Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios
Hambre

Intento escribir... pero un aullido o llanto me distrae...
08/11/2012 00:53:50 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


Para. Así, de imprevisto, tal cual surgió. Pero me llena de dudas y además, me impide que me aplique en la columna del día...



Mi intención de escribir sobre temas políticos como la posibilidad de que Alberto Silva llegue al CDE del PRI o Erick Lagos a la secretaría de Gobierno se ve impedida por ese gusanito que se introdujo en mis oídos en forma de aullido... o llanto.



Cuando lo escuché, pensé en el perrito que recién llegó al departamento de arriba... tendrá como una semana que empezamos a escuchar sus uñas cuando camina o corre por esa casa... ¡no! en lo absoluto... no nos molestan sus patitas, más bien nos intriga saber cómo es, de qué color es, si es macho o hembra, porque sencillamente, al parecer, los vecinos no lo sacan... al menos cuando estamos nosotros en casa. Calculo que es pequeño por el sonido agudo de su ladrido, y también lo defino como un excelente guardián ante quien se acerca a la puerta de la que hoy es su casa...



Pero descarto que ese aullido que oí... o llanto, sea del perrito vecino porque cuando agudicé el oído, parecía más un gemido de niño que de animal.



Intento concentrarme de nuevo en esa conjetura sobre Silva Ramos y la posibilidad de que abandone Tuxpan para llegar a Xalapa. No sé... lo sigo viendo como un potencial precandidato a la Gubernatura junto con Héctor y Pepe Yunes, claro, cada uno en su circunstancia...



¡Y otra vez! Ese ¡Uuuu! o ¡Buuu! se vuelve a oír, suave, quedito, como si pretendiera que sólo yo y mi soledad en casa lo escuchara... No creo que sea el niño de la vecina de enfrente que a todo pulmón, exigía comer a su hijo, un pequeño que nunca vi, pero que oí llorar la cantidad de veces ante la desaforada desesperación de lo que creo, era su madre... pero no... lo descarto, tiene rato que esos inquilinos se fueron y ahora la casa la habita un par de señores cincuentones...



Me asomo por una ventana... pelo oreja por la otra ventana... jalo la cortina y trato de encontrar, ya no con el oído, sino con la vista, el origen de ese ¡Uuuu! o ¡Buuu! que me distrajo... pero ya se hizo el silencio... y a fuerza de ser sinceros, a punto estuve de hacerme yo...



No por miedo, no... no hay porqué... aunque coopera mucho la soledad de esta casa y su santa paz...



Trato de retomar el tema con Erick y su intención de pasar por polígrafo y antidoping a quienes pretendan ser candidatos por el PRI... respetable su posición aunque en el caso del polígrafo, me pregunto, qué político no miente y más en aras de defender a su partido, a su alcalde, a su gobernador o su presidente... conste que dejé a un lado sus intereses...



¡Chingada...! Otra vez ese ¡Uuu! o ¡Buuu!... ¿es un niño? ¿será el de los tamales? Y es que me acabo de comer dos, reservando uno más en el altar de muertos por si más al rato siento un huequito en la panza...



Perdón... ¿Se sabe esa leyenda urbana? A mí me la contó un amigo, de ésos que en su mirada hay nobleza y su decir carece de dobleces... creo que fue ayer que, igual, entre tamalito y tamalito, salió el tema del niño de los tamales...



Me dice Rafa (realmente no se llama así, pero por alguna falla en mis neuronas, olvido su nombre y siempre le digo Rafa, sin que él tenga a bien corregirme y sólo se ría de mi enésima necedad por cambiarle el nombre) que hubo una familia donde la mayoría de los hijos les gustaba la uña. Tan era así, que asegura que el piso de la casa que rentaban tenía por mosaicos tarjetas bancarias, producto de su robo y al no entender el mecanismo para usarlas, les dieron un uso de duela plástica. Sí, era una familia de malvivientes... a excepción del benjamín que contrastaba con el aspecto malandro de sus hermanos al tener una cara suave, dulce, de niño bien... por supuesto, ¡era el consentido de todos!



Una tarde de diciembre, después de que los rapaces regresaran a casa tras aplicar el dos de bastos a los parroquianos descuidados, resolvieron salir a cantar la rama ¡para ver si obtenían unos pesitos! Los contrastes de la ilusión decembrina con su triste realidad.



