Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
Aguilar Yunes y Adriano

A veces la encuentro con "Porfirio", el amigo de mi "Harry".

14/11/2013 00:16:29 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz


En las noches, por lo regular. Platicamos poco, breve, conciso... al asunto. Algunas ocasiones, sobre nuestros amigos de cuatro patitas... otras, de futbol... pero en aquella ocasión, Olivia me platicó del infierno que vive desde hace casi cuatro años dando vueltas y vueltas en la Junta de Conciliación y Arbitraje después de haber enviudado.



Perdió al marido y ha perdido también tiempo y otras muchas cosas, entre ellas su fe en las autoridades... bueno, no tanto, pero ésta se ha desgastado por desidia, burocratismo y si se le rasca más, hasta por otras cosas que uno pudiera imaginar una especie de contubernio entre autoridades y el Instituto de Pensiones del Estado, pero eso sería pensar mal, tanto de Marco Antonio Aguilar Yunes como de Armando Adriano Fabre; poner en duda su trabajo y sobre todo, en tela de juicio el interés primordial que debe prevalecer en ambos funcionarios: en el primero, el trabajador; en el segundo, el pensionado.



Olivia Martinez Servín asume burocratismo en la impartición de justicia laboral dentro de las Juntas de Conciliación y Arbitraje. Ella demandó pensión por viudez tras la muerte de su esposo pero el IPE le negó tal derecho y el proceso se tramitó primero en la Junta Especial número 3 y por razones que ignora, el expediente número 480/2010-iii-v se turnó a la Junta Especial número 5 de la local de Conciliación de esta ciudad, a cargo de Marta Lucrecia Hernández Machuca, donde actualmente duerme el sueño de los justos... el expediente, no Marta Lucrecia.



Un año transcurrió para que se dignara el Tribunal Laboral a dictar el laudo y fue hasta el primero de marzo de 2011 que condenó al Instituto de Pensiones del Estado a pagar a Olivia la pensión por viudez.



Y lo que debía ser motivo de fiesta, acabó en frustración... la Junta de Conciliación "olvidó" (hay que darle el beneficio de la duda), ordenar en el laudo cuantificar el pago líquido de las pensiones que se le tenían que hacer a Olivia.



La señora, al ver esto, solicitó se abriera un Incidente de Liquidación y la Junta ¡se negó a hacerlo! aun cuando se presentaron pruebas que, quisieron o no, ya están en el expediente laboral.



No obstante, el tiempo sigue transcurriendo sin que Olivia pueda ver la justicia pronta y expedita que le otorga la constitución. Incluso, me cuenta que se ha entrevistado personalmente con la funcionaria presidente de dicho órgano de "impartición de justicia laboral" (en serio, así le dicen) para suplicarle que resuelva ya su expediente, pues su situación económica es cada día más grave. La funcionaria estatal sólo ríe cuando Olivia le pide que cumpla con su deber y deje de incurrir en claras omisiones que violan sus derechos humanos.



Comenta Olivia que esas omisiones son dilaciones procesales que, según su abogado, debieran ser sancionadas por la Ley Federal del Trabajo recientemente reformada en su artículo 48...



-¿Qué dice?- le pregunto...



-No me acuerdo...



Lo investigo... Párrafo sexto: si la dilación es producto de omisiones o conductas irregulares de los servidores públicos, la sanción aplicable será de suspensión hasta de 90 días sin pago de salario, y en caso de reincidencia, la destitución del cargo en los términos de las disposiciones aplicables; además, en este último supuesto, se dará vista al Ministerio Público para que investigue la posible comisión de delitos contra la administracion de justicia.



Pero eso, cree Oliva, al parecer a la presidenta de la Junta no le preocupa.



Por tal razón, se insiste, es seguro que este caso, como muchos otros más, se los estén pasando como bola de humo a Marco Antonio Aguilar Yunes, el secretario del Trabajo, Previsión Social y Productividad... Olivia cree que si el cordobés se enterara de ello, tomaría las medidas necesarias para que se aplique justicia conforme a derecho, para que proceda y se le dé una pronta y expedita administración de justicia.



Me despido de Olivia en medio de unos cuantos gritos... ambos sufrimos de un poco de sordera... ¿acaso también la Justicia?



