Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
María, la hija de PCH y Sonia
Estaba molesta con su padre. Quería
21/03/2016 10:32:02 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz
trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"


II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


María, la hija de PCH y Sonia


Salvador Muñoz



Estaba molesta con su padre. Quería trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"



II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


María, la hija de PCH y Sonia


Salvador Muñoz



Estaba molesta con su padre. Quería trabajar en Veracruz, pero él se negó rotundamente a conseguírselo bajo una advertencia: "Yo nunca te voy a recomendar... si quieres un trabajo, tienes que ganártelo". La interrogante era enorme a sus 19 años: "¿Por qué?" ¿por qué a sus amigos, sus padres sí les conseguían un puesto y a ella no? La molestia característica contra la autoridad paterna a esa edad, estaba en su apogeo y dejó de hablarle. Su madre entonces intervino: "No te enojes con tu papá", le dijo y empezó a explicarle los motivos de su decisión, aunque también, tuvo otra advertencia: "Si un día llegas a tener una posición, un puesto público, ten en cuenta que voy a ser la primera en estar en la Plaza Lerdo para decirte: ¡María, no estás cumpliendo a tu pueblo!"



II



¿Por qué escribir de María, hija de Patricio Chirinos Calero y Sonia Sánchez Torres? ¿qué tiene en especial esa joven de 26 años, egresada de la Anáhuac, de vestir casual como cualquier muchacha de su edad, pero no como cualquier hija de político? Quizás es la sencillez y la claridad de ideas sobre lo que es el servicio público, pero sobre todo, por esa forma de dirigirse a sus padres, con agradecimiento total, muy raro en estos días.



No deja escapar la oportunidad de platicar de ellos, a quien admira mucho, pero al referirse a Patricio Chirinos, dice que "es un hombre de mucho trabajo, que le gusta estudiar mucho, y por su dislexia, tenía que trabajar mucho".



Recuerda una frase que el ex gobernador le reiteraba mucho: "Inteligencia y talento no sirven si no se trabaja".



En la casa, cuenta María, cada objeto, cada cosa, todo, tiene una historia, y es por eso que Patricio Chirinos puso mucho énfasis para María en dos temas: Lectura y cultura, que pareciera que chocan con sus estudios en Administración Pública y Gobierno. Pero la idea es sensibilizar... ¡y lo logró!



III



De entre las enormes bolsas de su chamarra tipo militar, saca un fruto. En uno de los tantos viajes que realiza al lado de su madre -creo que fue por Chicontepec, no recuerdo eso- un señor le dijo que era un buen remedio para los males intestinales... y ahí la trae, por cualquier emergencia.



Pero, ¿por qué acompañar a su madre en tanto recorrido? De cierto modo, María cumple un sueño y constata ahora en su juventud, lo que cuando niña le platicaba Sonia Sánchez... cada vez que su mamá le contaba de sus viajes por Veracruz, ella se la imaginaba como a una Indiana Jones y quería estar igual que doña Sonia, cerca de la gente.



La comunicación es tan intensa entre ellas, que una ocasión, cuando María cayó en cama con tremenda calentura, su madre no quería despegarse de ella, y fue entonces que su hija la cuestionó: "¿Por qué no te has ido, mamá?"



-Porque estás enferma y quiero que te recuperes...



-Pero, mamá... me has contado que hay gente que viaja hasta ocho horas para verte... deja que me atienda el doctor y ve tú a ver a esas personas.



Doña Sonia recibió una lección y se fue a atender a esas personas.



IV



María no puede evitar agradecer a sus padres el legado que le confieren: la dignidad de poder regresar a Veracruz sin tener que bajar la cabeza y el gran valor que tiene el servicio público. Recuerda de sus padres el gran significado que tenían algunos detalles que hoy, a muchos -viejos, jóvenes y niños- parece no importarles: Patria y tener Palabra.



Mientras se platica con su madre, María lleva al encuentro sus palmas y empieza a friccionarlas unos cuantos segundos. La misma acción la repite una, otra y otra más... empiezo a contarlas. Ya a la doceava vez, no me aguanto las ganas y le pregunto por qué ese movimiento, si tenía frío, y es que estaba el aire acondicionado funcionando... pero no. La respuesta es más simple: ¡tiene un tic nervioso! y friccionando las palmas de sus manos, del mismo modo que uno lo hace para generar calor, ella lo hace para liberar energía.



