Dir. Alberto Morales
 
portada fotografia caricatura noticias columnas revista medios videoteca
De Javier a Lisandro
Estos últimos días, la mención de varios nombres sacuden nuestra cotidianidad y los llevamos a la plática de café, corrillos y pasillos y hasta asuntos de oficina.
20/11/2016 23:47:50 - Xalapa, Ver. por Salvador Muñoz



Anselmo Estandía es el más reciente, así como el de Felipe Sosa y el de Graciela Tejeda, que al final, sólo son parte de una serie de otros apelativos, como el de Salvador Manzur, Gabriel Deantes, Edgar Spinoso, entre otros más, que van acompañando al más importante: Javier Duarte de Ochoa.



Nos empapamos de todos esos nombres de una forma u otra... los enjuiciamos, despotricamos, nos mofamos de ellos, quizás motivados por ese resentimiento social que también, de una forma u otra, los poseedores de esos nombres, otorgaron al ciudadano cuando se exhibió su latrocinio.



Hoy, Javier Duarte de Ochoa y demás nombres que saltan con su mención, son el mejor ejemplo de lo que defendía El Cratilo: "El que conoce el nombre, conoce las cosas".



Es decir, al citar a Javier Duarte de Ochoa o a cualquiera de su palomilla, se ha de concentrar en ella la palabra "Corrupción".



II



Habituamos a nuestra vida nombres que nos convidan de reacciones de acuerdo a la circunstancia que nos haya tocado vivir en el momento de su cita; es decir, el pensionado tendrá una respuesta quizás de encono, resentimiento y en algunos casos, hasta odio, contrario a la que pueda tener Vicente Benítez, Rodrigo García Escalante o Alberto Silva, que al pronunciar "Javier Duarte", haya en ella agradecimiento y respeto.



Pero también hay nombres que su enunciación puede que no nos digan nada, como por ejemplo "Lisandro".



Para quien gusta de la historia, quizás lleve a "Lisandro" a un estatus de General espartano; al que ame la etimología, sólo concluya en el "Liberador de Hombres", aunque para mí, hasta el sábado, era un niño triste, de nueve años, refugiado en los brazos de una mujer que lo consolaba, pues había perdido a sus padres y hermano, tras el paso de la tormenta "Earl".



Hoy, Lisandro tiene otro significado para mí...



III



Anilú Ingram Vallines, la delegada de Sedesol federal, estuvo en Tamazolapa, comunidad de Coscomatepec, para encontrarse con Lisandro, quien al verla, la reconoció como esa mujer que lo acurrucó en su regazo. Se acercó a ella y le dijo que tiene un plan inmediato: Quiere ir a Oaxaca este dos de diciembre a ver a la Virgen de Juquila en compañía de su abuela Clementina, quien es su tutora. Para ello, están ahorrando... "ya llevamos la mitad", pero ese mismo sábado, cual si fuera madrina, Anilú completó lo del viaje... Lisandro agradeció el gesto con unas palabras: "Pediré por ti, para que Dios te siga iluminando y dándote fuerza para que puedas ayudar más".



La escala en Tamazolapa por parte de Anilú sólo tenía un propósito: "Fui a verlo para checar si ha recibido bien y puntual el apoyo del programa Seguro de Vida para Jefas de Familia y mira lo bien que lo encontré", platica mientras muestra unas fotos. "Ya tiene otro rostro, otra mirada, fortalecido, con ganas de estudiar". A diferencia de aquel niño de hace tres meses, Lisandro no sólo se ve más rellenito, "ha subido unos kilitos", pero hoy tiene esperanza y un gran camino por delante...



Lisandro cuenta a Anilú que aún no sabe qué quiere ser cuando sea grande, pero tiene claro el compromiso para con Agustín, Virginia y Sebastián, sus padres y hermano, "para que se sientan orgullosos", donde quiera que estén.



IV



Quizás en esta cotidianidad jarocha, siga pesando más en nuestro café, en los pasillos y corrillos el nombre de Javier y todo lo que su nombre implica... pero ojalá que ahora, cuando se cite el nombre de Lisandro, más allá de la mera leyenda espartana o la definición de la etimología, tengamos también presente la historia de un niño que bien puede variar la charla y aligerar ese malestar social que a veces alimenta nuestro estómago, con justa razón, de encono, resentimiento, fastidio.



smcainito@gmail.com


Otras Entradas

Otras Entradas

Espionaje a medias

Intento ordenar mis pensamientos porque quiero tratar el asunto del espionaje, pero es difícil empezar a escribir cuando la Mujer me muestra a una "escort" del bajío, cuyas proporciones en nalga y pecho se contraponen a su diminuta cintura... "trae chaparrera" me dice, mientras me muestra el trasero de esa joven, cara de niña, que me recuerda lo poco que enseña de su rostro, a Ximena Sariñana.