Otras Entradas

Otras Entradas

De taxis y cocheras

Hoy me di cuenta de una cosa... mi hija nunca me da el número de taxi que aborda al salir de su lugar de trabajo... aunque tiene como sistema, hablarme cada vez que se dirige a su casa como también hacerlo cuando entra a ella.

Ley Idiota

Un idiota (de ésos que van caminando con la vista fija en el celular y con audífonos) se proyecta contra el cofre de la camioneta, porque todavía le cedo el paso, cortesía que no ve y decide atravesar la calle bajando al arroyo vehicular precisamente a la entrada del estacionamiento y choca con mi carro estacionado.

Maldita inseguridad

El alcalde de Medellín, Luis Gerardo Pérez Pérez, pide a la cadena de tiendas donde roban frutsis y pingüinos, que contraten elementos de seguridad privada, después de que hace casi una semana, se perpetrara el atraco de seis de estos negocios en su municipio.

¡El Lover-nador!

Una relación extramarital teniendo como testigo de calidad a la PGR, hace que al menos, con la mano en la cintura, Karime Macías Tubilla, no tenga "Pero" para que obtenga el divorcio por parte de su infiel marido, sustentada su demanda bajo la fracción primera del artículo 141 del Código Civil jarocho, que reza así: Es causa de divorcio "el adulterio debidamente probado de uno de los cónyuges".

Veracruz, más que Duarte

Han de disculpar el tema, pero en lo particular, me preocupa sobremanera que amigos de cualquier punto del sistema solar, cuando citan Veracruz, su campo semántico arroje en primera instancia a Javier Duarte de Ochoa y todo lo que ello implica: corrupción, empresas fantasma, cáncer, desvío de recursos, y un largo etcétera.

Castigo a Veracruz

Javier Duarte de Ochoa guarda todos los males del planeta cual si fuera una moderna caja de Pandora que a veces pareciera "Caja china".

La más cara y peligrosa

El ingeniero Héctor Ignacio Sandoval Quezada ha pasado por los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla; también ha pedido la intervención de los diputados federales Rocío Nahle y Cuitláhuac García y en sendos casos, la respuesta a su estudio, análisis, observación y advertencia, ha sido la misma: indiferencia total ante el hecho de que Veracruz tenga no sólo una de las carreteras más caras de México, sino del mundo, y a ello se le agrega un dato adicional: igual de peligrosa.

Veracruz en Flashmob y Flashback

No sé de quién fue la idea... pero fue fantástica. El video apenas lo vi este domingo, pero el evento ocurrió el sábado por la tarde en el parque Juárez... ¡cómo me hubiera gustado verlo en vivo!

Yunes y los medios

Hay quienes definen la relación de Yunes Linares con medios como muy mala, aunque creo que es cuestión de perspectivas.

Héctor Lechuga: Una broma a la tumba

¿Por qué Coatepec?, pregunté, un poco intrigado, y quizás un poco indignado.

Salarios del Congreso

Entiendo que la lista de personal del Congreso local donde exhibe un salario envidiable es viejo (más en estos tiempos de crisis de convenios, chayotes y mochadas), mínimo, con un mes de retraso o más, pero no por ello, deja de incomodar por los sueldos que se manejan.

Frida Celeste y sus chavos

La reunión de ex dirigentes juveniles, universitarios y otros más, fue un éxito.

Y si va Nahle por el Senado...

Se habla mucho de las candidatas veracruzanas a la Senaduría para este 2018, encasillando hasta el momento a tres damas: Anilú Ingram y Elizabeth Morales, por parte del PRI, así como por parte del PAN, a Indira Rosales San Román, aunque ahora ya empiezan a encartar a Yazmín de los Ángeles Copete Zapot por parte del PRD.

El perro de la camioneta

Tiene varios días que un joven llega en una camioneta Ford Explorer, entre gris y azul; se estaciona justo enfrente del contenedor de basura, y se dirige a uno de los edificios del módulo de Araucarias, específicamente al "A" en el segundo piso, de Jardines de Xalapa.

¿Trazos de un loco?

Fue en marzo o abril del 2014 cuando vi por primera vez uno de esos trazos. Colgado en una pared, enmarcado, llamó mi atención y por supuesto, quise saber qué era. Mi interlocutor me preguntó: "¿Qué te parece?"