El pequeño llevaría el bote para recaudar con la idea de que su carita de ángel lo haría más fácil... pero porque estuvo jugando, distraído o lo que quiera, el benjamín no comió. Su madre sacó de entre su pecho el monedero y le extendió un billete de 20 pesos y le dijo: Toma, vas con la señora de los tamales, y te compras tres... ¡para ti!



Por supuesto, no hubo recelo de los demás hermanos porque muy aparte de que ellos ya estaban comidos, lo querían y procuraban mucho.



La rama entonces cantó por el Macuiltepec y las calles de Nuevo León y Progreso hasta que iniciaron el descenso a la avenida Xalapa, allá por la facultad de Economía... por allí estaba la señora de los tamales que decía su mamá y el hambre hizo presa al niño, cosa que a sus hermanos, enfrascados en una buena noche de colecta, le decían que se aguantara porque por él, las personas cooperaban al ver su carita de ángel...



Cuando se estuvo cerca de la tamalera, el pequeño se separó un momento del grupo, se acercó a la señora, y pidió sus tres tamalitos. Con el alimento en la mano, se reagrupó donde estaban sus hermanos: en el puente peatonal que cruza a la facultad de Economía. En ese momento, un rechinido de llantas estremeció a los pocos transeúntes que por allí circulaban. Un conductor perdía el control de la unidad y se impactó contra el grupo de niños... ¡era una tragedia!



Las malas noticias corren tan rápido como si el mismo viento se encargara de llevarlas... cuando la madre llegó al lugar, justo en ese momento, desprendían de la pared y parte del puente, el carro y allí, entre piedra y sangre, estaban los hijos de la señora, llorando, gritando, gimiendo con un brazo roto y un hueso expuesto... pero para la madre de éstos, sólo la mirada buscaba con insistencia al pequeño, al consentido... un respiro de alivio con el que sentía que el alma se le desprendía, dejó escapar cuando vio al niño, limpio, sin ningún rasguño, en cuclillas, ovillo, y entre sus manos, un tamalito sin hoja, como si estuviera a punto de comérselo. Cuando ella lo tomó en sus brazos sintió ese frío que sólo la muerte es capaz de ofrecer... sin ningún rasguño ni daño aparente, el pequeño estaba muerto... Por supuesto, entre las mujeres que vieron al pequeño con su tamal en la mano, se escapó una frase: ¡Murió con hambre!



Agucé el oído... El ¡Uuu! o ¡Buuu! ya no lo escuchaba... quise entonces retomar el tema de Alberto Silva y Erick Lagos pero había perdido totalmente la concentración, no así el apetito... resolví ir al altar de muertos por un tamal, pero ¡demonios! sólo encontré la hoja vacía... entonces comprendí que no era un ¡Uuu! lo que escuchaba, sino un ¡Buu! de un niño, que al parecer, había saciado su hambre...


Otras Entradas

Otras Entradas

Tres ex delegados a prueba

Son pocos pero significativos. A ojo de buen cubero, tenemos tres: Tomás Carrillo Sánchez, Marcos Castillo, Iraís Morales y si gusta apuntarlo, Renato Alarcón Guevara que se cuece aparte.

Jaque legislativo

Hasta el martes, el número de diputados que tenía la fracción legislativa del PAN con la inclusión de José Luis Enríquez Ambell y Sebastián Reyes Arellano, era de 18 "suspiritos azules".

Luna Escudero

Cuentan que en su centro, había una fuente rodeada de árboles de naranja agria y algunas bancas que permitían al transeúnte tomar el fresco. Hoy, lo mismo llegan a celebrar el triunfo de un campeonato de fútbol o protestar contra el Gobierno. Ha de disculpar el candidato, pero de todas las propuestas que hizo, la que me tocó en serio, fue la de imaginar a la Plaza Lerdo verde, lejos de ese pavimento que, cuando el sol está en su cenit, pareciera usar al transeúnte como conducto para unir sus calores.

