Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Una fría cifra

Justo cuando ya veía mi estatua de Paciente Zero (así, con Zeta para que se vea con más chaché...) ante lo que yo creía haber abierto la Caja de Pandora a una nueva enfermedad, el resultado echó por los suelos mi calentura de grandeza: Tenía dengue.

31/08/2012 16:22:53 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz




Un dolor de cabeza que superó tranquilamente a mis amigas de la vida (las migrañas) junto con fiebre, me llevó a la cama y después a una clínica para terminar en un hospital en las manos de una epidemióloga.


El terror a las agujas desapareció ante el primer piquete que según habría de desaparecer el dolor de cabeza y la temperatura... pero no... tanto fiebre como cefalea persistieron y tuvimos que pasar a otra fase: examen de sangre.



Igual... mi temor a las agujas ni lo recordaba... sólo restaba esperar los resultados.



II



Todo empezó un domingo... estaba trabajando en la computadora y me levanté tranquilamente por agua y un leve mareo con algo de náuseas sacudió mi cuerpo. Le dije a la mujer: "Me voy a enfermar".



Por la noche, una sensación de temperatura me invadía así como un dolor de huesos que me presagiaba gripe... así que me zambuté antigripales y a partir de ese día, bien abrigado.



Lunes y martes con molestias propias de lo que es una gripe y medicamento... el sudor en las madrugadas y esa sensación de fiebre, repentinamente desaparecieron como por arte de magia el miércoles. Cinco de la mañana, abro los ojos y dije: "¡Me siento de maravilla!"



Cogí y me dirigí al trabajo... bueno, realmente nada más me fui al trabajo, sintiéndome estupendo. Vinieron familiares de México, platiqué con ellos y me invitaron a cenar... todo iba bien hasta que cayó la tarde y quería que se me cayera también la cabeza: la cefalea había vuelto con más intensidad.



Se lo comenté a mi esposa y hasta intenté que cancelara la cena, pero su temor a ser descortés volvió a recordarme ese episodio del asesino de "La chica del dragón tatuado", cuando atrapa a un policía que lo perseguía ofreciéndole una copa y éste acepta a sabiendas de que podía morir... le tememos más a ser descortés que a morir, parece.



Total que esa noche del miércoles, con todo y mi dolor de cabeza, ahí me tiene en la cena. Un vaso de clericot que bebo con ansiedad. ¿Cenar? No se me antoja nada... sólo tengo sed. Una botella de vino que se consume y ¡voilá! el vino hace su efecto... olvido el dolor.



Al día siguiente responsabilizo a la cruda por mi dolor de cabeza que se incrementa conforme pasan las horas... ya más tarde, no aguanto la cabeza. Paso una noche de los mil demonios. Y el viernes, saco la chamba pero no concluyo la edición. Me retiro a la casa para terminar en un hospital.



El diagnóstico: Dengue.



III



Me precisan que no me van a encamar. Me mandan a la casa. Sólo los casos de Hemorrágico son atendidos en el nosocomio... los clásicos, como el mío, son enviados a reposar en casa.



Con mis exámenes de sangre detectan una baja considerable de mis defensas así como una inflamación hepática y triglicéridos a su máxima exponencia. En pocas palabras, el dengue abrió mi caja de Pandora y todos los males se desataron... era necesario otros exámenes más.



Le digo a la epidemióloga: "Oiga, desde aquí parece que ordena que me hagan el examen de VIH"... su respuesta, con sonrisa a flor de labios, me confirma: Es examen de Elisa.



—Bueno, el que nada debe, nada teme— respondo pero no por ello sacadísimo de onda.



IV



Un fin de semana con fiebre y dolor de cabeza, suministrándome medicamento a lo bestia y mis días se hicieron tipo Jeep... de cuatro por cuatro... y es que cada cuatro horas, religiosamente, debía tomarme tres cápsulas con la idea de levantar mis defensas...



El lunes acudo al IMSS a hacerme mis nuevos análisis de sangre. Siete de la mañana y una enorme fila que hacen de mi malestar un infierno. Tras hora y media de espera, nuevamente sangre y ahora a esperar en la tarde los resultados.



Los dolores de cabeza han disminuido así como las temperaturas en una escala de 2 a 7... la Doctora ve mis exámenes y sí, no tengo VIH pero tengo otras cosas que obligan a dejar azúcar, harinas, carnes rojas y meterle más agua, frutas, carnes blancas y verduras, así como cítricos... y reposo, mucho reposo... intento dar una vuelta más tarde por el parque de la casa y entiendo a qué se refiere con "reposo, mucho reposo". Un sudor frío recorre mi frente apenas con unos cuantos metros caminando... regreso a cama y "reposo, mucho reposo".



Intento ver las noticias por internet y media hora después, ya no soporto la pantalla... "reposo, mucho reposo". Y tomo en serio las palabras de la doctora.



V



Hoy, ya me siento mejor... se me caen los pantalones, disminuyó mi panza chelera y bajé dos kilos... ¡mucho mejor! Fue una semana difícil y aunque al principio veía al gobernador Javier Duarte develando mi estatua en Jardines de Xalapa como el paciente Zero de una rara enfermedad, mi triste realidad es que acabé siendo sólo una fría cifra más de los enfermos de dengue en Veracruz...



¡Cuídense!


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.