Es más, en corto, me confiesa que antes lo que hacía era agitar las manos, pero tuvo que cambiarlo porque era más llamativo el movimiento que la hacía parecer un pajarito.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Anécdotas de la Mesa de Estatutos

En Campeche, donde se celebró la Mesa de discusión sobre los Estatutos del PRI, hay cosas curiosas que destacar, más allá de los acuerdos obtenidos, como por ejemplo, de que ya muchos consideren a Carlos Brito Gómez (Don Charles pa' los cuates) como el Chabelo del PRI, que si bien igual pudiera disputar esa distinción Manuel Ramos Gurrión, por tamaño (no político, sino de estatura), se lo gana Brito... en un momento dado, en que entre ambos PRIsaurios pudieran verse en pintura, entonces estaríamos hablando del "Chabelo y Pepito del PRI".

El más buscado

¿Saben quién es la persona más buscada de Veracruz en estos momentos?

¡Gana Carlos Morales!

Honor a quien honor merece: Ya me jalaron las orejas los amigos de Altotonga porque dejé fuera de la jugada al diputado Carlos Morales Guevara con mi comentario de ayer, cuando puse: "¿Alguien vio a los diputados locales y federales en sus distritos respectivos afectados por el paso de Franklin? Es la pregunta que leí en las redes sociales..."

Hipólito, MAYL y Héctor

Los datos que arroja Hipólito Rodríguez Herrero en torno a Proactiva, empresa que tiene una ampliación por quince años más para hacerse cargo del relleno sanitario, considera que son suficientes para que el presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, exponga al público las condiciones de dicho convenio: en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pagan 11 millones de pesos; en Mérida, Yucatán, 4 mdp; mientras que en Xalapa, el pago será de 24 mdp anuales.

Julión jarocho

No sé Rafael Márquez qué broncas tan fuertes tenga en esa vinculación que le hacen con el crimen organizado y la verdad, espero que le vaya bien en lo que él ha llamado "el partido más difícil de su vida" y no haya necesidad de llegar a los penales... en el caso de Julión Álvarez, es seguro que por lo que vaya a decir, me gane una mentada de madre, pero lo digo de corazón: el señor merece la cárcel.

Anécdotas que se entrelazan

Antes de entrar en materia, un pequeño comercial de los Pepes:

Fidel y las Flores

Mucho se habló de la reaparición de Fidel Herrera Beltrán, ex gobernador de Veracruz, que en su gobierno inundó a la entidad de rojo... que rojas las escuelas, que rojos los hospitales, que rojas las guayaberas, ¡que rojos los chones en fin de año!

El regreso de la nota roja

Los vecinos de Jilotepec advierten que harán recorridos por las calles de sus comunidades acompañados por sirenas; en cuanto vean a un delincuente, la harán sonar y lo perseguirán hasta darle alcance... no lo van a matar, pero le dejarán "un recuerdo muy grande".

Pedro, el muy cabrón

La última vez que platicamos, no fue una plática... tampoco fue un diálogo... a lo más fue un monólogo que escuché hasta que le dije "te voy a colgar porque vamos a acabar mal".

Seguridad defecada

Les platico de mi vecindario y en una de ésas, hasta haya similitudes con su vecindario.

El título de Kuri Kuri

Un 7 de diciembre, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sacudió a los estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz cuando señaló que ésta emitió por lo menos 100 mil títulos sin registro ni validez, y puso el dedo en la llaga cuando citó que las cuotas que cobra la institución ingresan a una asociación civil, la que es investigada.

La otra Tigresa

 Se la robaron a los poetas.

Toto, a la espera

"Antes de ejercer mis facultades como Gobernador escucharé a los ciudadanos", comenta en sus redes sociales el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, esto, con motivo de que un grupo de personas le entregó un documento donde se le solicita que ejerza su veto a las reformas a la Ley de Protección a los Animales las que despenalizan las peleas de gallos y vaquilladas.

El chiste de Javier

Adivina, adivinador: ¿Qué sale si cruzamos a Fidel Herrera con Javier Duarte? ¡Pues un Javier Herrera!

Seguridad y Deuda

Poco a poco fue rodeado. Le tomé una foto y la mandé a ese famoso grupo de vecinos en espera de que se actuara, pero estaban más interesados en otros rollos, como la defensa de un arco que es "símbolo" de la unidad en la que vivo...