Gina y Zaida

Tras la detención de Gina Domínguez Colio, en el PRI estatal se arrepienten del exceso de "huevos tibios" que hubo para con la presidenta de la Fundación Colosio porque cuánto se hubieran ahorrado de "bochornos políticos" cuando le pidieron el cargo y ésta, sencillamente se negó a entregarlo aduciendo artículos y leyes internos.

La oportunidad de Pascual

A Héctor Yunes Landa le causa extrañeza "la detención selectiva de priístas" en pleno proceso electoral.

Gasoducto: de las redes a las campañas

Cada vez que entra a Jardines de Xalapa un carro de gas con tanques de 20 y 30 kilos, los vecinos nos alertamos. Primero, porque nada tiene que estar haciendo ese vehículo en este conjunto habitacional; segundo, porque de cierto modo nos advierte que un vecino utiliza tanques en lugar del estacionario, por lo que de inmediato, se da alerta a Protección Civil municipal si se detecta a dónde se lleva el cilindro.

Gasoducto: de las redes a las campañas

Cada vez que entra a Jardines de Xalapa un carro de gas con tanques de 20 y 30 kilos, los vecinos nos alertamos.

Winckler, para rato

El tipo se le abalanzó con celular en mano con la clara intención de tomarse una selfie y con el otro brazo pretendía rodearle por el cuello, mientras él no alcanzaba a entender qué ocurría; entonces alcanzó a oír lo que le decía: "The Big Bang Theory! The Big Bang Theory!"

Nicanor

Para Nicanor Moreira, el formato del debate no permite que el ciudadano que lo observó, tenga un escenario más completo del proyecto que el candidato plantea, más cuando cada uno de los diez contendientes que tiene Xalapa, contó en las 2:10 horas que duró el evento, con un aproximado de 11:30 minutos aproximadamente para dar a conocer sus propuestas.

Hipólito

Cuando le pregunto si han analizado la posibilidad en la casa de que su esposa esté en Lomas del Estadio y él en la calle de Enríquez, se ríe y cuenta que sendas contiendas, una por la rectoría y el otro, por la alcaldía de Xalapa, son totalmente diferentes.

Winckler: institución o actuación

En cuatro meses, el palmarés no tiene parangón en mi memoria: un ex secretario de Seguridad Pública en la cárcel; un ex titular de Sefiplan, en la sombra; un ex gobernador, entambado por un rato y que hoy vive un proceso penal en su domicilio ¡ah! y ya sin notaría; un ex titular de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz y ex titular de Infraestructura y Obra Pública, en chirona y uno del Seguro Popular que cayó en Pacho y tras ampararse, se hizo ojo de hormiga, así como un ex tesorero de Sefiplan que anda de pelada en cuanto recibió el pitazo de que iban por sus huesos. Éste es el palmarés que cualquier sociedad que clama justicia aplaude en la actuación de un funcionario al que hoy, un diputado acusado por el delito de robo y que no puede ser detenido por el fuero, pide su cabeza.

Cinthya Lobato... ¡ahí viene!

Cuando aparece, cualquiera hubiera imaginado en ese momento que José Domingo se inspiró en ella para escribir esa canción de mis 70's: "Viste pantalón vaquero", pero no... no venía de jeans, ¡al contrario! lucía un vestido rojo de encaje que hacía un contraste perfecto con su piel morena y su inconfundible cola de caballo. Cinthya Lobato se sentó y echó abajo de inmediato esa leyenda de que su estancia en Italia, fue para estudiar Diseño de Moda... estudió Historia del Arte y su profesión es Licenciada en Administración de Empresas.

El escenario Morena

Doy la vuelta a la manzana con Harry y Nina, la nueva integrante de la familia. Una señora, por arriba del quinto piso, muy amable, extiende su brazo para entregarme el último número de "Regeneración, el periódico de las causas justas y del pueblo organizado", vamos, el periódico de Morena, o del Peje.

Zairick y Diez Francos

Me tenía intrigado cómo iba a hacer su campaña Daniel Zairick en Orizaba, cuando la ciudad está impecable.

El tridente de Everardo

Hasta el momento, hay de dos: o el PAN-PRD de Coatepec tiene un candidato "cachirul" en la figura de Luis Enrique Fernández Peredo; o la secretaría de la Función Pública es una entidad perversa para mantener su nombre en la lista negra de personas inhabilitadas para ejercer como servidor público.