Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Don Emiliano
Doña Tere.
09/09/2012 - Xalapa, Ver.
Doña Tere. por Proporcionada por el autor de la columna

Palmarejo no aparecía dentro de mi geografía personal hasta el sábado, que me pidió mi mujer que la acompañara a llevar a mi suegra a ese lugar. La señora iría a ver a un "huesero", pero antes de que haga suposiciones, no busca cargo político alguno mi suegra, solamente tenía lastimado su brazo derecho.

09/09/2012 23:34:00 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz




Desde hace algún tiempo la venía oyendo quejarse de que cualquier movimiento que hiciera con el brazo referido, le causaba mucho malestar. Hace algunos días, después de que una amiga suya le recomendó a un "huesero", se animó a ir después de que sintiera que perdía el equilibrio en unas escaleras de caracol y se sujetara con el brazo lastimado sintiendo un "estirón".






Palmarejo, para que lo ubique el lector, se encuentra saliendo de la capital veracruzana hacia Veracruz, en el municipio de Emiliano Zapata.







Para llegar a ese lugar, uno tiene que entrar por la terminal de Miradores y encaminarse a Rancho Viejo. Pasando esa comunidad, el siguiente poblado es Palmarejo.







A ciegas, porque nunca habíamos ido, sino sólo por las pocas referencias que le dio la amiga a mi suegra, nos adentramos y tras preguntar en dos ocasiones, más o menos ubicamos la casa del "huesero", cuando un niño se nos acercó y sin que mediara pregunta alguna de nosotros nos dijo:







-¿Busca a don Emiliano? ¡No está! Salió hace como media hora...







-Sabrás a qué hora regresa...







-No...







-¿Dónde vive?







Su dedo señaló la casa de enfrente al tiempo de un "¡Allí!".







Le dimos las gracias al amable niño, quien nos soltó de bocajarro la pregunta:







-¿No me va a dar algo?







Mi esposa revolvió su bolsa y sacó unas monedas que entregué en la mano al chaval que salió corriendo.







Nos estacionamos frente a la casa y decidimos esperar un tiempo prudente... Eran cerca de las diez de la mañana... cinco minutos allí y una camioneta se estacionó frente a nosotros y nos preguntó: "¿Está don Emiliano?"







Tras nuestra negativa decidieron hacer lo mismo que nosotros... esperar...







Y no bien habían pasado otros cinco minutos cuando atrás de nosotros, otro carro se estacionaba. Descendía un señor y antes de que nos preguntara, le decíamos que don Emiliano no estaba... y también, decidió esperar un momento... la paciencia se agotó pronto en ambas unidades que decidieron partir apenas diez minutos transcurridos... nosotros, creo, aguantamos otros diez más y partimos, con la convicción de regresar más temprano al día siguiente.







Y así fue... eran las nueve de la mañana del domingo y ya tocábamos la puerta de don Emiliano cuando su sobrina, vecina de al lado, nos dijo que el tío había salido media hora antes pero que "no tardaba", de acuerdo a lo que uno de sus hijos le había comentado... "salió en carro". Preguntamos qué carro conducía y nos dijeron que un Tsuru blanco... entonces, nos apostamos en el carro en la espera de un Tsuru blanco...







Diez minutos después, un hombre alto, arriba del 1.80, viejo pero aún fornido, acompañado de un joven y un niño, se acercó a la puerta y escuché que nos preguntaba algo como "¿esperan?" a lo que respondí que don Emiliano había salido y así era, lo esperábamos. Con una sonrisa de oreja a oreja me respondió: "Soy yo"... y entonces comprendí la pregunta que nos había hecho: "¿me esperan?"







El carro, al parecer, lo habían llevado al mecánico...







Nos hizo pasar a mi suegra y a mí a un cuarto (no me iba a perder el espectáculo de ver a la señora gritar cuando le acomodaran el brazo... tiene el umbral del dolor muy pero muy bajo). Tras explicarle su molestia, el hombre la sentó y él se sentó detrás de ella y tras inspeccionar con sus dedos el hombro, apretó en un punto y le dijo a mi suegra: "¿Le duele aquí?" y el grito de ella fue su respuesta. Para ello, ya estaba acomodado en una silla para ver la curación cuando me llama don Emiliano y me dice:







-Me vas a ayudar a jalarle estos tres dedos (índice, medio y anular); tú estira pero no jales mientras yo trabajo...







Extendí el brazo de la señora estirando desde sus tres dedos y el señor untó una crema a lo largo del brazo a la vez que con sus pulgares recorría la extremidad quejosa... los "ayes" de mi suegra fueron en aumento conforme se acercaba al hombro cuando de repente ¡lo sentí! al tiempo que decía don Emiliano "ya está". Era como si algo hubiera caído en su lugar. El señor echó hacia atrás el brazo de la señora y ya no hubo nada que lo impidiera y al subirlo, tronó... ¡estaba curada!







Y aprovechando el viaje, curó un tobillo que también traía "falseado".







Don Emiliano cuenta que a los 16 años descubrió que tenía ese "Don de Dios" cuando su hermano se dislocó el tobillo y él se lo acomodó. Después, cuando un albañil cayó de la construcción de la casa que habita y también lo curó. Su fama ha llegado a todos los rincones de Veracruz, y no sólo eso... platica que hace poco vinieron de Pachuca para llevarlo a curar a una mujer que al caer, se había lastimado cadera y pierna. Los médicos no pudieron hacer nada para curarla... él sí.







