Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
El árbol de Alondra

En octubre del año pasado, amigos de una escuela privada acudieron a mí para que les pudiera ayudar pues tenían serias dudas en torno a unas observaciones que Protección Civil municipal había hecho al respecto... ¡a buen árbol se arrimaron!Por supuesto, no pude despejar sus dudas, pero pedí la colaboración de personal de Protección Civil del estado y a la vez del Municipio para que fueran ellos quienes mejor orientaran... y aunque nunca obtuve respuesta del funcionario estatal, al menos sí del municipal que puso la mejor disposición para atender a esta escuela y sus dudas.

04/06/2014 21:39:45 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz





Las observaciones que recuerdo, eran por ejemplo: no contaban con barandal sobre la



banqueta que impida que los menores bajen al arroyo vehicular; les hicieron la indicación de



que en la acera de enfrente del plantel, había un poste que sostenía un transformador por lo



que tenían que pedir a la CFE su reubicación; y el más importante, entre otros, el programa



interno de Protección Civil no estaba ni supervisado ni aprobado por el órgano municipal...



Al final, orientados por las autoridades municipales, hubo prueba superada...



¿A qué voy con todo esto? ¡Exacto! Que toda escuela de Veracruz está obligada a contar con



un Programa Interno de Protección Civil.



Tras esto, el tema de Alondra, la joven que fallece bajo la caída de un árbol. lo resumía ayer



así, tras leer las notas vertidas al respecto: "Es más fácil hacer leña del árbol caído que asumir



cada quien su responsabilidad..."



II



Sobre la avenida Gustavo Arróniz, mejor conocida como Prolongación Pípila, entre Tulipanes



y Amapolas, apareció una plancha de cemento en lo que se supone era área verde. Digo "se



supone" porque la presencia de los dos puestos de jugos en ese tramo de calle impide que



crezca el pasto; pero uno de estos puestos resultó más cabrón que bonito: echó cemento en



el área que se colocan para la venta sin tomar en cuenta el pronto deterioro que tendrán las



raíces de los árboles cercanos. ¿Qué viene? No se necesita ser de Protección Civil, Biólogo,



Alcalde o Procurador para adivinarlo... tarde que temprano, las raíces morirán y alguno de los



árboles ha de caer, con suerte, sobre el área verde que rodea el edificio, sin lastimar a nadie;



con mala suerte, sobre algún vehículo que por allí circule.



Es evidente que nuestras autoridades dejaron la comodidad de sus oficinas para salir a



resolver los problemas que azotan a nuestra ciudad... ojalá dejen la comodidad de sus



vehículos para prevenir los problemas que pueden azotar a nuestra ciudad...



III



Hace poco, después de una tormenta, un árbol del parque de donde vivo, se trozó... sí, sus



raíces se mantuvieron firmes en la tierra, pero fue el tronco el que se venció. Me di cuenta en la



mañana. Recordé esa pregunta rara de los filósofos que se cuestionaban ¿Hace ruido un árbol



que cae si no hay nadie para ser escuchado? La respuesta es de acuerdo a la circunstancia.



¿Cuánto ruido hizo el árbol de Alondra? Mucho, mucho para que directores de planteles



movieran su trasero y buscaran qué tanta responsabilidad pueden tener en un caso como el de



Alondra y se dan cuenta que la Ley 856 de Protección Civil para la Prevención y Atención de



Riesgos exige a las escuelas de Veracruz contar con programa interno de protección civil.



¡Ah! Pero no sólo eso... igual en el Ayuntamiento se encontraron que dicho programa interno



tiene que ser supervisado y revisado por Protección Civil municipal.



En cuanto a la secretaría de Educación de Veracruz, está de más decir que igual, es su deber



supervisar las condiciones de los planteles.



IV



¿Por qué se cae un árbol? ¿Es un accidente? ¿Algo natural como un temblor? ¿Un tsunami?



¿Un tornado? Me refiero a entes naturales.



Decir que "se cayó y ya" es la manera más fácil de dar la vuelta a un episodio para muchas



autoridades, tanto educativas como municipales, pero, insisto, ¿por qué se cae un árbol?



Yo tengo muchas respuestas en torno a ello, que van desde un árbol enfermo por parásitos que



jamás fue atendido; combinado por las fuertes lluvias que han azotado la ciudad y reblandece



la tierra; incluso hasta una mala poda habitual en los señores electricistas que nada más cortan



a lo pendejo para liberar los cables y sin saberlo, conlleva a pudrirse el tronco y ramas; hasta



las plantas que crecen alrededor del árbol pueden ser motivo de su debilitamiento en raíces y



tronco...



La mayor parte de estas hipótesis van encaminadas a tener a un sospechoso en la caída de



un árbol, no sólo el de Alondra, sino de muchos más que al igual, han ocasionado muertes y



daños materiales. De cierto modo todos los ciudadanos somos responsables porque hemos



perdido la capacidad de entender a nuestra naturaleza; de cierto modo, los funcionarios



municipales igual son responsables, porque sólo son actores en resolver problemas, no en



prevención de problemas; igual, las autoridades educativas son responsables, porque el árbol



estuvo allí todo el tiempo y quizás bastaba verlo, observar sus ramas, sus hojas, la tierra que



lo anclaba... Pero hoy, todo árbol es sospechoso... ¡hay que tirarlo! ¡hay que talarlo! ¡maten al



árbol! ¡la psicosis!



Ya no es necesario que el Procurador continúe investigando: Hay una Ley y ésta se violentó,



por lo tanto hay varios responsables pero sólo un culpable: el árbol de Alondra, al que, como



castigo, hay que hacer leña, porque en nuestra sociedad, en nuestra justicia, en nuestras leyes,



siempre caerá más pronto un árbol que un funcionario.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Veracruz

La noche del sábado pude haberla disfrutado mucho...

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.