a su muerte. Orgulloso, el genio entra y es atrapado por su soberbia. Suplica su liberación a cambio de un obsequio: una tela de dos colores. Por un lado, todo lo que toque se hará de plata; por otro extremo, lo que toque, sanará. El final del cuento es que el joven saca de la pobreza a su padre y él se vuelve un exitoso médico.



Sí... uno quisiera encontrarse a veces a un genio en una botella, pero la literatura y la mitología a veces se quedan cortas con la realidad.



Un padre encuentra a su bebé muerto en una botella...



No hubo necesidad de frotar o destapar la botella porque era evidente que ningún genio iba a salir de ella.



Para más, los únicos que salieron fueron los médicos residentes a quienes utilizaron como chivos expiatorios... ¿de qué?



No, acá no hablamos de negligencia médica porque sencillamente no conocemos la historia clínica del bebé así como la de su madre, simplemente nos avocamos a algo tan simple como la entrega de un bebé muerto en una botella lo cual, creo que a todos, nos parece fuera de lógica, ética y sentido común, sin ser médico.



Culpar a los residentes es fácil, pero bastaría con preguntarse quién fue el genio que estaba al frente de ellos y qué genio dio la orden para que se embotellara a un bebé.



El asunto es que, sin querer, sin destapar la botella ni frotar lámparas y sin un “Yo deseo”, Carlos Rodríguez Castro, padre del bebé embotellado, sacó, no a un genio, sino una serie de irregularidades que reina en el Hospital General de Veracruz, de manera particular y en lo general, en el Sector Salud.



Primero, la forma en que hacen de los médicos residentes culpables; segundo, la ausencia de equipo para tratar el cuerpo de un bebé; tercero, irregularidades que citaron los residentes como ausentismo de médicos durante las guardias en las noches así como influyentismo para que trabajen sin ser “especialistas” algunos médicos... entre otras...



Si bien hay que reconocer el esfuerzo del DIF estatal por brindar apoyo a la pareja de padres ante lamentable pérdida, habría que pedirle al Gobernador Javier Duarte un deseo... que al menos investigue las condiciones de los hospitales del Sector Salud pero no en boca de su titular o de la complicidad de sus directores, sino de quienes realmente hacen milagros con lo poco que tienen o les dan para hacer su trabajo...



Obras son amores y no buenos deseos... y no se necesita ser un genio para saberlo y mucho menos para olvidarlo.






e-mail: dor00@hotmail.com





Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.