Se levanta y sus 70 años a cuestas no los parece. Se mueve ágil y muestra unos yesos que le han dejado de recuerdo personas a las que ha curado.







Estamos a punto de retirarnos y le preguntamos cuánto se le debe, a lo que nos responde que Dios le dio un Don para curar a sus semejantes y no podría cobrar por eso, "lo que sea su voluntad"...







Por supuesto, mitigar el dolor y la molestia, no tiene precio y mucho menos la fortuna de conocer a seres extraordinarios, eso, sencillamente, no se puede pagar.







Nos despedimos de don Emiliano y de su familia, que con sonrisas honestas, de ésas que son difíciles de encontrar a veces, nos dicen adiós.







Dejamos atrás a Palmarejo, pero en mi GPS personal, ha quedado registrado.



Otras Entradas

Otras Entradas

Anécdotas de la Mesa de Estatutos

En Campeche, donde se celebró la Mesa de discusión sobre los Estatutos del PRI, hay cosas curiosas que destacar, más allá de los acuerdos obtenidos, como por ejemplo, de que ya muchos consideren a Carlos Brito Gómez (Don Charles pa' los cuates) como el Chabelo del PRI, que si bien igual pudiera disputar esa distinción Manuel Ramos Gurrión, por tamaño (no político, sino de estatura), se lo gana Brito... en un momento dado, en que entre ambos PRIsaurios pudieran verse en pintura, entonces estaríamos hablando del "Chabelo y Pepito del PRI".

El más buscado

¿Saben quién es la persona más buscada de Veracruz en estos momentos?

¡Gana Carlos Morales!

Honor a quien honor merece: Ya me jalaron las orejas los amigos de Altotonga porque dejé fuera de la jugada al diputado Carlos Morales Guevara con mi comentario de ayer, cuando puse: "¿Alguien vio a los diputados locales y federales en sus distritos respectivos afectados por el paso de Franklin? Es la pregunta que leí en las redes sociales..."

Hipólito, MAYL y Héctor

Los datos que arroja Hipólito Rodríguez Herrero en torno a Proactiva, empresa que tiene una ampliación por quince años más para hacerse cargo del relleno sanitario, considera que son suficientes para que el presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, exponga al público las condiciones de dicho convenio: en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pagan 11 millones de pesos; en Mérida, Yucatán, 4 mdp; mientras que en Xalapa, el pago será de 24 mdp anuales.

Julión jarocho

No sé Rafael Márquez qué broncas tan fuertes tenga en esa vinculación que le hacen con el crimen organizado y la verdad, espero que le vaya bien en lo que él ha llamado "el partido más difícil de su vida" y no haya necesidad de llegar a los penales... en el caso de Julión Álvarez, es seguro que por lo que vaya a decir, me gane una mentada de madre, pero lo digo de corazón: el señor merece la cárcel.

Anécdotas que se entrelazan

Antes de entrar en materia, un pequeño comercial de los Pepes:

Fidel y las Flores

Mucho se habló de la reaparición de Fidel Herrera Beltrán, ex gobernador de Veracruz, que en su gobierno inundó a la entidad de rojo... que rojas las escuelas, que rojos los hospitales, que rojas las guayaberas, ¡que rojos los chones en fin de año!

El regreso de la nota roja

Los vecinos de Jilotepec advierten que harán recorridos por las calles de sus comunidades acompañados por sirenas; en cuanto vean a un delincuente, la harán sonar y lo perseguirán hasta darle alcance... no lo van a matar, pero le dejarán "un recuerdo muy grande".

Pedro, el muy cabrón

La última vez que platicamos, no fue una plática... tampoco fue un diálogo... a lo más fue un monólogo que escuché hasta que le dije "te voy a colgar porque vamos a acabar mal".

Seguridad defecada

Les platico de mi vecindario y en una de ésas, hasta haya similitudes con su vecindario.

El título de Kuri Kuri

Un 7 de diciembre, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sacudió a los estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz cuando señaló que ésta emitió por lo menos 100 mil títulos sin registro ni validez, y puso el dedo en la llaga cuando citó que las cuotas que cobra la institución ingresan a una asociación civil, la que es investigada.

La otra Tigresa

 Se la robaron a los poetas.

Toto, a la espera

"Antes de ejercer mis facultades como Gobernador escucharé a los ciudadanos", comenta en sus redes sociales el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, esto, con motivo de que un grupo de personas le entregó un documento donde se le solicita que ejerza su veto a las reformas a la Ley de Protección a los Animales las que despenalizan las peleas de gallos y vaquilladas.

El chiste de Javier

Adivina, adivinador: ¿Qué sale si cruzamos a Fidel Herrera con Javier Duarte? ¡Pues un Javier Herrera!

Seguridad y Deuda

Poco a poco fue rodeado. Le tomé una foto y la mandé a ese famoso grupo de vecinos en espera de que se actuara, pero estaban más interesados en otros rollos, como la defensa de un arco que es "símbolo" de la unidad en la que vivo...