Congruencia legislativa

Haciendo cuentas, a ojo de buen cubero, la decisión en pro o contra el desafuero de Eva Cadena Sandoval por parte de la LXIV Legislatura podría darse en unos quince días.

Senadores y alcaldes

"Jamás pensamos que un día íbamos a votar por el PRI", era la frase con la que se topó durante su campaña el hoy alcalde electo de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, quien ocurrente, respondía: "No se preocupen... ¡voten por el Verde!"

La reelección de Pepe Mancha

En términos simples, la dirigencia de Pepe Mancha podría resumirse así: Una gubernatura, una bancada equilibrada y más de cien alcaldías.

La dirigencia del PRI

Cuestiona un amigo mi negativa a que se incorpore Américo Zúñiga Martínez a la dirigencia estatal del PRI.

Anemia legislativa

Es cuestión de observar y preguntar: ¿Quién falta por salir en un audio, un video, un escándalo?

¡Y Héctor voló!

Según este miércoles, a las siete de la mañana, estaría "invitado" Héctor "N" para presentarse ante la Fiscalía "N" para responder a los señalamientos que le hiciera uno de los más emblemáticos símbolos del duartismo, y si volteamos un poco hacia atrás, del fidelismo, y quien por cierto llegó con el alemanismo: Arturo "N".

El Jamás de Renato

Me enseña su reloj de los Tiburones Rojos a manera de respuesta cuando le pregunto a qué equipo le va.

Las matemáticas del poder

Cuando a finales del siglo pasado, el PRI perdió 107 alcaldías, fue el escándalo. ¿Por qué? Porque en lugar de festejar el avance de la democracia, nos regodeamos con el fracaso del partido en el poder. ¡Ah! Perdón... La derrota tuvo nombre, apellido y padre: Miguel Ángel Yunes Linares.

Caciques triunfadores

La pasada elección dejó en claro que a veces, los que ganan en las urnas no necesariamente son los candidatos, por ende, no necesariamente han de ser los que van a gobernar y no, no es por esa percepción que se tiene en torno a Xalapa con Hipólito Rodríguez Herrero, o Boca del Río, con Fernando Yunes Márquez, de quienes se dice que los que van a mandar realmente son Andrés Manuel López Obrador o Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente... nos referimos a los pequeños o grandes cacicazgos atrás de un triunfador en las urnas.

Los 3 independientes

De los 270 candidatos independientes que participaron en cuatro entidades por un cargo de representación popular, sólo tres alcanzaron a subir al podium de los triunfadores y los tres se dieron en Veracruz: Isaac García Álvarez, en Coahuitlán; Tavo Pérez Garay, en San Andrés Tuxtla; y Christian Romero Pérez, en Tlacotalpan.

Fernando Yunes Márquez, candidato electo por Veracruz, presume sus 102 mil votos que le dieron el triunfo en el Puerto, pero a la vez, igual hace alarde de ser el candidato más votado en la entidad, título que ostentaba en su momento Elizabeth Morales García con más de 95 mil votos en Xalapa.

Pepe 2018

Le pregunto si en sus escenarios, al igual que en los de Héctor, incluso el mismo Miguel Ángel, tienen contemplado que así como hay una animadversión en este momento para el PRI, este mal humor social pueda impregnar al apellido Yunes, más cuando en las últimas dos elecciones para Gobernador (2010 y 2016) ha participado este apellido y es posible, muy posible, que en el 2018, lo tengamos otra vez en tres personalidades en la disputa por la candidatura en sus respectivos partidos.

El triunfador en las elecciones

Van a dar las nueve de la noche, y bajo el riesgo de que aquí al día de mañana las cosas cambien (aunque lo dudo) la percepción que se tiene en torno a estas elecciones, es que hay varios triunfadores donde su circunstancia es lo que los posiciona como tales, incluso, hasta perdiendo hay quienes salen ganando.

Héctor 2018

Se le ve más delgado, pero no ese "delgado jodido" que agarró cuando anduvo en la pasada campaña por la gubernatura donde perdió 11 kilos, aunque asegura que cuando compitió para Senador, bajó 17 kilos 300 gramos.