Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
¡Lo atraparon! Salvador Muñoz
Gafas oscuras. Gorra. Caminar lento. Volteando constantemente. Por supuesto que si una dama viene de frente y me ve, cruza al otro lado de la calle. Me veo “muy sospechoso”.
22/05/2015 01:13:44 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
Ya no sé si alcanza a ver el lerdo caminar de mi Harry, agobiado por los calores a flor de piso y si no lo ve, lo entiendo… a veces hasta en las mismas sombras se camuflajea.


Caminar lento. He dado dos vueltas a la manzana y ese muchacho se ha mantenido en la misma cuadra. Se sienta de un lado a otro. Me le quedo viendo fijamente y su mirada se encuentra con la mía. No la sostiene. Camina hacia la avenida y yo atravieso por las cocheras rumbo a casa… pero sin perderlo de vista. Es otra mañana en Jardines de Xalapa.



II



Con grandes esfuerzos baja un garrafón de la parte trasera de su auto. La saludo agitando la mano como habitualmente lo hago pero no responde. Le digo que si gusta, la ayudo a cargar el garrafón y me responde con un seco “Yo puedo sola”.



Me encojo de hombros y le silbo a Harry. Entonces, la señora se dirige a mí con el mismo tono, seco, cortante:



–¿Usted vive aquí?



–Sí…



–¿En dónde?



No entiendo el interrogatorio, pero no responder sería grosero.



–Allá enfrente, en el tercer piso. Justo donde está esa moto.



Voltea hacia donde le señalo y sin responder nada, toma el garrafón y haciendo juegos malabares, pujando, se lo lleva.



Le platico a la Mujer la anécdota… “por acomedido”... doble regaño.



III



Son cerca de las 23 horas. Estamos platicando las últimas de la noche. Cuando gritos y más gritos nos alertan. Tratamos de ubicar el origen de éstos y al asomarnos a la ventana, vemos que no somos los únicos. Varias ventanas asoman a curiosos.



–¡Baja a ver qué ocurrió!– me dice la Mujer...



–¿Para qué?– le respondo desde la comodidad de mi ventana



–¡Baja!



Entonces sopeso: Conflicto en la calle o conflicto en la casa… por supuesto: ¡Bajé corriendo!



Ya estaba allí el vecino cubano, el que enseña defensa personal a los otros condóminos, conminando a la paz.



–¿Qué ocurre, pariente?– le pregunto. Me dice que agarraron a un joven los otros vecinos. Lo vieron sospechoso y que ha habido varios atracos, incluso, se quejan de que los espían por las ventanillas del baño de los departamentos del primer piso. Veo a una señora que grita… es la vecina de “mi interrogatorio mañanero”. Alcanzo a escuchar que un tipo con gorra, lentes y chamarra le sacó una pistola. Entonces entiendo su desconfianza. Un señor, muy encabronado, dice que hace rondines a la uña de la mañana ¡él solo! Todo mundo habla, todo mundo grita, todo mundo reclama… ¿dónde está la policía? ¡no hacen rondines! El cubano y yo decimos que sí, que sí hay vigilancia, dos policías a pie están desde la mañana hasta las 11 de la noche… pero los vecinos están muy molestos… no entienden razones. El cubano mejor se retira.



IV



Veo al muchacho que detuvieron. Está sentado junto a un estacionamiento rodeado de todos sus inquisidores. Es el mismo joven que vi en la mañana en actitud sospechosa. Lo reconozco por la camisa así como por su corte de cabello y físico. No emite palabra alguna ante el barullo. Una patrulla de Seguridad Pública se hace presente y empieza a tomar datos.



¿Quién es el joven? Un conflicto con su pareja lo llevó a la separación… Las razones por las que hacía la ronda las desconozco pero las imagino… extrañaba a su mujer… o quizás algo más: Una señora, arriba de 50 años, acaricia su cabeza con ternura y a la vez con cara de angustia, misma que se dibuja entre las penumbras de esa cochera. El joven envuelve entre sus brazos a alguien. No… no es a su pareja. Tiene entre sus brazos a una niña. Sus brazos se mueven por la carita de la niña, por los bracitos de la niña, con una devoción que nadie percibe, que nadie siente, que nadie comprende… él no dice nada. Creo que valió la pena su acecho de todo un día. Tenía entre sus brazos lo que más quería. Es otra noche en Jardines de Xalapa.





smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.